TRANSFORMACIÓN

Creo que el parón que ha tenido este blog también ha tenido que ver mucho con mi estado de ánimo. He vivido cierta tranquilidad con los inevitables altibajos que da esta enfermedad, pero ahora cada día siento que voy cambiando, me transformo. He plasmado aquí mis mas profundos sentimientos. Me he abierto con esta enfermedad como nunca lo he hecho en mi vida. El cáncer ha creado, o mejor dicho a dado paso a una Olivia más real, más sincera consigo misma y con los demás. No he dejado de ser yo pues sigo guardando dentro mucho de lo que siempre he sido como el orgullo y la independencia que me han caracterizado; pero aunque sea contradictorio también he adquirido cierta humildad al necesitar y ser consciente que solos nos podemos vivir, que a veces necesitamos la mano amiga y que eso no rompe mi fortaleza, mi ser, mi yo. Lo único es, que creamos una necesidad conjunta con los seres que amamos y ellos, que sufren a su vez sienten que hacen algo ante lo que inevitable y frustradamente ocurre delante de ellos: yo.
Hoy quiero cambiar este blog. No voy a dejar de mostrar abiertamente como es vivir y sentir con esta enfermedad, ya habéis visto que durante este tiempo no he escondido nada y lo seguiré haciendo; pero también mostraré otras perspectivas, enseñaré todo lo que conlleva, lo complicado que es  estar en la piel de un enfermo que indefinidamente tiene que seguir y seguir luchando y enfrentándose a todos lo desconocido que le esta por llegar. Se puede decir que incluso algunas veces podemos llegar ha adquirir casi un master en oncología. Hablaré de la soledad del enfermo ante esa monstruosa organización que, a la vez que nos salva la vida nos anula como personas convirtiéndonos en un simple número de expediente.
Pero el cáncer también ha traído muchas cosas bellas a mi vida. Para mi es una lección. Sé que esto es difícil de asimilar, pero es así ahora soy mejor persona y mas feliz. La enfermedad, digamos claramente el miedo a la muerte, la finitud de mi existencia  da una lección que en una persona sana quizás le costaría muchos años o quizás ni siquiera podría llegar a entenderlo nunca. No, no vendo el cáncer como una lección de vida sino como un hecho que te permite aprender sobre la vida y tu existencia en ella. Soy feliz y tengo tristeza a la vez, una veces tengo dolor y otras veces me siento libre fisicamente... todo estas contradicciones son simplemente vivir. Esto es ésta enfermedad, una parte de mí que me transforma constantemente. Hoy transformamos el blog, yo mientras sigo cambiando...seguimos.

Entradas populares

LA CAIDA