BIENVENIDA INFANCIA OLVIDADA

Estos dias han sido extenuantes, emociones, recuerdos, olvidos, reencuentros, adiós y hola. Muchas vivencias que desde un simple teléfono móvil ha venido a traerme mi infancia voluntariamente olvidada en lo más recóndito de mi cerebro, a mi sosegado presente. Tanto escondido es difícil sacarlo, aunque me doy cuenta que quizás no era tan trágica como la imaginaba. 
Todos aman su infancia yo la he odiado. Siempre decía que si pudiera volver atrás en el tiempo para no volver a cometer aquellos errores que marcaron mi vida, empezaría desde la época de mi adolescencia en el instituto, nunca volvería a la infancia porque en mi vida no había infancia. Sé muy bien el por qué pero ya lo pasado pasó y abrir heridas y cicatrices no tiene sentido. Es por ello que cuando se ha creado el grupo de whasaps de mis tiempos de EGB apenas he conocido a nadie, escasamente tres o cuatro porque quizás tuvieron alguna relación más estrecha o aquellos que siguieron junto a mí en el Instituto. El esfuerzo recibe su recompensa y se han desvelado algunas caras.
Lo más curioso de todo esto es el momento en el que ha ocurrido. Cuando mi cuerpo ha mermado de manera rápida y me veo más imposibilitada se me ha brindado la ocasión de reencontrarme con ese pasado tan poco querido como cuadrando las cuentas de mi vida. He sentido que se estaba cumpliendo el ciclo de la vida. Arreglamos papeles para lo que pueda suceder. pero no arreglamos los cuentas pendientes con el pasado.
Sólo he pedido perdón a una persona que le hice daño, no creía que debía de hacer más, solo vivir feliz, tener paz y seguridad y sufrir lo menos posible . Pero sin duda soy fruto de mi pasado, y aunque yo no haya hecho las cuentas con mi infancia ella ha venido y me ha dicho Olivia debes dejar todo limpio, desembarazarte de todo, de lo que te hizo daño, del sufrimiento, de... eso sufrimiento. Bienvenido seas pues, me libero de las cuentas pendientes y asumo que tuve infancia...ahora seguiré viviendo siendo feliz.
Estoy muy dolorida, a veces veo que no saldré de ésta imposibilidad física, pero me digo que sí podré, que volveré a trabajar,... tanto dolor ha despertado el futuro. Pero ¿Qué es esto?. Pasado y futuro. Sólo quiero vivir el presente, trabajo constantemente en esta vía. La resilencia es mi actitud de la vida, sacar de lo negativo lo positivo. Por tanto, esta conexión de pasado y proyectos de futuro en los días más aciagos de mi estabilidad física es mi manera de saber que fui, que estoy y que estaré. Viviré en el presente es lo único que me pertenece, pero mi mundo se ha abierto... mi ciclo de la vida está cerrado. He dejado atrás todo, y el futuro como siempre digo, a nadie le pertenece ... a VIVIR es ya mi único objetivo. El destino está ayudándome a despojarme de todo y vivir en la esencia. A veces el decir que encuentro la luz en mi interior quizás no se llegue a comprender pero cuando tocas con la mano la eternidad sólo debes tener luz y esencia. Cada día soy muy feliz y a veces ni yo lo entiendo, y aunque llore por este maldito cuerpo, es mío y lo amo con sus imperfecciones. He aceptado mi destino ... ahora solo vivir, hacer caso a los médicos y sobretodo disfrutar y amar a mi gente. 
Un día mas de quimioterapia, mi misma rutina de Hospital, al que no te acostumbras. Más por lo que ves y sientes que por el lugar en sí. Un día que empezó bien pero termino con dolor. Las llamadas de la familia y los amigos te reconfortan y te hacen olvidar lo que pasas. En lo malo siempre hay algo bueno sólo debemos cambiar de gafas para ver la vida. Mañana mi querido sol iluminará mi alma henchida de orgullo y felicidad por seguir contemplando su luz, me dejaré acariciar por su calor, seguiré en mi sillón viendo la vida de los otros pasar  tras la ventanas... mi recompensa es poder contemplarla y ser feliz por ello.
Os dejo una dedicatoria de un compañero del pasado Luis Antonio Berro Calle, un poeta de la palabra que tan bien ha definido este trabajoso caminar ( mi infancia tenia bellas personas y las cerré a mi memoria):

Se me olvidó decir adiós, desapareció de mi léxico, callado, a la francesa, hasta le hice una burla...

Me quedo bogando, lo prefiero, en ese remar sin fin, que quizás me lleve a mi particular "dorado". Me canso, no lo dudes; gritan mis músculos lanzando miles de alfileritos y asi, laxo, casi derrotado, decido seguir, una palada más, un metro más, casi lo veo, por eso sigo, deseando deslumbrarme...

¿Que haría sin mi fe?, ahogarme ya... ¿a qué esperar?.


(Para mi compi de la infancia, Olivia, que sigue sacando brillo a su dorada armadura...besos)





Entradas populares

LA CAIDA