sábado, 30 de abril de 2016

TODO ES CANSINO

El día no ha sido bueno, no cesa el dolor, y el cansancio hace mella en mi mente. Aparecen pensamientos negativos, nubes negras que no dejan ver la luz. Me veo sin fuerza e incapacitada para moverme y no tengo ganas de seguir así. Empiezan a venirme a la mente cosas que tengo muy guardadas que no las dejo salir para no caer en la depresión. Voy asumiendo realidades, y es duro. Tengo envidia de la juventud, de la salud, envidia de correr, de nadar, de salir al campo, subir montañas, tengo envidia de lo que no hago. Me gustaría ser como aquellos que tras pasar una enfermedad grave se ponen un desafío. Quisiera ponerme uno, pero si ni siquiera puedo ni plantearme que podré hacer mañana qué desafíos pongo en mi vida?
Mañana será mi desafío levantarme y ser feliz, sentir el sol de cada mañana en mi vida. Ese es mi desafío, mañana como un día dichoso sin pensamientos negativos, con la fuerza mental necesaria para saber que todo es momentáneo. Sí, ese es mi desafío.
Un día más de dolor, a la espera que el sol de mañana alivie mi cuerpo y anime mi espíritu. Y hoy no puedo dejar de pensar en aquel ser que tanto me acompañó en mi anterior proceso y que se fue cuanto más la necesitaba, un ser maravilloso que no me dejo ni un segundo. No era humano pero tuvo más grandeza que muchos de ellos. Te quiero Nina y no soporto estar sin ti, y aunque hace un año que te fuiste sólo salen lagrimas de mi ojos por tu amado recuerdo.