ENSOÑACIONES

Sé que llevo mucho tiempo sin escribir pero había estado soñando. Sí, imaginaba, que poco a poco aquellos células anormales que pululaban por mi cuerpo iban desapareciendo.  La ciencia mágica iba haciendo su labor. Soñaba que mis vértebras del cuello se erguían y se situaban correctamente, que mi médula no sufriría daño y miraría libremente el cielo, sabría a quién doy la mano con mi izquierda y quien me acoge en un abrazo desde mi derecha. Volvería a contemplar el cielo, las estrellas, la luna, hasta el sol en su cenit podría sentir con mis ojos cerrados. Soñaba que podría inclinarme y oler las flores, atarme los zapatos, ayudar a cualquier persona a recoger del suelo ese objeto que en un descuido se le hubiera caído, y no pasar de largo avergonzándome de no poder ayudar a quien en apariencia más lo necesita ...soñaba con una vida normal. 
Soñaba y creía que quizás no viviría mucho tiempo pero se me permitiría tener ese tiempo para liberarme de mis grilletes. Soñaba que la vida me estaba dando una nueva y larga oprotunidad, para poder realizar mis deseos, para dejar cerrado mis asuntos y amar esta vida que ya he vivido, coser los retazos lentamente, apreciando cada instante, saboreando cada momento... sí, estaba soñando y quede atrapada en las redes de mi sueño. 
De pronto me di cuenta que si digo que hay que vivir al día, también debo incluirme a mí, y con mas razón en mi caso pues tengo la vida prestada, que se alimenta cada 21 días, que todo puede cambiar en un instante, convirtiendo el sueño de la tranquilidad en la pesadilla de la incertidumbre.
Mi vida no debe tener sueños, solo tiene el ahora y en ella puedo realizar mis deseos. Soñar es hermoso, pero a veces las frustraciones son mayores que atenerte estrictamente al presente y dejarte llevar por las acciones del día a día. Muchos o pocos me da igual leerán esto pero no entenderán la difícil vida que es estar continuamente viviendo en la niebla, sólo tener como punto de referencia a ti misma, y ni siquiera tu misma eres un buen referente, por la sencilla razón de que tu cuerpo es como si no te perteneciera,  guiado por fuerzas externas e incontrolables y que es nuestra mente la única que mantiene la cordura, la que nos da estabilidad, la que sigue en la bruma caminando con la Esperanza de ver algo ... mientras solo se camina .
Sé que este bajón anímico se debe a que no he podido realizar lo escasamente que me permite mi situación, quedando la mente como regidora de mi existencia diaria. Pero a veces es mala consejera, y debes agarrar fuertemente las riendas pues vuelve a su innato destino la libertad de pensamiento.
Bueno la he dejado libre unos días, y he dado cuenta que a veces los sueños son solo sueños, que solo existe la realidad del día y que puede ser tan grande como las expectativas que tengamos del mañana. No hay que dejar de soñar , solo acotarlo al tiempo y al espacio y tener esos pies en la tierra en medio de la densa niebla de la incertidumbre. Pero ahí están, en la tierra, y además sé que en lo más profundo de mi corazón el sol, mi sol,  está ahí y es el motor de mi día, y el anhelo de un mañana de una esperanza no perdida. Seguimos con ese sol que calienta mi alma a pesar de los días fríos y la densa bruma de lo desconocido que esta por llegar o no... no me importa, solo hay que seguir caminando.

Entradas populares

LA CAIDA