Es curioso, me levanto y me acuesto sin saber qué día es. El tesón que pongo en vivir al día , de no pensar en nada más que lo que hago al momento me ha hecho perder el sentido del tiempo. En cierta manera es una liberalización, solo estoy sujeta a los periodos de tratamiento. Lo importante es llenar esos periodos intermedios. He conocido a personas, que se llevan todo el tiempo pensando en la siguiente sesión, pero eso les va carcomiendo por dentro porque no dejan espacio a lo que verdaderamente eres. Un tratamiento como el mío que es indefinido, si cada día solo pensara en el siguiente, sé que al final me llegaría a rendir. A la vez tampoco es cuestión de ir y ponerte planes y planes que por una razón u otra no puedas cumplir y te llenaría de frustración.Por ahora he encontrado el equilibrio, me levanto y según las fuerzas o cómo me sienta ese día determino cuál será mi actividad diaria. Te libera de obligaciones y te sientes libre de hacer lo que quieras. Lo malo es que quiero hacer tantas cosas....en fin. Hoy me he encontrado físicamente más fuerte, eso es bueno, he disfrutado del día aunque esencialmente no haya hecho nada, y bueno un día más . Una vida sencilla de que me puedo quejar si ahí afuera hay tanto sufrimiento!!!!

Entradas populares