jueves, 16 de junio de 2016

BUENOS DÍAS MEDIANOCHE

Buenas días, Medianoche.
Vengo a casa.
El día se cansó de mí.
¿Cómo podría yo cansarme de él?
La Luz del Sol era un lugar placentero.
Yo quería quedarme,
pero el Día ya no me quiere.
Así que, ¡buenas noches, Día!
Emily Dickinson
Otra poesía de mi querida poetisa me allana el camino a la entrada de esta noche. Siempre termino con la esperanza del Sol de la Mañana, mis raíces que se hunden en la tierra y expresan siempre el deseo del futuro. Pero durante el día trabajo constantemente el presente, aferrándome al momento mismo en el que estoy y soy, como si no hubiera un mañana. Por eso me encanta esta poesía, expresa lo que siento, la seguridad del Día, la pereza de la Noche " yo quería quedarme pero el Día ya no me quiere". La noche me resulta tediosa, es un espacio vacío, es como un tiempo perdido. No hago nada y como ahora mi mente trabaja incansablemente durante el día buscando solo el sosiego en la meditación , la noche es un paréntesis en el que no soy.
Pero por mucha meditación y trabajo, por mucho deseo de vivir el presente, permanece en mí el deseo más innato del ser humano, que siempre exista el mañana. Así al igual que la poeta digo ¡Buenos días Medianoche!. En el presente ya está el futuro y en la noche ya está mi presente del día siguiente.
Quienes me conozcan pudieran pensar que la enfermedad ya me está afectando al cerebro. Pues estad tranquilos soy cada día más feliz, la paciencia, la calma, aparecen en la medida de cómo van despareciendo la tensión, la irratibilidad, la impaciencia, la soberbia ... soy feliz y además mejoro como persona ¡Bienvenida la locura!
No niego que aparecen leves pensamientos negativos cuando siento determinado dolor que a pesar del tiempo no se calma, pero rápidamente pienso en positivo y también en la medida de que hasta que no estén los resultados no vale la pena perder el tiempo. La vida es maravillosa y hay que vivirla, el sufrimiento me quita tiempo y empequeñece mi mente a la que necesito para todas las cosas en las que estoy metida.
Un día más, creciendo y cambiando. Siempre con ideas en la cabeza, proyectos, pero siempre siendo en cada momento. Mañana volverá el sol, y yo le recibiré alegre porque sigo contemplando su Luz. Buenos días medianoche ya está aquí mi mañana. Otro día más.