Han sonado las campanas de la Iglesia frente a mi casa. Hoy son especiales, llaman a la celebración de la Resurrección. Cristo estaba muerto y ha resucitado. Quien me conoce sabe que no soy religiosa, pero me interesa lo que implica esta celebración. 
Implica Esperanza. Y para aquellos que sufrimos de tan terrible enfermedad, la esperanza es un consuelo, no basado en la fe, sino en la realidad. La realidad de los avances médicos que hacen de esta enfermedad, no una enfermedad fundamentada en la muerte, sino fundamentada en la vida porque cada vez son mayores las probabilidades de salir de ella. Esperanza de lo que hoy es sufrimiento, mañana es sabiduría, porque el dolor enseña a apreciar lo que verdaderamente tiene valor en la vida. Esperanza, porque sabemos que después de unos días malos vendrán días mejores. 
Si, las campanas han llamado a celebrar la resurrección en medio de una conversación entre dos personas que amamos la vida, que somos luchadoras. Caeremos y nos levantaremos, sufriremos y nos reiremos. Las campanas han tocado para celebrar la Esperanza , nuestra esperanza, algo que es nuestro y que nadie nos podrá arrebatar, porque por encima de todo amamos la vida. Hoy es una dia más para ti y para mí; y te lo digo vendrán muchos más y yo estaré ahí para cuando me necesites. Un día más 

Entradas populares

LA CAIDA