martes, 5 de abril de 2016

DECISIÓN

Los efectos de la quimio en mi cuerpo, han dado paso a efectos en mi mente. No se porqué, sigilosamente, sin apenas darme cuenta , han ido apareciendo pensamientos negativos. Todo el esfuerzo mental que realiza una cada segundo del día, para que esta enfermedad quede en el plano estrictamente físico, se va, y se debe volver a empezar. Pero claro también cada segundo del día vuelvo a empezar a hacer el esfuerzo mental de que yo soy por encima de mi enfermedad. No ayuda que cada semana, alguien muera de esta enfermedad, y preguntándome si seré la siguiente. Estoy cansada de pensar en positivo, pero también estoy cansada de que esta enfermedad controle mi existencia. Puedo vencer ésta enfermedad, o mejor dicho puedo convivir con esta enfermedad sin que ella sea el centro de mi vida. Esta decisión es muy clara no puedo dejarme vencer. Seguirán las noticias diciéndome que la gente sigue muriéndose de Cancer, pero también son muchos los que mueren ahogados cruzando el mar en busca de esperanza, mueren cada día miles de personas en accidentes de tráfico, otras enfermedades son iguales de dañinas y letales a esta... el mundo sigue muriendo, y yo sigo viva.
La segunda decisión viene mañana con la inspección médica. La posibilidad o no de volver a trabajar. Para mí trabajar es importante, normalizaría mi vida y enmascararía la idea de que en cierta manera estoy curada. Pero esa no es la cuestión. Debo aceptar mis límites, no estoy, ahora mismo, capacitada para trabajar, pero me da miedo que eso suponga la imposibilidad de volver. No estoy curada, no lo estaré, puedo lograr la estabilización de la enfermedad, pero ¿puedo normalizar mi vida como era antes? No. Ya no soy ni seré igual, y si quiero volver a trabajar no soy yo la que debo adaptarme al trabajo, sino al contrario, porque mi enfermedad,mi salud física y psíquica es mi prioridad. El trabajo exige un nivel que conociéndome sé que no puedo alcanzar, eso me llevará a la frustración, que me llevaran al stress, y al final tarde o temprano todo puede volver a empezar o peor aún a empeorar. Mañana seré objetiva conmigo misma, y aceptaré que ya no puedo seguir con mi vida como si nada hubiera pasado. Y además por mucho que de vueltas a la cabeza, seguramente ellos decidirán por mi.
Un día extraño, con miedos interiores, con planteamientos que sólo crean ansiedad. Pero es un día más y es lo que importa. Mañana saldrá el sol, y yo seguiré esforzándome en vivir en positivo, que la vida ofrece en la cotidianidad de cada día ser feliz. Si, mañana saldrá el sol y seguiré luchando; y cuando me canse me sentaré descansare y me volveré a levantar para seguir luchando. Esa es mi Vida!