jueves, 28 de julio de 2016

LUCHA

Es de esos días que son extraños. Haber adquirido cierta capacidad de vivir el presente, y por tanto aceptar, moderadamente, la situación en la que vivo, ha hecho que todo haya transcurrido tranquilamente. O esa es lo que parecía. No, hoy es diferente sencillamente porque te afectan las situaciones de otras personas que viven en tu misma situación, y que además has tenido  la conexión que nos falta en cierta manera, con aquellas otras  que han tenido la suerte de salir de esta lucha (aunque el miedo siempre permanece, pero es bien distinto). Esta " hermandad" tiene lo bueno y lo malo. Lo bueno es la comprensión a la situación que padeces, a saber lo que verdaderamente sientes. El cansancio de las opiniones sobre el aspecto, sin saber lo que se sufre y padeces en silencio, los consejos de medicinas, de ejercicios, de hacer tal o cual cosa... todas pasamos y vivimos esto. Está el saber que aunque el aspecto exterior sea magnífico, hay miedo, dolor, inseguridades. El constante abismo.
Lo malo es que aquellas caídas, los contratiempos te influyen , por una parte porque te importa lo que le ocurre a una compañera de lucha, pero también cierto egoísmo porque es el mismo campo de batalla, la misma lucha, las mismas armas, la misma fortaleza....el mismo miedo.
Puedo ponerme mi brillante armadura, pero lo inevitable no me concierne, no controlo lo que actualmente ocurre en cada célula de mi cuerpo, y quiera o no el Cancer ya se ha establecido en mi cuerpo para quedarse. Yo no soy San Jorge y no puedo matar al dragón, solo permanecer silencioso  y calmarse cuando se despierte. Y se despertará, hoy no , ni mañana....pero no sé lo que ocurre en la cueva y por tanto solo me daré cuenta cuando asome su cabeza por la cueva. Quizás pueda calmarlo quizás ya sea tarde...nadie lo sabe, ni los médicos, ni yo. La única cosa que puedo estar segura que hoy no pasara nada , y por tanto esa leve pluma de la esperanza no puede caer. Seguiremos luchando, nos pondremos la brillante armadura y ese dragón no podrá sacar ni su maldita nariz.
Un día más . Mañana saldrá el sol, me tomo un descanso, un fin de semana en la Sierra. Seguiremos luchando.

miércoles, 27 de julio de 2016

SEGUIR SUBIENDO Y BAJANDO

No puedo evitarlo, me niego a que esta sea mi vida. Puede haber mucha aceptación, control del dolor, tranquilidad de mi espíritu, cambio en la concepción del modo en el qué concibo el tiempo y el transcurrir del día, pero estoy hasta los ovarios de mi dolor de espalda. Hago ejercicios todos los días, hoy hasta he bailado, dentro de unos días estaré mejor, confiaré en una posible recuperación y en ese momento....¡zas!, el jueves que viene quimioterapia, y otra vez los dolores. Estoy en una espiral infinita que gira, gira y vuelve a girar. Estoy allí intentando agarrarme a algo, para poder salir de allí. No hay nada, si salgo de la espiral todo termina, finaliza el dolor, mi vida vuelve y termina. Todo en un mismo acto. Baja el telón.
¿Qué hago? . Otra vez Sísifo es el referente de mi vida. En vez de cargar piedras, cargo dolor que se alivia al llegar a la montaña , pero inmediatamente debo volver a cargar. Y así ¿hasta cuándo? ... Pues hasta que el cuerpo se canse, o hasta que para mí ya no valga la pena seguir luchando.
Supongo que todo este pesimismo nace de haber hecho más ejercicio, estoy cansada del dolor y de muchas otras cosas. Pero aquí estamos, trasladando las piedras a la cima, he parado para reflexionar un poco ya que para eso creé este blog. Aquí se esconden los buenos y los malos pensamientos de esta jodida existencia que me ha tocado por azar de la biología. Lo suelto todo aquí, respiro muy fuerte, miro y sólo estoy yo, en mí montaña, con mí carga de dolor y esas otras cosas. En la niebla que rodea esta montaña tan centrada en el Ego, percibo ciertos rostros que me miran,  me quieren, animan y dan felicidad a esta desconcertada vida. En ellos veo el deseo de ver el futuro de los seres que amamos, de impedir el dolor de los que dejaríamos atrás. Respiró fuerte, agarro esa mochila que parece que cada vez es más grande - aunque sé que por ahora es igual- y seguimos subiendo la montaña. Quizás Sisifo era un amargado y nunca entendió que subir la montaña ya era un premió en sí mismo, pues es la capacidad de lucha lo que hace grande el momento y la acción. Seguiremos subiendo montañas, capeando tormentas en barcos, pasando desiertos , batallando en mil guerras cotidianas... y allí seguiré, subiendo y bajando, no importa cuánto, no importa cómo, ... Solo importa el dónde : ¡ donde estén los que quiero¡
"Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable"


