lunes, 29 de agosto de 2016

LA LUZ

¡Cuántas flores mueren en el bosque
o se marchitan en la colina
sin el privilegio de saber
que son hermosas!

¡Cuántas entregan su anónima semilla
a una brisa cualquiera,
ignorantes del cargamento escarlata
que, a otros lleva!

E. Dickinson

Cuando tengo un hondo pesar, siempre viene a mi ésta poetisa de lo íntimo, de la soledad, del dolor...   de la muerte, porque por mucho que quiera no puedo ignorar su presencia. Su alma dolorida expresada en palabras la siento muy mía, pero yo amo más la vida. Eso nos diferencia.
He sufrido una pena muy grande por un alma que en este terrible momento en el que vivimos mucho sólo ha querido dedicarse a dar ánimos a través de la sonrisa. La sonrisa a pesar de la adversidad. Conectamos porque creo que en este camino somos muchos y el apoyo es necesario porque sólo quien padece esto sabe verdaderamente lo que se siente. Es reconfortante sentir el apoyo del conocimiento de lo que nos ocurre en lo más íntimo. Pero es un arma de doble filo. El sufrimiento y el dolor puede llegar a ser doble cuando vemos que los otros cogen ese camino funesto, que no queremos ver, pero que siempre espera tras una esquina.
La solución para no sufrir  sería no conocer a nadie que esté en esta situación, pero la soledad es peor.   El final sería quizás el mismo pero incomprendida en este camino pedregoso. Por tanto acojo la riqueza de las personas, la amistad del camino, acojo la fuerza de la sonrisa y de la lucha. Y siempre guardando en mi alma la leve pluma de la esperanza.
Desde que nacemos empezamos a vivir y morir a la vez. Las dos cosas son inevitables, y especialmente sobre la segunda no tenemos control. Pero vivir, ¡ay amigos!, vivir es nuestro poder, es lo que hacemos, los fallos, los aciertos, el amor, el desamor, la risa, la pena , la alegría,...vivir es todo.  Cuando llegas aquí, además tienes la "bendición" de encontrar la Esencia de la vida. La vida no son cosas materiales, que pueden ayudar, son sentimientos, es luz que anida el espíritu. Vivir y comprenderla es un privilegio que tiene un alto precio, pero ya que lo he pagado voy a disfrutarlo mientras pueda. Cada día me desprendo de más, nunca del dolor de los que sufren, porque eso es lo que me hace humana y me da la oportunidad de hacer crecer mi luz. Amo la alegría y la sonrisa, es una forma de lucha, aparte de esa brillante armadura que cubre mi alma. Soy feliz. Y cada día que medito (y no me duermo, lo reconozco) descubro más de mí, de qué lo pasado se pierde quedando lo bueno, me desprendo cada día de muchas cosas de mí Yo, quizás suene a cierto misticismo, pero cuando tu cuerpo no responde, es tu YO quien recibe la energía para seguir creciendo, aunque sea desde mi sillón.
Un día más, duro y doloroso, en lo sentimental y lo corporal. Los efectos hacen demasiada mella en un cuerpo que lleva mas de un año recibiendo quimio... y lo que queda. No importa a más quimio más fortaleza, más luz y más felicidad. Esa es mi lucha y no me voy a rendir, nunca... aunque a veces pase por la mente, pero todos tenemos momentos. Sobreviví a un duro día y he terminado riendo ... ese es el camino de la vida . Mañana saldrá el sol e iluminará una vida que tiene fuerza y luz en su interior. Brilla mi armadura fulgurante por el sol que me da la bienvenida cada mañana, pero también  por la luz que nace en mí por comprender que cada día tengo el privilegio de contemplarlo y decir que la Vida es maravillosa. Así quiero sentir hasta mi último aliento... ese que nadie conoce.






