LA VIDA SIEMPRE SIGUE

"No es que morir nos duela tanto.
Es vivir lo que más nos duele"
ED
Mi tiempo se paró. Viví otra vida. Olvidé lo que soy. Ahora vuelvo, esa es la Vida.
Dicen que vivimos en una burbuja, que estamos inmersas en una espiral de dolor, sufrimiento, médicos, depresiones, ánimos...una larga lista de sentimientos contradictorios. La cotidianidad de la vida no es velada por la realidad de una lucha contra unas fuerzas de las que no tenemos control. Solo vivimos dejándonos ir, somos como hojas que lleva la corriente del río.
Pero es dura la lucha de ir contracorriente, sortear las obstáculos y vivir libremente. Durante unos días, he roto la monotonía, he salido del cascarón  y me he encontrado con el mundo. Al final lo que descubres que esos momentos extraordinarios, esa vida que es tan normal para la mayoría es mi burbuja temporal.
Mi vida ya no es una burbuja, el proceso de aceptación determina construir un nuevo camino de existencia, mis días de subidas y bajadas, de hospitales, pinchazos y cansancios, es mi cotidianidad. Y sabéis la acepto. He tenido mi tiempo alejado de mi espiral interminable de lucha contra la enfermedad, he disfrutado de espectáculos, comidas y reencuentros con amigos, salir de paseo,  hablar... y cuando todo ha terminado tranquilamente he preparado mis documentos sanitarios para pasar un día bien completo mañana en el hospital. Todo vuelve a la normalidad. Sigue el proceso de transformación interna y es en estos cambios bruscos de existencia cotidiana cuando te das cuentas que se está produciendo ese cambio interior. El proceso está resultando.
He disfrutado de cada momento, pero siempre soy consciente de que mi vida es otra, es una vida de construcción de que haga lo que haga ya estoy por encima de frustraciones. Todo ha sido gratificante pero también es gratificante volver mañana a una lucha que mantiene mi vida. Debo acoger lo bueno y lo malo, porque la vida es eso. Y disfrutar de lo que haga día a día. Tanto lo que hice los días anteriores, como lo que hago ahora y lo que haré mañana.
Mañana tengo consulta y quimio, nada es controlable. Tanto en lo extraordinario como en lo ordinario hay que dejarse llevar por el río de la vida. Sentir el frescor del agua y la brisa del viento, y disfrutar de la belleza del paisaje que recorremos.
Un día más, mañana seguirá el proceso, mirare el sol y diré que sigo aquí, que puedo hacer muchas cosas, otras no pero qué importa. Importa vivir, y eso es difícil; y eso es un reto. ; y eso me hace feliz.

Entradas populares

LA CAIDA