domingo, 24 de julio de 2016

El DOLOR DE LA IMAGINACIÓN

Una entrada más sobre este constante dolor de espalda. Tan contenta yo con mis ejercicios, que ya me veía ligera y casi podía vislumbrar un posible actuación en los cercanos Juegos Olímpicos. Pero nada,  hoy me he levantado lisiada y por tanto del sillón a la cama. 
Es curioso que desde mi sillón sentada puedas encontrar gente que tiene diversas vivencias, que lleva sus penas respecto a esta enfermedad de mil maneras. Y hay gente que todo lo tiene, y llora por nada. Supongo que hay una lección que pocos pasamos y es ese abismo de los desconocido,  de la consciencia de nuestra eternidad. Lloramos y nos quejamos por tonterías, cuando la vida pasa rápidamente, y si te fijas, ella puede aliviar tus penas, calmar tus llantos, secar tus lágrimas... pero solo miramos nuestro dolor, metemos nuestra cabeza entre las rodillas y pensamos que más allá de nuestros ojos cerrados no hay nada y por tanto para qué vivir. Pues por vivir, para comprender que no estamos solos, que nuestro dolor no es único, ni siquiera es especial...es solo dolor que al igual que viene se va. Pues, si el tiempo sosiega el dolor de la muerte de quienes queremos, qué hará con un dolor temporal muchas veces creado por nuestra propia imaginación. 
El mundo está gritando de dolor, y nos clavamos una astilla y queremos morir. Quizás habrá que aumentarles el nivel del dolor para que comprendan lo que es sufrir, o simplemente contextualizar su dolor y pensar que la vida es un paquete completo que nos ha tocado por azar, y por tanto aceptemos e intentemos cambiar lo que no nos gusta en la medida que podamos. A veces no podemos cambiar, por lo tanto, cojamos el paquete y vivamos, también  lloremos, pero lo imprescindible,  pues hay que seguir viviendo.
Un día más de dolor, pero qué bien lo llevo¡ ( por lo meno hoy). Mañana saldrá el sol, que sé que es vida, pero me tiene enclaustrada. Seguiré, si mi espalda me lo permite,  mejorar mi dolorido cuerpo, y prepararme para el que espero sea un buen fin de semana de relax. Pues si, voy a salir a un hotel, tumbarme en la piscina y leer. Lo mismo que hago cada día, pero con agua, la sierra, el aire fresco del campo...esperemos tranquilamente y vivamos el día a día .

viernes, 22 de julio de 2016

DIA DE EJERCICIOS

Sabéis a veces es cansado sonreír, hacer bromas, reírme de mí enfermedad, de mis dolores, ser irónica con todo. Sí, es muy difícil, y te preguntas el por qué actuó de esta manera, ¿si lo hago con cierta artificialidad?, ¿si es una manera de enmascarar un sufrimiento interior?, infinitas preguntas, pero cuando pienso en las respuestas es que soy así, es mi carácter, mi personalidad, soy así y me alegro.
Naturalmente que tengo mis bajones que siempre están en relación al dolor y las incapacidades físicas, pero incluso eso, creo, puedo superar.
Hoy cada pocos capítulos de los varios libros que leo a la vez ( lectora compulsiva) hago una serie de ejercicios para fortalecer la musculatura de la columna vertebral en la zona dorsal dónde está la metástasis, o mejor dicho dónde estaba pero que la acción de la quimio ha dañado definitivamente la zona. Llevo dos dias y he visto cierta mejoría. Me asuste el otro día cuando me di cuenta de la poca fortaleza física, por lo que he tomado las riendas de mi cuerpo. Sé que tengo una mente fuerte, he aceptado mi situación, vivo en el presente y ahora le toca a mí querido y deteriorado cuerpo. Iremos día a día, y claro dentro de dos semanas vendrá otra sesión y un bajón. Jajaja. Esto es la pescadilla que se muerde la cola. Bueno pues empezaremos otra vez. ¡Hasta el infinito y más allá!
Por suerte, el fin de semana que viene me iré a un hotel rural en la sierra. Descansaré en el silencio, leeré ( ¡qué raro!), pero sobre todo desconectaré de todo esto, y cogeré fuerzas
para la siguiente sesión.
Un día más, tranquilo, haciendo ejercicio, leyendo, la vida rutinaria que es mi vida y por eso la amo y me hace feliz. Mañana saldrá el sol, y seguiremos fortaleciendo mi cuerpo y manteniendo mi espíritu tan alto y luminoso como el astro radiante. Seguimos adelante, viviendo el presente.

