SEGUIRÉ AMANDO LA VIDA

Oda a la Vida de Pablo Neruda

La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros.
Oh vida, copa clara,
de pronto
te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.
No es cierto.
Pasa una noche lenta,
pasa un solo minuto
y todo cambia.
Se llena
de transparencia
la copa de la vida.
El trabajo espacioso
nos espera.
De un solo golpe nacen las palomas.
Se establece la luz sobre la tierra.
Vida, los pobres
poetas
te creyeron amarga,
no salieron contigo
de la cama
con el viento del mundo.
Recibieron los golpes
sin buscarte,
se barrenaron
un agujero negro
y fueron sumergiéndose
en el luto
de un pozo solitario.
No es verdad, vida,
eres
bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.
Vida,
eres
una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.
Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.
el que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos.



Hoy de nuevo estoy viva y de nuevo levanto la Vida sobre mis hombros, igual que levanto mi cuerpo, cojo mi mochila cargada de pesares, dolores, miedos, incertidumbre y hospitales y emprendo de nuevo la senda...sólo camino, no importa donde ni cuánto, lo que importa es el Camino.
Creí tocar el fondo del abismo y no poder levantarme, pero es inevitable la fuerza de Estar y Ser es más fuerte que la apatía, el miedo y la derrota del espíritu. No podía quedarme sentada llorando mi triste destino, sólo pensaba en hacer, en coger las riendas, en ideas para mejorar mi vida: piscina, andar paseos, quedar con amigos. Pensaba hasta en ilusiones futuras, un viaje a Madrid, con suerte el verano en Irlanda ... mientras pensaba que estaba enclaustrada en la absoluta oscuridad yo misma creaba la Luz.
Empezamos de nuevo, somos humanos y es lógico y natural hacer paradas para reflexionar o asumir lo que verdaderamente estamos viviendo, pues no podemos cerrar los ojos a la realidad. Ahora bien, asumir nuestra realidad, no es llorar por ella, es conocer y emprender el camino... nadie conoce el futuro y todo puede cambiar y en caso de que no cambie, para qué llorar por lo inevitable. 
Vida eres una maquina plena, felicidad, sonido de tormenta... sí, ella es mas fuerte que el abismo, resplandece pues es todo lo que hacemos, sentimos... vivimos. Creí caer en el abismo, pero la luz de la vida es imparable, ya ha sembrado su semilla en mi corazón y lentamente me ha llenado de sus ramas llenas de savia. Creí caer en el abismo, pero simplemente fue la parada del caminante agotado por lo vivido, del caminante que se sienta y piensa lo que lleva en su mochila y de la que no puede desprenderse... pero seguimos no hay vuelta atrás, sólo es el momento el paso a paso del día.
Seguiré amando la vida, al sol que sale cada mañana que me anuncia que
estoy y soy. Seguiré amando la vida, que me muestra su belleza diaria, que me alienta en sus formas y señales, en su lluvia, en sus flores, en sus rostros... seguiré amando a la vida, porque es lo único que llegaré a conocer.
Un día diferente, es mi cumpleaños pero lo he vivido sosegada y tranquilamente... pasó el dolor, o simplemente se situó en el lugar que debe de estar. Seguimos viviendo, sí mañana saldrá el sol que es Vida, y allí estaré para contemplar su luz... sosegadamente.



Entradas populares

LA CAIDA