SONRISA FALSA

A veces, siento (creo que ya lo he dicho anteriormente ) que hay mucha sensación de "hipocresía", o de querer demostrar lo que no es. No lo sé, es verdad. Siento que soy positiva, que me gusta la risa, que me río hasta de mi propia sombra, orgullosa de mi fuerza vital, pero ¿es todo esto verdad o sólo es una imagen que quiero dar?.  No lo sé, es verdad.
Llevo...uff no sé cuánto tiempo con dolor de espalda, a veces menos, lo que me llena de esperanza...otras veces más...lo que me inspira determinación. Ahora bien cuando se alarga en el tiempo, todo lo construido empieza a desmoronarse, se caen los cimientos que sostienen mi fuerza vital, me siento cansada y veo venir lentamente la desesperación que va llenando lentamente mis espíritu y lo peor hasta llenar mi alma de angustia.
Tengo malos recuerdos de la época en la que me encontré en ésta situación, y es mejor no recordar. El terrible diagnóstico me llenó de fuerza y espíritu de superación. Ahora no veo nada, supongo que es el cansancio del dolor que se acumula y te va lentamente aplastando, dejando de ser una misma. El cuerpo supera a la mente y eso es malo...muy malo para quienes estamos en este lado de la linea. Ahora nada me importa, nada, es como si todo resbalara por mi cuerpo y en vez de verlo como algo positivo veo que es dejadez de mí misma. Sí han sido unos malos días, para cuándo los buenos.
Este blog siempre lo he considerado mi pequeña sección de psicoanálisis, y me ha resultado positivo. Leí una vez lo bueno que resultaba para los enfermos contar sus cuitas. Pues estas son.
Un día más, doloroso, he querido que pasara pronto, pero el tiempo tiene su tiempo. Mañana saldrá de nuevo el Sol, y estaré esperando su señal que caliente mi alma y me dé la luz necesaria para seguir adelante por los míos y por mí. Estos días necesito más mi brillante armadura que reluce con el sol eterno y permanente pues ni la noche ni la oscuridad impiden la luz de la esperanza que anida en mi alma. Sí, aquí sigo, dolor maldito, voy por ti y te haré añicos... o simplemente seguiremos conviviendo en equilibrada armonía. Sigo buscando la esencia y el desprendimiento y al final quedaremos tu, dolor y yo esencia , mente y luz. No soy religiosa, pero creo que tienes las de perder.
Seguimos adelante, hoy he aprendido que se puede con todo... la supervivencia es lo más básico de la vida y permite una lucha inagotable. Sí, inagotable.

Entradas populares