miércoles, 20 de julio de 2016

¡OTRA VEZ EL CUERPO!

He salido a darle una vuelta a la Missy, la gata de mi hermana, y regar las flores. Ayer salí por la mañana, y pensé que hoy pues la cosa iría mejor. Pero no ha sido así. Cuando he llegado a mi casa, he sentido que nada en mi volvería a ser mínimamente como antes. Nada, todo ha cambiado, y no puedo con mi cuerpo. Literalmente estoy cada vez más incapacitada y siento lentamente como voy degenerándome. Mientras me duchaba, pensaba que sería de mi vida, rápidamente los pensamientos empezaron a volar a velocidad de la luz. Y mi futuro era... bueno mejor dejarlo.
Me he sentado sin apenas poder desplazarme a mi rincón, que parece ser el lugar donde contemplaré la vida de los otros a través de las ventanas. Al ponerme a escribir, he pensado que todavía no hace ni una semana desde que me dí la última quimio, y por tanto lo que tenía eran los efectos. Es verdad que mi cuerpo no responde pero también es verdad que prácticamente estoy en período de efectos de los medicamentos. Además me lesioné la espalda, en fin, rápidamente sitúe cada cosa en su contexto y vi que mi situación es coyuntural. Dentro de unos días, puede que no vaya a correr ningún maratón pero seguro que puedo salir al centro, ir a pequeñas compras...todo es posible y con tesón y con una gran fe en mí misma puedo conseguirlo. Ahora apenas puedo mover ni una pestaña, dar al teclado del iPad con la neuropatia y los efectos es doloroso, pero siempre digo que el dolor es controlable en cierto grado por la mente.
Lo bueno de todo, es que posiblemente dormiré de un tirón y profundamente. Los días pasan y no puedo quedarme parada, mi vida sigue.
Un día más , un pequeño bajón por este cuerpo que me hace sufrir y me incapacita para hacer muchas cosas. Pero está mi mente, mi espíritu que vuela y me saca de mi carcel corporal. Mañana saldrá el sol, intentare un ejercicio suave, en pequeñas dosis , fortalecer unos músculos. El verano viene mal, cuando pase el calor, todo puede ir a mejor. No hagamos planes! Vivamos el presente, el momento. Estoy dolorida y muy cansada pero acaso eso hace diferente el resto de mis días. La vida es una constante lucha, aceptar las circunstancias, adaptarte es vivir y poder ser feliz. No espero nada , la vida es ya lo que se me dá cada día. Sigamos avanzando