sábado, 27 de agosto de 2016

SEGUIMOS CAMINANDO

Hoy ha sido un día de efectos post quimioterapia, por lo tanto el cuerpo ha estado completamente extenuado, a diferencia de mi mente. Aparte de mis habituales contactos a través de las redes sociales  me he dedicado a reflexionar, leer y meditar. La meditación ha equilibrado mi mente y ha logrado cambiar mi vida, que ahora da un nuevo paso. Conseguida la paz interior y el sosiego debemos buscar la Esencia. 
También he reflexionado sobre un fragmento de un libro que he leído: " la plenitud de la vida humana no se puede medir por nada que le ocurra solamente al cuerpo. La vida no es sólo la capacidad para disfrutar. ¿Qué es la vida? Es algo más que el aliento de nuestras narices, la sangre latiendo en nuestros pulsos, la respuesta al estímulo físico. Verdad que todas esas cosas son esenciales para una vida totalmente humana, pero no constituyen por sí mismas esa vida en plenitud". Ese ha sido mí camino desde que me diagnosticaron Cancer de Mama Metastásico, conseguir que la vida fuera más allá de hacer y experimentar muchas cosas. La enfermedad es otro estado de la vida, pero la vida está en el interior de cada uno. 
Mí cada día es no hacer nada especial, leer, escribir, investigar diferentes cosas desde mi ordenador, escuchar música y apenas sin moverme del sillón. He subido volcanes, he visto ciudades maravillosas, subido bellas montañas... he visto y hecho muchas cosas, casi diría que caóticamente,  pero es ahora cuando considero que tengo más vida. El por qué es el camino que estoy emprendiendo. 
Es verdad que tengo mis bajones, soportar el dolor constante, sin un ápice de alivio es a veces insoportable; si además ves cómo tu cuerpo pierde movilidad y te ves cada ves más impedida simplemente para ponerte unos zapatos, todo te resulta frustrante. Siempre me he sentido muy libre, ahora dependo de otros, mi independencia también se ha visto mermada por tanto .  Todo lo que he comentado ha tenido a mi cuerpo como eje fundamental, sin dejar de lado esas bellas experiencias e impresiones que han quedado grabadas en mi corazón y en mi mente. 
Poco a poco he ido creciendo, mi espíritu se ha ido dando cuenta de que soy algo mas que cuerpo, que tengo una bella vida interior, y que la luz del sol que espero cada mañana está en mí en cada momento. La meditación, el proceso es el resultado, como dije en una entrada anterior,  se me hace cada vez más presente. Curioso cómo dejas de tener inquinas, odios, celos, envidias, como vas liberando los daños del corazón al igual que te liberas de las prescindibles cargas que cogemos en la vida. Te dejas fluir porque esta "bendita" enfermedad me ha enseñado el valor de lo que importa y esa enseñanza es una bendición.
A veces yo tampoco comprendo como he llegado hasta este desprendimiento, pero como he dicho tocar la eternidad de mi existencia es comprender que Yo soy alguien diferente a este sufrimiento, a mi sangre intoxicada por la quimio, a mis venas quemadas... no soy células mutadas y con un oncogen activado. Yo soy Olivia, que ama esta pequeña vida, que sonríe con los recuerdos, que ama a mi familia y amigos y mis lecturas y dibujos. En mí anida el amor y la luz que cada día inunda mi alma, porque me he desprendido de todo y soy feliz con lo que tengo, ya sólo espero disfrutarlo lo más posible. 
Un dia mas, cansado pero fructífero seguimos en un bello camino de conocimiento de calma, de luz... como le dije a mi amiga Beatriz que también tiene su camino, somos luciérnagas en la noche que quizás no tenemos alas para volar pero damos luz. No dejamos de ser quienes somos simplemente por no tener esas alas.
Mañana saldrá el Sol que seguirá dándome luz y calor e iluminará mi alma y seguirá dándome fuerzas para seguir caminando y llegar a la esencia de lo que soy. Aquí estoy en mi sillón, y mis pensamientos son felices y agradecidos por lo que tengo. Seguimos caminado por la senda y aliviando el dolor del cuerpo. Mi brillante armadura envuelve mi alma. 

