¡OH CRUEL DESTINO!

Bueno, yo creo que la vida es una completa broma, o que el destino juega conmigo de manera cruel. Estoy feliz, me he quitado el peso angustioso de pensar que me venía una catástrofe, a veces tenía ese pequeño cosquilleo imaginario de que esto iba para largo. Bueno todo maravilloso, nubes de azúcar, besos de algodón...."chorradas de la tía Carlota". Hoy estoy paralizada prácticamente de mitad de cintura para arriba, especialmente en el lado izquierdo . Y yo digo ¿lloro o río? . Voy a reír. Hay técnicas de risoterapia, creo que todavía no hay de lloroterapia ( aunque creo que a veces necesitaríamos mucho de esta última) . Desde hace tiempo tenía molestias en la espalda, que se agudizaron con la angustiosa espera de las pruebas. Con la noticia de que por ahora la cosa estaba parada, senti un alivio muscular. ¡Estupendo! veía una posible recuperación física. Todo era posible, incluso mi vuelta al trabajo. 
Pero nada y ¡Oh destino cruel! me levanto con una torticolis de caballo ( no sé cómo la sufrirán los caballos pero en mi son horrorosas), que ha ido aumentando, y lo peor es que ha incidido en mi lado izquierdo y como cual Cuasimodo erecto me muevo . Ahora bien, el médico me ha mandado calor, es decir una mantita eléctrica en un día con más de 40 grados. Para más INRI, la garganta la tengo muy seca y delicada por lo que he decidido no poner el aire acondicionado hasta que pase la quimioterapia de este jueves. Imaginaos el insoportable calor, dolor y olor de la crema analgésica. Está bien cogido pues tengo una inflamación en la zona donde tengo la metastasis dorsal. No pienso en nada malo, solo que los músculos son malignos y se quieren adaptar a la malignidad de mis huesos.  Lo positivo, o negativo, es que me han puesto ese tratamiento que me deja feliz e " indocumentada" ( por quien no lo sabe era el título de un libro que rondaba en mi casa cuando era pequeña , no sé si llegue a leerlo).  
No, está entrada no es fruto de los efectos de los mismos. Es solo el efecto hartible de una vida de subes y bajas, de arriba y abajo ( me encantaba esta serie), mi montaña rusa . Pero esto es así y debemos aceptarlo. Para qué voy a ir llorando y quejándome por las esquinas del cruel destino que me ha dado la vida ( aunque bien pudiera haberme dado una vida de lujos y placeres, jajaja). En fin feliz, dolorida, acalorada, y esperando que la cosa mejore mientras tanto a disfrutar de lo que tengo. 
Bueno un día más , doloroso y caluroso, como siempre no es novedad. Me ha venido mi nuevo iPhone, una fruslería que me alegra, y un nuevo libro que me alegra de igual manera. Mañana el sol saldrá, espero que me busque y me de un calor suave y un aliento de vida enorme, pues amo la vida más que a mí nuevo IPhone jajajaj. Quizás hay personas que no entiendan esta manera de aceptar esta situación, como dando la idea de que consideró inevitable que mi vida ya esté acabada. Al contrario, la grandeza y la lucha se demuestra aceptando y viviendo la vida con alegría. Mi Cancer ya no tiene curación y es lo que he aceptado. Mi cuerpo se lo dejo a los médicos, mi mente es mía y la lleno de alegría, o de lloronas cuando quiera. Ojalá viviera cientos de años, pero eso no le pasará a nadie. Me conformo con levantarme mañana y contemplar el Sol y decir Gracias por la Vida .

Entradas populares

LA CAIDA