martes, 19 de julio de 2016

UN DÍA TRANQUILO

Hoy la mañana se levantó fresca y húmeda por la lluvia. Me levanté rápidamente ( bueno rápidamente para mí es una percepción mía, pues la lentitud de mis movimientos son como una película a cámara lenta), y salí a dar un paseo por el parque, e incluso utiliza las ruedas esas que ponen para las personas mayores para el movimiento de brazos. Sí, de personas mayores, pues esos son mis movimientos, y mi cuerpo no representa la edad que tengo. 
Estoy intentando mejorar, pero es que el tiempo no ayuda. Cuando el tiempo mejora estoy con los efectos de la quimio, en fin un círculo vicioso del que es difícil salir. Pero saldré, no me queda más remedio, y es lo único que puedo hacer.
Paseando por el parque, poca gente había, el sonido de las cigarras preparando con su canto la terrible tarde que estaba por venir, me sentí libre, sana. Qué sensación más maravillosa. Pero son sensaciones, las olemos, las vivimos en ese instante y las dejamos pasar como un suspiro. Nos centramos en el presente, en el instante y seguimos caminando. Hasta caminar puede ser un buen ejercicio para la mente, tranquilizar el espíritu con la respiración y el sentir los pies posarse en la tierra. Eso es vivir, y saber que se puede compaginar esta enfermedad con una realidad adaptada a mis circunstancias. 
Ahora no estoy dibujando , no sé, será una fase, tendré que encontrarme más centrada. Todavía estoy pasando por el shock y mi cuerpo está agarrotado muscularmente. Por eso debemos fortalecer el cuerpo, seguir meditando, y experimentar esta nueva vida como un cambio. 
Un día más, que aunque bochornoso me ha permitido salir por la mañana. No podemos luchar con la situación meteorológica pues tendré que aceptar lo que venga, y posiblemente tendré que salir cuando caiga la noche. 
Mañana saldrá el sol, y esperare su luz porque me da vida, pues cuando cada día que me despierto sigo viva, con achaques, pero viva. Y los achaques, pues quizás puedan ir a menos...¿quién sabe? Seguimos adelante , sonriendo a la vida, viviendo el presente.

domingo, 17 de julio de 2016

LO ÍNTIMO Y LO AJENO

"Porque los seres humanos somos así, vivimos entre extremos, entre orillas infinitamente alejadas" 
La mujer justa de Sándor Márai
Ya lo,dije ayer, hoy podría ser un buen día (🎼 plantéatelo así ...), y más o menos la tormenta paso y todo volvió a la normalidad . Un dolor aquí y otro dolor allá , pero en mi caso es como que la noche da paso al día, inevitable y "esperable". Estoy leyendo un libro que me está llegando ( bueno al ser lectora compulsiva leo tres o cuatro a la vez), me hace reflexionar sobre muchas cosas. Y entre las muchas reflexiones a las que me lleva este libro es respecto a nuestro dolor individual puesto en relación a un dolor colectivo. La mujer protagonista del relato, está  obsesionada por conseguir o reencontrar el amor de su marido en un contexto histórico donde el sufrimiento está presente, el mundo conocido por esas personas va desapareciendo. Ella se pregunta por qué su dolor es tan importante cuando afuera hay tanto sufrimiento y el mundo que conoce se está desvaneciendo bajo sus pies, y a pesar de todo eso, su único dolor es tan importante que lo nubla todo, y es sencillamente no tener el amor de su marido.
De igual manera estos días, como casi siempre, y en vista de lo que sucede ahí afuera en el mundo, me preguntó el valor de mi dolor. A veces me da vergüenza quejarme, ante el sufrimiento tan grande. Otra veces actúa el egoísmo del enfermo que encuentra en su enfermedad el núcleo fundamental de sus existencia.
La cuestión es encontrar un equilibrio. Sé lo que ha ocurrido, no he ido más allá de las noticias superficiales, y en cierta manera situó mí dolor en un contexto, que sin pretender disminuye su importancia. Por eso siempre hablo de que en nuestra situación la empatía debe ser a pequeñas dosis, pues de tal manera aumentamos a el sufrimiento individual e íntimo, el dolor colectivo, ese que nos nace como seres que pertenecen a un mundo injusto, o debería nacernos. Esa siempre ha sido mi condición, y quizás por eso debo quitar toda noticia de mi mente. Pero siempre he de tener presente que este mundo es doloroso, y que hay más allá de mi mundo un sufrimiento mayor y sin posibilidad de alivio.
Pero nada evita que suframos y nos sintamos solos e incomprendidos ( excepto por aquellos que pasan por la misma situación ). Siempre tengo en mi mente a mi amigo Félix, era mi amigo de la infancia pero desde los 18 años perdió los dos riñónes y estuvo sometido a diálisis semanalmente. Murió hace unos años, por complicaciones en un transplante de riñón que por fin había conseguido (tenía un difícil grupo sanguíneo ). Nadie podría entender esa existencia semanal de ir y cambiarte la sangre . Las complicaciones que en todos esos años tuvo . Ese vivir sólo lo conoce quién está en esa cotidianidad de enfermo de diálisis, que debe ser dura y difícil. Pues igual ocurre a quién pasa por esto, aún en todas sus variantes, porque las hay. Tenemos un dolor común pero también diferenciado según las circunstancias.
Un día más, tranquilo, caluroso, pero lejos de negros pensamientos y preguntas sin respuesta. Mañana saldrá el sol, será una semana dura y calurosa por lo que saldré a la calle al llegar la noche como los vampiros sedientos de sangre la única diferencia es que yo estaré sedienta de vida social. Seguimos adelante viviendo el presente . Es la única vía para ser feliz.

