sábado, 9 de julio de 2016

TRAS LA BUENA NUEVA

Ayer no hice ninguna entrada por la única razón es que estaba muy cansada. Tenía muchos sentimientos, incluso contradictorios pues seguimos en la batalla, pero era incapaz de expresar nada. Es sencillamente lo que ocurre tras vivir un hecho traumático, cuando se calma tu cuerpo y mente, y te das  cuenta de lo vivido. Tu mente y tu cuerpo reaccionan, y además de cansancio había una cierta cuestión de ¿Y ahora que?
Ahora, debo como recolocarme, pues la alegría que viene después de sentir que venía la avalancha encima y que solo paso una leve brisa, no quita que debemos seguir caminando, luchando y creciendo. Por otra parte, también me merezco este periodo de felicidad, y a veces, muy pocas, he tenido la sensación de que todo estaba terminado. Será como la felicidad, que siente muchas mujeres tras pasados cinco años, su doctor o doctora, le dice que está dada de alta, que seguiran las revisiones pero muy espaciadas en el tiempo. Curioso, en verdad no sé qué ocurre tras esos cinco años, no llegue a ese momento, ni llegare. Lo positivo es que siempre estaré bajo la lupa de las revisiones y pruebas, aunque claro, ya nada es lo mismo.
Estoy muy feliz, nunca, en verdad,  he dejado de estar feliz en este periodo, por ello mi cuerpo ha sufrido el dolor que no sentía mi alma. Estamos unidos, cuerpo y mente, por mucho que haya escrito la felicidad de volar con mi mente a pesar de tener un cuerpo enfermo. Por eso igual que en cada entrada hasta ahora he agradecido la fuerza de mi espíritu, cuando me dieron el resultado de que todo seguía igual e incluso alguna lesión había mejorado, di gracias a este cuerpo que también lucha por sobrevivir, de seguir, aunque ya no sea el de antes. 
La doctora me ha indicado que volver a trabajar en mis condiciones ya no podrá ser. Eso será un tema que ahora y hasta que llegue el momento no voy a tocar, para mí el trabajo es un valor en sí. Estoy cambiando mi escala de valores, el tiempo está ya poniendo al trabajo en el lugar que le corresponde, por lo que pasaremos página y retomaremos el tema cuando corresponda.
Me estoy permitiendo hacer pequeños proyectos pero el primero es adquirir cierta calidad de vida. Mi cuerpo se ha visto muy influenciado por esta espera angustiosa, y el dolor es una constante además de ciertas incapacidades físicas que han sobrevenido. Lo bueno es que en parte tienen remedio, y andar, nadar, tomar el sol me puede venir bien. Lo negativo es que estamos en verano, pero ya iremos viendo que se puede hacer.
Un día más. El día ha pasado tranquilamente, sigo cansada y quizás todavía cierto shock ante lo vivido y asimilo las cosas. Pero debo poner los pies en la tierra. He ganado una gran batalla, la he ganado con fuerza, luchando por mantener mi mente alejada de las circunstancias en las que estaba viviendo. La práctica del mindfullnes me ha ayudado mucho. Por tanto seguiremos caminando por ese camino, haciendo un poco de ejercicio físico y como cada día en mis actividades de lectura, bricolage, pintura... siempre activa mentalmente. Intentaremos darle un poco de actividad al cuerpo.
Mañana saldrá el sol, bien lo sabemos, pero aunque me tenga encerrada sé que este maravillos astro es el que da vida a este sufrido y hermoso planeta, al igual que a mi sufrido cuerpo y mi hermosa alma. Si mi hermosa alma, porque me ayuda cada día a vivir y seguir y sonreír . Mi hermosa alma seguirá mañana.


Siempre habréis notado que hay muchas faltas sintácticas y de tildes, y cada vez hasta que me adquiera un ordenador seguiran. Trabajar en un iPad con neuropatia, sin sensibilidad y el autocorrectormes pero que muy difícil , además escribir en blogger en una tableta complica la cosa. Cuando tenga mi ordenador podéis criticar con gusto todos lo errores que haga, jajajaja. Un beso