ESPERANZA Y AMOR

Ayer terminé mi entrada con la receta para el día de hoy: Esperanza y Amor , y eso es lo que me ha acompañado todo el día, siendo más consciente que mi Cancer tiene atrapado mi cuerpo, pero tengo ya liberada mi alma de tanto sufrimiento como me está provocando.
Durante la larga espera que he tenido esta mañana, podría definir mi situación como de serenidad y calma. Vivía todo como un día más de consulta, esperando, leyendo, mirando a la gente...sin apenas pensar que podría ocurrir. A veces venía un pensamiento de cómo actuaría en cuento me dieran la noticia, pero al momento estaba imbuida en mi lectura de Dostoyevski (¡qué mejor que el maestro ruso para el alma dolorida!). Reposaba mi cabeza cansada contra la pared y cerraba los ojos, pensaba en el camino hasta ese momento, reflexionaba sobre mi cambio interior y todo me tranquilizaba, pues encontraba que era fuerte, que sentía mi ser desprendido de las cosas vanas de la vida, un ser en su esencia...y miré y encontré mi sol de la mañana en mi interior: la esperanza de que el mañana estaría esperándome de nuevo. La luz del sol que cada día anhelo anidaba en mí. Tanto trabajado obtenía su recompensa, mi casa, mi yo está hecho sobre firmes cimientos inquebrantables al desánimo. La esperanza estaba allí dentro y era fuerte, esplendorosa; pasara lo que pasara, no importaba tenia esperanza, fortaleza, luz, esencia...me tenia a mí misma, y eso era un valor en la lucha que pudiera acontecer.
El Amor estaba en mí, junto a mí y en el cariño y ánimo expresado constantemente. Yo, mi familia, y toda la gente que estaba allí, no con su presencia, pero sí con palabras y pensamientos. Sabía que la receta era esencial, que cuando entrara por aquella puerta nada importaría porque seguiría luchando, nada me pararía hasta el momento de lo inevitable...pero eso tampoco nadie lo sabe.
En el momento que salió mi número entré, me senté y esperé el diagnóstico. Tranquila, cierto nerviosismo, pero el normal vivido en cuando estas en estos sitios. Lo escuché: aparecían nuevos signos metastásicos en pulmón, hígado, huesos cervicales y en varios ganglios del cuello y del tórax. Rápidamente quería saber que se hacía: quimio nueva que actuará sobre las células
malignas sin perjudicar el resto de células. Me alegré, era la quimio que tanto anunció la televisión, ni caída de pelos, ni nauseas, ni ninguna acción sobre mi sufrida piel...sí, me alegré, iba a probar la famosa quimioterapia. Tratamiento indefinido, hasta que mi cuerpo aguante, y después aparecería otro y así sucesivamente... alargamos el tiempo, alargamos la vida. Quede aletargada, como en una nube. Olvide las lesiones y el avance, me centré en el tratamiento. Sólo tenía esperanza, me sentía orgullosa por mi calma, por haber vivido cada momento como único, sin un antes y un después. Quería ya mi dosis de Vida, emborracharme por la nueva oportunidad que se me estaba ofreciendo ... estaba contenta. La vida es maravillosa y soy consciente plenamente de su significado: Ser y Estar. Tenía la receta para sufrir lo embistes constante de ésta enfermedad y además ahora ya entendía lo que significaba vivir con plenitud. Me sentí feliz.
Felicidad, queremos comérnosla de un sólo bocado, entera, que nos llene de una sola vez, ese es el camino de la frustración. La felicidad está en momentos, a sorbos y hoy he bebido el mas satisfactorio,  la Vida continua...sólo eso, es una felicidad que dura toda una vida. 
Desde hoy tomamos una nueva senda, mas difícil, pero estoy tan llena de recursos que no importa que sea un largo o corto camino, he comprendido que lo importante es el paisaje. Y miraré cada piedra del camino, cada flor, la tierra, las nubes, los pájaros...el Sol, mi sol que cada día abre las puertas de mi vida a la Vida. Mi sol, que calienta mi alma y abre mi espíritu a lo que es esencial, verdadero, a lo importante. 
Empezamos un nuevo camino...yo estoy preparada.


Entradas populares

LA CAIDA