jueves, 25 de agosto de 2016

BIENVENIDA INFANCIA OLVIDADA

Estos dias han sido extenuantes, emociones, recuerdos, olvidos, reencuentros, adiós y hola. Muchas vivencias que desde un simple teléfono móvil ha venido a traerme mi infancia voluntariamente olvidada en lo más recóndito de mi cerebro, a mi sosegado presente. Tanto escondido es difícil sacarlo, aunque me doy cuenta que quizás no era tan trágica como la imaginaba. 
Todos aman su infancia yo la he odiado. Siempre decía que si pudiera volver atrás en el tiempo para no volver a cometer aquellos errores que marcaron mi vida, empezaría desde la época de mi adolescencia en el instituto, nunca volvería a la infancia porque en mi vida no había infancia. Sé muy bien el por qué pero ya lo pasado pasó y abrir heridas y cicatrices no tiene sentido. Es por ello que cuando se ha creado el grupo de whasaps de mis tiempos de EGB apenas he conocido a nadie, escasamente tres o cuatro porque quizás tuvieron alguna relación más estrecha o aquellos que siguieron junto a mí en el Instituto. El esfuerzo recibe su recompensa y se han desvelado algunas caras.
Lo más curioso de todo esto es el momento en el que ha ocurrido. Cuando mi cuerpo ha mermado de manera rápida y me veo más imposibilitada se me ha brindado la ocasión de reencontrarme con ese pasado tan poco querido como cuadrando las cuentas de mi vida. He sentido que se estaba cumpliendo el ciclo de la vida. Arreglamos papeles para lo que pueda suceder. pero no arreglamos los cuentas pendientes con el pasado.
Sólo he pedido perdón a una persona que le hice daño, no creía que debía de hacer más, solo vivir feliz, tener paz y seguridad y sufrir lo menos posible . Pero sin duda soy fruto de mi pasado, y aunque yo no haya hecho las cuentas con mi infancia ella ha venido y me ha dicho Olivia debes dejar todo limpio, desembarazarte de todo, de lo que te hizo daño, del sufrimiento, de... eso sufrimiento. Bienvenido seas pues, me libero de las cuentas pendientes y asumo que tuve infancia...ahora seguiré viviendo siendo feliz.
Estoy muy dolorida, a veces veo que no saldré de ésta imposibilidad física, pero me digo que sí podré, que volveré a trabajar,... tanto dolor ha despertado el futuro. Pero ¿Qué es esto?. Pasado y futuro. Sólo quiero vivir el presente, trabajo constantemente en esta vía. La resilencia es mi actitud de la vida, sacar de lo negativo lo positivo. Por tanto, esta conexión de pasado y proyectos de futuro en los días más aciagos de mi estabilidad física es mi manera de saber que fui, que estoy y que estaré. Viviré en el presente es lo único que me pertenece, pero mi mundo se ha abierto... mi ciclo de la vida está cerrado. He dejado atrás todo, y el futuro como siempre digo, a nadie le pertenece ... a VIVIR es ya mi único objetivo. El destino está ayudándome a despojarme de todo y vivir en la esencia. A veces el decir que encuentro la luz en mi interior quizás no se llegue a comprender pero cuando tocas con la mano la eternidad sólo debes tener luz y esencia. Cada día soy muy feliz y a veces ni yo lo entiendo, y aunque llore por este maldito cuerpo, es mío y lo amo con sus imperfecciones. He aceptado mi destino ... ahora solo vivir, hacer caso a los médicos y sobretodo disfrutar y amar a mi gente. 
Un día mas de quimioterapia, mi misma rutina de Hospital, al que no te acostumbras. Más por lo que ves y sientes que por el lugar en sí. Un día que empezó bien pero termino con dolor. Las llamadas de la familia y los amigos te reconfortan y te hacen olvidar lo que pasas. En lo malo siempre hay algo bueno sólo debemos cambiar de gafas para ver la vida. Mañana mi querido sol iluminará mi alma henchida de orgullo y felicidad por seguir contemplando su luz, me dejaré acariciar por su calor, seguiré en mi sillón viendo la vida de los otros pasar  tras la ventanas... mi recompensa es poder contemplarla y ser feliz por ello.
Os dejo una dedicatoria de un compañero del pasado Luis Antonio Berro Calle, un poeta de la palabra que tan bien ha definido este trabajoso caminar ( mi infancia tenia bellas personas y las cerré a mi memoria):

Se me olvidó decir adiós, desapareció de mi léxico, callado, a la francesa, hasta le hice una burla...

Me quedo bogando, lo prefiero, en ese remar sin fin, que quizás me lleve a mi particular "dorado". Me canso, no lo dudes; gritan mis músculos lanzando miles de alfileritos y asi, laxo, casi derrotado, decido seguir, una palada más, un metro más, casi lo veo, por eso sigo, deseando deslumbrarme...

¿Que haría sin mi fe?, ahogarme ya... ¿a qué esperar?.


