REÍR O LLORAR

A veces nada tiene sentido. No sé si llorar o reír. Llega un momento que parece que el Universo está jugando conmigo, que las ruedas del destino se han puesto en mi contra , llego a pensar que tener un espíritu positivo es solamente una falacia, un autoengaño. Si, hoy he vuelto a caer. Mi cuerpo está fallando y progresivamente está sufriendo. Estoy en un remolino de adversidades del que no veo salida, aunque intento con tesón y ahínco ver un resquicio de luz a la que me pueda agarrar.
Hoy hablando con una muy querida amiga, que está pasando también por un duro proceso y envuelta en esta espiral de decaimiento físico, le decía que cuando hablaba con ella no sabía si reír o llorar, porque llevamos mucho tiempo para poder vernos físicamente  y hablar, pero cuando no es una es otra.  Al final, este dolor compartido lleva a la risa ¿incongruente no?. Con alguien que no pasa por situaciones así es imposible hacerle ver qué es este mundo de la enfermedad que incide en todas las facetas de tu vida. Esa persona puede hacer un ejercicio de empatía, puede llenarte de ánimo, puede ayudarte a ver el lado positivo de las cosas, el aliento, el cariño, el amor, cuidarte, quererte... montones de cosas pueden hacer los otros con nosotros.  Pero llegar a la conclusión de que este sin sentido de sufrimiento es para reírse solo lo entiende quien lo padece. Puedes caer en la tentación del "pues yo más" pero eso no lleva a ningún sitio. El dolor compartido y entendido es un alivio, es una luz, cuando llega la oscuridad. Como yo le digo que somos, luciérnagas sin alas.
Hoy ha sido un día duro, mi cuerpo está cada vez más débil, y como la pescadilla que se muerde la cola, si no puedo fortalecer mi cuerpo, la debilidad  aumentará. Pero bueno, es lo que hay, y mañana me levantaré y seguiré intentándolo. Y como me dijo mi sobrina (jugábamos al ajedrez y solo le quedaba el rey y yo tenía varias piezas) cuando le dije ríndete, y me contestó con sus 10 años recién cumplidos  " - yo no me rindo ni muerta-". Si ella no se rinde, pues aquí seguiremos sin rendirnos. Volveré a levantar el castillo de naipes, volveré a levantarme después de la batalla...cuantas cosas habré dicho en este blogs sobre ese ímpetu de lucha constante...pues volveré a decir lo mismo aunque sea repetitiva, cansina, o sea un hartazgo. Si, volveré a levantarme... Es que esto es para reírse!!!
Un día más ( lo escribo y sonrío porque no se si creérmelo o no), difícil como siempre, pero aquí estamos. Mañana saldrá el sol, la luna, me da igual, si hay calor, frío, lluvia, me levantare y seguiré adelante, daré un paseo o me dolerá el dedo gordo del pie, me da igual, seguiré adelante. Mañana será otro día y eso ya es un milagro.

Entradas populares