sábado, 16 de julio de 2016

POST QUIMIOTERAPIA

Hoy estoy cansada. La pregunta sería ¿Cuándo no?. Hoy tengo la respuesta: NUNCA.  Es así como me siento hoy, que esto es un infinito, que mi vida será así hasta que todo termine ¿Hasta cuándo?. El dolor en verdad no existe, es una impresión de nuestras neuronas respecto a un fallo en cualquier parte de nuestro cuerpo que genera una respuesta neuronal inmediata. Es algo muy racional, y es verdad que se puede llegar a controlar el dolor, he llegado a conseguirlo en determinado nivel... pero cuando estás cansada el cerebro es incapaz de serenar mi espíritu, para poder así calmar en cierta medida el dolor. Quizás esa sea la respuesta a  la montaña rusa de emociones y dolores con la que vivimos. 
Como otras veces he dicho, a veces una piensa  sí esta lucha vale la pena. Es algo que todos y todas los que tenemos esta enfermedad pasamos, en algún momento del tratamiento ( incluso los que tiene altos índices de curación, que no es mi caso). Es la cuestion que surge generalmente tras la quimio,  si pasar esto tiene algún sentido ¿para qué si el final es el mismo?. Que no se tergiversen mis palabras, pues, sin intención, se ha planteado que no quiero curarme, sin entender que mi enfermedad en mi estadío no tiene curación (por ahora) y que aceptar mi enfermedad no es sinónimo de abandono. Lo que abunda es el hartazgo de vivir en un cuerpo que sufre constantemente. Sé que es efecto de la quimio, pero si esta es indefinida, como ser humano me pregunto la capacidad de resistencia de ese espíritu. Son preguntas normales, evidentes y que por un casual, aparecen tras las dosis periódica de quimioterapia. De otra manera estaría comentando o haciendo una entrada sobre otras cuestiones. El cerebro es sabio, pero también es ciertamente jodido, te hace olvidarte en cada período lo que pasas y sufres porque dentro de tres días mi vida volverá a ser feliz y maravillosa, y gozaré de todo lo que logra mi mente y mi espíritu por el duro trabajo que hago diariamente. Hoy no lo he hecho, quizás esa sea la razón de mi bajón anímico, pero  al que también tengo derecho.
Un día más, tipico de los efectos de la quimioterapia. Mañana saldrá el sol, y puede que sí, o puede que no, me sentiré distinta, más fuerte y con ganas de luchar . Todo es posible, por eso la cuestión es vivir el presente. Visto lo que ocurre en el mundo, sólo lo que tenemos en este momento nos pertenece. Lo demás está en manos del destino, del azar, de un loco...disfrutad el momento y sed felices ahora. El mañana lo esperamos pero todavía no es nuestro. 