(Para mi compi de la infancia, Olivia, que sigue sacando brillo a su dorada armadura...besos)





lunes, 22 de agosto de 2016

LA LUCHA ÉPICA

Hoy he empezado el nuevo tratamiento de Reiki que me ha recomendado mí oncóloga. Para una mente racional como la mía, experimentar estas cosas es como un choque "cultural". Pero desde hace un tiempo no soy la misma. Esta diferencia en la que conviven mi mente y mi cuerpo, han trascendido más un espíritu, un yo que permanecía escondido en la cerebral Olivia.
No voy a decir que el dolor haya desaparecido, ha disminuido, y tengo esperanzas , y acaso esa leve pluma que es la esperanza que permanece inestable sobre mí pero me transmite una fuerza inagotable.
Luchar es una palabra fácil de decir, por los otros, por una misma, pero la lucha no es enfrentarte con alguien, con el sistema... es enfrentarte contigo y sabemos, por seguro, que somos los mas duros contrincantes. La lucha tiene que ver con el estado de animo, el cansancio, la medicación... todo influye. La  esperanza es una leve pluma que se posa en nuestro corazón y la lucha para no dejarla caer es épica. No es una exageración, admiro desde ahora quien lucha contra las dificultades, quien va más allá de sus fuerzas porque el ser humano es maravilloso cuando se mide consigo mismo para salir del cualquier pozo o circunstancia difícil. Todos en algún momento nos vemos enfrentados a una situación que se nos escapa de las "herramientas" que solemos usar para enfrentarnos a dichas circunstancias. Pasada la situación volvemos a la vida y sin darnos cuentas en un momento dado se convierten en pasado. Cuando la lucha es constante, dura e indefinida se convierte en épica... y eso debe engrandecernos, darnos mas fuerza vital para seguir adelante, y esa pluma que esta posada en nuestro corazón y que el simple viento la mueve, permanece allí escondida insuflándonos lo necesario para seguir luchando.
He dejado la morfina, paso de ser dependiente a las drogas y desde hace tiempo sé que podemos convivir con el dolor. Vine mal de Madrid pero también feliz, y con eso me quedo. Disfrutar y recordar lo buenos momentos, me he reído, he viajado, he visto lugares nuevos. He sido libre y el dolor es tan secundario. Vivir, vivir y disfrutar cada día, cada segundo cada momento. la felicidad de las sonrisas de Ana, el encuentro con las amigas que somos luchadoras, hablar de cosas de la familia...sentir que respiramos, estamos y la vida es mía. Hoy y ahora, por lo menos... el futuro no es de nadie.
Ya no soy la misma, la lucha me cambia en la batalla y me gusta lo que veo. Mi mundo y la manera de verla ha cambiado, he abierto mi corazón a muchas cosas y también lo he cerrado a otras, dejo atrás lo negativo, lo que me llena de inquietud. Ahora mi tiempo es para los míos y para mí, vivir la vida y ser feliz.
Un dia más, con un pasado lejano casi olvidado que ha llamado a mi puerta, como si estuviera caminando por el círculo de la vida. Llevo muchos reencuentros durante esta enfermedad, pero también he dicho muchos adioses. Es bueno cuadrar las cuentas siempre y no esperar hasta el ultimo momento, dejas atrás todo y sólo queda vivir y fluir. Mañana saldrá ese sol que me ilumina, me llena de vida y calienta mi corazón donde esta posada levemente mi pluma de la esperanza. Seguimos adelante. El ahora es lo único que me pertenece.


