miércoles, 18 de mayo de 2016

PASEO

Hoy he empezado a fortalecer mi cuerpo. He dado un corto paseo, me he sentido cansada, pero viva. Paseas por las calles y te vas sintiendo parte del paisaje, no eres la espectadora tras la ventana. Formas parte de la vida diaria, de la normalidad de la gente, una figura más, cuya circunstancia no importa a nadie con los que te vas cruzando. Anhelas esa intrascendencia, porque no te sientes diferente, eres una más,; al pasear tus problemas pierden el sentido de grandeza y se convierten en insignificancia, como se mide la Tierra  en la inmensidad del Universo.
Cada persona pretende sobresalir, ser más, marcar la diferencia. Yo solo quiero ser yo, solo deseo ser feliz con lo que soy, perderme en la multitud y no sentirme con este estigma. Una persona normal, con una vida normal, en un mundo normal y rutinario. Mi grandeza está en mi interior, y eso es suficiente. Eso marca mi diferencia, y tiene valor para mí, porque sé que es lo que me permite poder perderme tranquilamente entre la gente mientras paseo, con el único pensamiento que la vida sigue su curso y nada la enturbia...por lo menos en esos momentos, estoy liberada de mi cuerpo.
Cuando llegó empieza una migraña, pero bueno , me río al pensar como esos dolores que he tenido desde jovencita era el dolor más insoportable. Mi umbral del dolor ha cambiado, y recuerdo con nostalgia y lo ingenua que era al pensar trágicamente que sería imposible vivir con tanto dolor. Pues si se puede, y más. Y mientras estaba sentada, con los ojos cerrados, con mi migraña, me dije ¿ y así me dolía antes? Posiblemente igual pero claro ahora es un dolor insignificante ante lo que he sufrido. Todo en la vida es relativo, incluso el dolor.
Un día más, por fin algo ha salido bien. Mañana saldrá el sol y solo espero poder caminar anónimamente entre la gente y pensar que en mi vida solo hay vida. Y también dar gracias a aquellas personas que siempre tienen una palabra de ánimo, me ayudan a saber que no estoy sola, y aunque no estén aquí junto a mí, sus palabras me ayudan a seguir adelante. Son voces lejanas pero que están en mi corazón .