martes, 3 de mayo de 2016

ESPERANZA ES ESA COSA CON PLUMAS

"La esperanza es esa cosa con plumas
que se posa sobre el alma
y canta la melodía muda
que no cesa -jamás-"
Emily Dickinson
Que bellas palabras, para expresar la delicadeza de la esperanza. Un sentimiento tan leve, tan frágil, que parece que sólo está posado en tu alma, que casi no te pertenece, como si hubiera caído del cielo momentáneamente y que cualquier movimiento, cualquier hecho, vivencia, sentimiento...cualquier cosa influye en la fragilidad del material que lo sustenta, y vienen los negros pensamientos, las nubes negras. Y esa pluma cae.
Pero es su fragilidad, la que permite que a pesar de las tormentas, de las inseguridades, de los miedos,  del dolor y la desesperación, permanezca en nuestra alma a pesar de lo liviano que parezca. Pues bien frágil es la esperanza en una situación tan dura como es tener esta maldita enfermedad, su permanencia en el alma, es un ejercicio diario de equilibrio, una lucha para que esa delicada pluma que inyecta mi espíritu de supervivencia siga cantando aunque sea en silencio.
La esperanza para la poetisa tenía una melodía muda, pero yo constantemente la siento latir, cantar en mi interior, aunque a veces sea yo quien cierre mis oídos para no escuchar su hermosa canción. Es verdad que a veces nos regodeamos en el dolor, en sentir pena de nosotros mismos, de clamar la injusticia cometida ...pero esa frágil pluma, canta constantemente, y grita en mi alma, fuerte muy fuerte :  sobrevive, lucha, siempre hay un mañana.
Un día más, de reencuentro que las personas que te quieren desde siempre, con las que has vivido miles de experiencia. Un día más de perdón y reconciliación. Un día más de esperanza. Mañana saldrá el sol, y seguirá cantando en mi alma la liviana pluma de la esperanza.