viernes, 19 de agosto de 2016

LA VUELTA DE TODO

Hoy no iba a escribir, he querido hacer de este sitio un lugar donde escribir mis frustraciones pero sobretodo dejar ver que incluso en esta dura enfermedad se puede sacar algo positivo. No es fácil, pero a veces lo veo tan artificial, una especie de autoengaño... no hay mucho sentido en la lucha.
Me he llevado varios días en Madrid, con mi sobrina Ana de 10 años. Se lo había prometido y quiero aprovechar siempre los momentos. Dejar las cosas para mañana no tiene sentido ahora, ni creo que deba tenerlo nunca. Siempre vivir al día y al momento.
Llevaba cierto tiempo dándome cuenta que mi cuerpo estaba fallando. Hice ejercicios, y mejoré de los dolores de espalda. Veía la luz al final del túnel, pero días antes del viaje a Madrid las constracturas musculares en la zona de la columna y la lesión se fueron agudizando. Para más inri aparece un dolor agudo en la zona intercostal concretamente en el área de la cicatriz de la mastectomía, que con sólo estornudar tengo que agarrarme toda la zona pulmonar para soportar el agudo dolor. 
Yo seguía con mis ejercicios, creía que llegado el momento todo se pasaría...ese espíritu positivo nunca falla, aunque a veces no tenga sentido. El dolor seguía aumentado y la opción fue pues volver al principio a la morfina y los relajantes musculares. 
El viaje tuvo lugar y en el se han confrontado las dos sensaciones, la de la felicidad de ver a mi sobrina disfrutar y ser feliz, y de ver cómo poco a poco mi cuerpo caía cada vez más. Al final, una pierna empezó a fallar pero no podía parar, lo hacía por ella, me compre un bastón de senderismo y ahí estuve drogada y disfrutando por mi niña y sufriendo de dolor.
Conclusión, cada día tenía ganas de llorar porque si algo disfruto es hacer cosas y seguir con mi vida. Me importa un pepino el Cancer, pero no quiero seguir así, y en mi sobrina he tenido las fuerzas para seguir adelante y ¿después qué?. No quiero seguir tomando morfina, seguir drogada y durmiendo todo el día, si esto sigue así nada de esto tiene sentido. Este dolor no vale la pena.
Hoy no sé cuantas veces he pensado lo fácil que seria terminar con todo...dejar la quimio. Lo repito porque es lo único que hay en mi pensamiento, lo fácil que seria dejar de sufrir tanto.
Bueno, seguiré haciendo mis suaves ejercicios de cabeza y espalda. La pierna sigue fallando, pero tengo esperanza de que todo pase y se fortalecerá, y en todo caso andar con un palo de senderismo es algo que se ha puesto de moda pues fortalece el movimiento de brazos. Me haré unas sesiones de Reiki, y aunque la oncóloga me lo ha prohibido iré a darme unos suaves masajes. La opción de la piscina la dejaré creo que peor que morir de dolor es morir ahogada.
Un día más, muy doloroso, pero es lo que tenemos en este momento. Mañana es otro día, el sol sale, la luz iluminará mi espíritu y seguiré luchando. No hay mayor espíritu que el de supervivencia y es ese el que me ayuda a seguir adelante. 
Seguiremos este camino de mejora progresiva, viviremos cada momento, trabajaremos cada instante y si caemos nos levantamos. Curioso ahora que tengo más difícil volver al trabajo me lo he puesto como meta. Paso la Inspección Médica en septiembre, llegar con bastón no me ayudará mucho, por eso seguiremos trabajando. Hoy he estado sin morfina supongo que también deberemos esperar esa sensación de dependencia que te crea el alivio que supone la medicación. Volvemos a la lucha, es lo que tenemos quienes estamos en este lado de la linea, pero todos tenemos lineas y estamos en uno u otro lado. Vivir el momento cada vez tiene para mí más sentido. El mañana no existe.

sábado, 6 de agosto de 2016

EN PERÍODO

No sé cómo actúan nuestras  áreas neuronales para conseguir que olvide las sensaciones negativas vividas entre sesiones, y tenga esa sensación de que mis momentos bajos son únicos y excepcionales. Cuando recapacito vuelvo a recordar que siempre tengo, quizás debido a los efectos o el propio cansancio de una situación indefinidamente repetida, un bajón de ánimo. El trabajo que he realizado durante este año y medio en mi mente, la aceptación, la búsqueda de la llamada resilencia... me llevan a la conclusión de que será algo transitorio y volveré a vivir mi situación con "normalidad", mi habitual sentido del humor y viviendo mi enfermedad con naturalidad. Siempre tengo dos o tres dias que no puedo con nada, me cuesta sonreír, aparecen los malos pensamientos - las nubes negras-, podríamos decir que son los días de mi "período", jajaja. Pero son días, tan negros, ese precipicio que siempre está bajo mis pies , grita constantemente mi nombre, silencio sus gritos con múltiples tareas, pero es difícil. Después pasa y vuelvo a pensar que podré con esto, que aunque viva el presente tengo esperanza de un futuro. Es difícil , y no hay verdad más grande que sólo lo conoce quien pasa por esto, y además en la misma situación ... pues no estamos frente al abismo sino que las malditas células nos empujan a él.
Con todo esto es para decir que estamos en "período", y por tanto hoy no veo el mundo color de rosa. Pero claro nadie ve el mundo color de rosa, pues eso no existe el mundo es del color de la realidad. No hay nada más, es el sol, da luz y produce los colores de mi vida, y con ello construyó ese destino hecho de minutos y momentos. No existe el mañana. Solo hay un ahora... y estoy cansada.
Por ello me voy a la cama, leeré , veré un poco los Juegos y buscare el sueño esperando el nuevo día y los efectos de mis sentimientos den paso a los efectos de mi cuerpo, las señales de que la medicación está haciendo sus pequeños estragos. De todas maneras seguiremos fortaleciendo músculos y dejaremos pasar el tiempo.
Un día más, dolorida y cansada de todo, y esperando que el sol de mañana llene de luz y color mi existencia rota. Mañana será otro día, espero que el calor disminuya...seguimos luchando , aceptando, y buscando la esencia. Debo incidir en el mindfullnes, últimamente me he dejado ir y se nota mucho en mi fortaleza mental, ha debilitado esa presencia del constante presente y me ha llevado a pensamientos de un indefinido y funesto futuro. Oli, coge la brillante armadura y aunque no tengas suficiente fuerza, sigue adelante .

