viernes, 17 de junio de 2016

OTRA VEZ EL DOLOR

Hoy ha vuelto el dolor en un punto concreto de la espalda. Es punzante e incisivo por lo que debo volver a tomar esa medicación que me deja en un estado de extasis teresiano. No voy a negar que cierto pensamiento negro y nefasto ha aparecido frecuentemente a medida que veía como se desarrollaba ese dolor. Lo curioso es que ese pensamiento negro sólo me ha producido una leve inquietud de lo que pudiera ser. Decirlo en voz alta es que creo que se ha extendido la metástasis en la columna, o también por la característica del dolor pudiera ser también en el pulmón. Decirlo en voz alta supone que no sea ninguna de las dos cosas ¿Por qué? Porque las dos veces que he tenido problemas con esta enfermedad, cuando fui diagnosticada como con la recidiva, ninguna de la dos veces me pasó por el pensamiento que fuera algo malo. Lo pensaba algunas veces pero lo veía como un cierto ataque de hipocondría. Ahora me creo esos negros pensamientos, pero a diferencia de las otra veces tengo las armas necesarias. Primero que pensar en lo que ocurre ahora sin saber lo que es es perder el tiempo, y segundo que vivo ahora de una manera consciente y por tanto me centro en lo que hago y alejo los pensamientos o , a veces, asumo esos pensamientos como algo mío. El pensar no es la metastasis, por tanto no pasa nada. No tengo miedo porque el miedo es  a algo concreto y ahora son solo ideas.
Un día más, con dolor pero sin perder el tiempo de seguir trabajando y creciendo. Mañana será otro día, maravilloso porque estaré toda drogadita y pasare de todo. El sol será hermoso y andare como medio zombi, pero no pasa nada seguiré siendo feliz ( incluso más)