jueves, 14 de julio de 2016

LA PUERTA ROJA

Hoy dejo paso a el ¡Oh destino cruel!, y nos damos de choque con la realidad cotidiana...bueno la mía, que es bien diferente al del resto. Se puede llegar a ser muy melodramática- siempre lo he sido - pero la realidad es tan dura, que ser melodramática lo volvería artificioso y poco creíble.
La realidad es tan,  no sé qué palabra podría definirla, tan...¡real¡. El olor del hospital que a veces ves descrito en un libro, el sonido, las imágenes, escenas,...ningún arte puede captar la esencia de lo que allí se vive, porque todo es tan mecánico, electrónico, metódico, rutinario. Puedes tener la sensación de estar en la cola del paro, arreglando un papel en la ventanilla de la administración, esperando la consulta en el Centro de Salud por un catarro fruto de los típicos cambios de ambientes que sufrimos en estos días de calor. Pero cuando entras tras la puerta roja - ¿porqué pondrán el color rojo a todas esas puertas que indican que traspasarlas te encontrarás con un peligro? - la realidad se llena de historias y vidas que tienen en común la supervivencia, la lucha por la vida y el miedo a la muerte.
Aunque no se vea, ni se nombre, ni se piense ( bueno creo que esto sí), la idea de la muerte vive tras esa puerta roja. Todos y todas salimos de allí para no volver. Lo que nos diferencia es que unos no vuelven porque logran superar la enfermedad y otros por...pues por eso. Y en medio estamos los otros y otras, los que cruzan muchas veces esa puerta, indefinidamente como yo,  y que viven en esa incertidumbre de no estar con los que se van por curarse, ni  los... buenos los otros. Si tengo suerte, esa puerta se trasladará, cambiará de color, será automática... y allí estaré traspasando constantemente esa puerta , hasta que llegue lo inevitable no a causa de mi enfermedad sino a causa del paso inexorable del tiempo y la llegada de la vejez. Todo es posible, porque la ciencia avanza, y además hay una premisa muy fundamental y que da mucha seguridad que es la famosa frase  ¡"Virgencita, Virgencita que me quede como estoy!. No, es broma, lo que le ocurra a mi cuerpo puede ser tan inevitable como es nuestro ADN. La ciencia y la investigación en la única que puede transformar ese ADN ( en realidad mi tratamiento actualmente actúa sobre la epidermis de la célula ), y pueda decir en un futuro que puedo curarme. Pero pensar eso es perder el tiempo. Vivir es mi tiempo. Y mi tiempo es para disfrutar con la vida . Y todo eso ocurre allí tras la puerta roja y aunque cuando entres 
ya no sales, mi nueva forma de ver la vida ha roto el tiempo y el espacio que representa esa puerta roja. Soy feliz porque vivo al día y ninguna puerta sea roja, verde, amarilla...o de cualquier color puede cerrarse a las enormes ganas de luchar, disfrutar, amar, cambiar ... ninguna puerta podrá.
Un día más de quimioterapia, como siempre, igual. Es bueno, aprendo el camino de la aceptación.
Mañana saldrá el sol, y aquí estaré en vez de abrir una puerta, abriré ventanas para que entre la luz radiante que me da fuerzas para disfrutar de la maravillosa vida que es simplemente vivir.

martes, 12 de julio de 2016

¡OH CRUEL DESTINO!