miércoles, 3 de agosto de 2016

MI CALENDARIO DE 21 DÍAS

Aprende a nacer desde el dolor y a ser
más grande que el más grande de los
obstáculos, mírate en el espejo de ti mismo
y serás libre y fuerte y dejarás de ser un
títere de las circunstancias porque tú
mismo eres tu destino
P. Neruda
Yo soy mí destino, son mis acciones las que determinan los hechos y por tanto las circunstancias que suceden en mi vida diaria. Podría ser, pero no es. 
La mayoría de las personas miden el tiempo de lunes a viernes, y el fin de semana escapa a esa medida, pues queda en el ámbito de lo personal, lo que es nuestro. Como si de lunes a viernes solo fuera la preparación a ese tiempo íntimo, libre, ... como la verdadera vida.
En mi caso, el tiempo lo mido en períodos de veintiún días.  Aquí no hay tiempo personal, tiempo libre, íntimo. Todo es lo mismo, un día sucede a otro esperando el día que finaliza y comienza todo, el día de la quimio. Está aceptada, normalizada en mi vida...¿o no? . No lo sé, a veces me olvido de ella, unos días antes de ir al hospital, y otras veces la tengo presente porque todo lo que hago o pienso hacer debe ser pasado por el calendario obligatorio de los sesiones de quimio.mDespués, tendré dos o tres dias de normalidad, y de repente sin darme cuenta, porque me he olvidado de todo, voy a realizar una simple acción como un paseo, limpiar o recoger algo y me digo ¿qué me pasa hoy? Pues, hija los efectos de la quimio. Y entonces me digo pues esto son más o menos cuatro o cinco días ( la verdad es que nunca es igual), y ya hago mis cálculos para hacer cosas, el cuerpo se ha recuperado...y ¡zas! otra vez la sesión . El tiempo ha pasado y me ha durado menos que una semana.
Pero bueno, mañana a las 9 estaremos allí, en mi sillón con mi libro y luchando por seguir adelante. Es mi dosis de vida. Una vida que amo, aunque algunos crean lo contrario simplemente porque he aceptado las circunstancias que me ha tocado vivir gracias al maravilloso mundo de la genética. Y aunque sea positiva, no nace de que por querer mucho una cosa me vaya a ocurrir. Decir mucho -me voy a curar - es un simple autoengaño. Mi positividad está en mi amor a la vida de cada día, al amor de las personas que me quieren y respetan, que comprenden el dolor y animan con palabras y acciones. A veces la ignorancia hace daño, pero estoy segura de mí, de mi valor y fortaleza, soy feliz, vivo el presente y sobretodo he aprendido el concepto de Vida y de Vivir ¿cuántos sanos pueden decir eso?.
Un día más, tranquilo como siempre. Luchando, cuidando mi mente y fortaleciendo mi cuerpo. Mañana termino y empiezo, y en una hora y media  recibo la posibilidad de seguir y amar cada día . El Cancer me ha nacido de condiciones biológicas y quién piense que nace en la culpabilidad del sujeto que lo tiene ... pues debería pensar que la falta de comprensión puede llevar a la frialdad del corazón. Seguimos adelante.