Otro día llega a su final. Quizás no he realizado gran cosa, pero sí que he tenido un pensamiento más positivo teniendo en cuenta que la última quimioterapia me ha afectado más psíquicamente que físicamente y esto último en relación a las anteriores si ha habido un gran cambio.
Parece que una se acostumbra al dolor, pero por más que pases por el es imposible, y más cuando una cree que está mejorando. Es duro pensar que esta quimio la tendré indefinidamente pero hoy he cambiado y si quiero volver a trabajar y poner cotidianidad en mi vida, debo tener la predisposición que puedo hacerlo que puedo superar los dolores y molestias, que ahí fuera hay algo más que médicos, dolor y enfermedad. Esa es mi realidad pero no es lo que me hace cada día seguir adelante. Un día más eso es lo importante.

Entradas populares

LA CAIDA