TODO PASA Y DE TODO SE APRENDE

Por fin, el dolor va disminuyendo , e inversamente proporcional sube mi ánimo. Esto es así y será, el dolor es mi gran handicap, sin el podría comerme el mundo. Bueno por lo menos podría mantener una armonía mente/cuerpo. Hoy es uno de esos días en los que la esperanza ocupa más el tiempo que la apatía que me produce el dolor físico.
Plasmar mis inquietudes generalmente negativas por este medio, sólo se suscribe al momento en el que las hago. Mi día es anodino, pero de una cotidianidad alejada en su mayoría de malos y lúgubres pensamientos. Trabajó en mis dibujos, leo, conversó por teléfono con familiares y amigos, el tiempo pasa y mi mente sigue liberada. No niego las sombras negras, pero las dejo para el momento de escribirlas  aquí, hago el resumen, de lo sentido en lo más profundo. Lo escribo y me duermo. Un simple ejercicio de terapia, que me está ayudando mucho en este camino de liberación, de cambio interno, de quitarme prejuicios, culpabilidades, miedos...buscar la esencia. Este es un gran desafío , y creo que cada vez que pasó por estas etapas duras de decaimiento y ansiedades, hay algo que es diferente. Es la manera en la que rápidamente cojo el rumbo de mi vida, y me lleno de una esperanza, y aunque me niego a hacer proyectos de futuro aparecen esporádicamente, como si todo ya estuviera solucionado y el futuro fuera un abanico que cada vez se abre más a sueños, intenciones y deseos. Eso es esperanza.
Un día más, voy saliendo del bache y no sé qué ocurrirá mañana, pero seguro que el sol estará esperando que abra los ojos y contemple su luz, una nueva luz porque cada día, cada bache, me hace más fuerte, dejo atrás mis hojas muertas y mi árbol, mi yo, sigue creciendo liberándose de sus lastras, y seguirá soplando el viento, vendrán tormentas, y yo seguiré ahí, fortaleciendo mi espíritu, emprendiendo mi lucha. Mañana saldrá el sol y yo volveré a contemplar su luz y recibiré su calor y seguiré viviendo, feliz .

Entradas populares

LA CAIDA