Bueno, yo creo que la vida es una completa broma, o que el destino juega conmigo de manera cruel. Estoy feliz, me he quitado el peso angustioso de pensar que me venía una catástrofe, a veces tenía ese pequeño cosquilleo imaginario de que esto iba para largo. Bueno todo maravilloso, nubes de azúcar, besos de algodón...."chorradas de la tía Carlota". Hoy estoy paralizada prácticamente de mitad de cintura para arriba, especialmente en el lado izquierdo . Y yo digo ¿lloro o río? . Voy a reír. Hay técnicas de risoterapia, creo que todavía no hay de lloroterapia ( aunque creo que a veces necesitaríamos mucho de esta última) . Desde hace tiempo tenía molestias en la espalda, que se agudizaron con la angustiosa espera de las pruebas. Con la noticia de que por ahora la cosa estaba parada, senti un alivio muscular. ¡Estupendo! veía una posible recuperación física. Todo era posible, incluso mi vuelta al trabajo. 
Pero nada y ¡Oh destino cruel! me levanto con una torticolis de caballo ( no sé cómo la sufrirán los caballos pero en mi son horrorosas), que ha ido aumentando, y lo peor es que ha incidido en mi lado izquierdo y como cual Cuasimodo erecto me muevo . Ahora bien, el médico me ha mandado calor, es decir una mantita eléctrica en un día con más de 40 grados. Para más INRI, la garganta la tengo muy seca y delicada por lo que he decidido no poner el aire acondicionado hasta que pase la quimioterapia de este jueves. Imaginaos el insoportable calor, dolor y olor de la crema analgésica. Está bien cogido pues tengo una inflamación en la zona donde tengo la metastasis dorsal. No pienso en nada malo, solo que los músculos son malignos y se quieren adaptar a la malignidad de mis huesos.  Lo positivo, o negativo, es que me han puesto ese tratamiento que me deja feliz e " indocumentada" ( por quien no lo sabe era el título de un libro que rondaba en mi casa cuando era pequeña , no sé si llegue a leerlo).  
No, está entrada no es fruto de los efectos de los mismos. Es solo el efecto hartible de una vida de subes y bajas, de arriba y abajo ( me encantaba esta serie), mi montaña rusa . Pero esto es así y debemos aceptarlo. Para qué voy a ir llorando y quejándome por las esquinas del cruel destino que me ha dado la vida ( aunque bien pudiera haberme dado una vida de lujos y placeres, jajaja). En fin feliz, dolorida, acalorada, y esperando que la cosa mejore mientras tanto a disfrutar de lo que tengo. 
Bueno un día más , doloroso y caluroso, como siempre no es novedad. Me ha venido mi nuevo iPhone, una fruslería que me alegra, y un nuevo libro que me alegra de igual manera. Mañana el sol saldrá, espero que me busque y me de un calor suave y un aliento de vida enorme, pues amo la vida más que a mí nuevo IPhone jajajaj. Quizás hay personas que no entiendan esta manera de aceptar esta situación, como dando la idea de que consideró inevitable que mi vida ya esté acabada. Al contrario, la grandeza y la lucha se demuestra aceptando y viviendo la vida con alegría. Mi Cancer ya no tiene curación y es lo que he aceptado. Mi cuerpo se lo dejo a los médicos, mi mente es mía y la lleno de alegría, o de lloronas cuando quiera. Ojalá viviera cientos de años, pero eso no le pasará a nadie. Me conformo con levantarme mañana y contemplar el Sol y decir Gracias por la Vida .

domingo, 10 de julio de 2016

DIA CALUROSO

Otro día caluroso, y por tanto esa intención de mejorar mi forma física queda apartado. Me he puesto la meta de levantarme mañana temprano y dar un paseo  y tomar un poco el sol. Sigo estando cansada, siento dolor pero a veces tengo la sensación agradable pero efímera de que ya estoy casi curada. Es curioso, si ante veía mi vida recortarse en el tiempo, ahora me he creado la idea de que la vida larga es posible.
Eso es un error, no por tener esperanzas, nunca se ha de perder pues es el alimento del alma, sino que rompe todo en lo que he trabajado, y es lo que me permite vivir mi vida y mi enfermedad en cada momento, con una esperanza constantemente instantánea y continua. Los proyectos de futuro son solo proyectos, los podemos dejar en la mente aparcados, como cuando nos decimos tengo que cómprame tal o cual cosa pero sin una necesidad perentoria. Puedo tener proyectos , como listas sin obligación pero si debo vivir el presente de una manera total, pues sino estoy perdiendo el maravilloso tiempo que es la vida.
Las cosas, aunque nos lo digamos muchas veces, las tenemos que hacer una a una. Tranquilamente, sosegadamente, no por correr acapararemos más de la vida. Vivir lentamente el tiempo es respirar y sentir el aroma de cada instante, de cada momento que vivimos. Diríamos que me estoy tomando una vacaciones de mi trabajo diario. El tiempo de relax terminó, pues puedo crearme expectativas que llevan a la frustración, y mi vida debe estar encaminada a vivir feliz en cada momento.
Un día más, seguimos y vivimos. Debemos ir sosegando el alma y respirando lentamente . Atencion Plena, vivir cada segundo y contemplarlo. Mañana saldrá el sol y seguirá iluminando mi alma y dándome fuerzas para seguir adelante, la guerra es indefinida, pero al igual que las fuerzas que me empujan a seguir adelante. Seguimos felices minuto a minuto.


sábado, 9 de julio de 2016

TRAS LA BUENA NUEVA

Ayer no hice ninguna entrada por la única razón es que estaba muy cansada. Tenía muchos sentimientos, incluso contradictorios pues seguimos en la batalla, pero era incapaz de expresar nada. Es sencillamente lo que ocurre tras vivir un hecho traumático, cuando se calma tu cuerpo y mente, y te das  cuenta de lo vivido. Tu mente y tu cuerpo reaccionan, y además de cansancio había una cierta cuestión de ¿Y ahora que?
Ahora, debo como recolocarme, pues la alegría que viene después de sentir que venía la avalancha encima y que solo paso una leve brisa, no quita que debemos seguir caminando, luchando y creciendo. Por otra parte, también me merezco este periodo de felicidad, y a veces, muy pocas, he tenido la sensación de que todo estaba terminado. Será como la felicidad, que siente muchas mujeres tras pasados cinco años, su doctor o doctora, le dice que está dada de alta, que seguiran las revisiones pero muy espaciadas en el tiempo. Curioso, en verdad no sé qué ocurre tras esos cinco años, no llegue a ese momento, ni llegare. Lo positivo es que siempre estaré bajo la lupa de las revisiones y pruebas, aunque claro, ya nada es lo mismo.
Estoy muy feliz, nunca, en verdad,  he dejado de estar feliz en este periodo, por ello mi cuerpo ha sufrido el dolor que no sentía mi alma. Estamos unidos, cuerpo y mente, por mucho que haya escrito la felicidad de volar con mi mente a pesar de tener un cuerpo enfermo. Por eso igual que en cada entrada hasta ahora he agradecido la fuerza de mi espíritu, cuando me dieron el resultado de que todo seguía igual e incluso alguna lesión había mejorado, di gracias a este cuerpo que también lucha por sobrevivir, de seguir, aunque ya no sea el de antes. 
La doctora me ha indicado que volver a trabajar en mis condiciones ya no podrá ser. Eso será un tema que ahora y hasta que llegue el momento no voy a tocar, para mí el trabajo es un valor en sí. Estoy cambiando mi escala de valores, el tiempo está ya poniendo al trabajo en el lugar que le corresponde, por lo que pasaremos página y retomaremos el tema cuando corresponda.
Me estoy permitiendo hacer pequeños proyectos pero el primero es adquirir cierta calidad de vida. Mi cuerpo se ha visto muy influenciado por esta espera angustiosa, y el dolor es una constante además de ciertas incapacidades físicas que han sobrevenido. Lo bueno es que en parte tienen remedio, y andar, nadar, tomar el sol me puede venir bien. Lo negativo es que estamos en verano, pero ya iremos viendo que se puede hacer.
Un día más. El día ha pasado tranquilamente, sigo cansada y quizás todavía cierto shock ante lo vivido y asimilo las cosas. Pero debo poner los pies en la tierra. He ganado una gran batalla, la he ganado con fuerza, luchando por mantener mi mente alejada de las circunstancias en las que estaba viviendo. La práctica del mindfullnes me ha ayudado mucho. Por tanto seguiremos caminando por ese camino, haciendo un poco de ejercicio físico y como cada día en mis actividades de lectura, bricolage, pintura... siempre activa mentalmente. Intentaremos darle un poco de actividad al cuerpo.
Mañana saldrá el sol, bien lo sabemos, pero aunque me tenga encerrada sé que este maravillos astro es el que da vida a este sufrido y hermoso planeta, al igual que a mi sufrido cuerpo y mi hermosa alma. Si mi hermosa alma, porque me ayuda cada día a vivir y seguir y sonreír . Mi hermosa alma seguirá mañana.


Siempre habréis notado que hay muchas faltas sintácticas y de tildes, y cada vez hasta que me adquiera un ordenador seguiran. Trabajar en un iPad con neuropatia, sin sensibilidad y el autocorrectormes pero que muy difícil , además escribir en blogger en una tableta complica la cosa. Cuando tenga mi ordenador podéis criticar con gusto todos lo errores que haga, jajajaja. Un beso

jueves, 7 de julio de 2016

SISIFO

Segun la mitología griega Sisifo fue castigado por su astucia por Hermes a cargar sobre su espalda una piedra por una montaña inclinada hasta alcanzar la cima, pero antes de llegar la piedra caía y debía volver a empezar. Hoy me he sentido, o mejor dicho durante mucho tiempo me he sentido Sisifo, subiendo una piedra de dolor y sufrimiento, de angustia y desesperacion, y como todo lo que relaciona a este mundo, volvía a caer y esa piedra siempre estaba sobre mis espaldas.
Creo que esta enfermedad a veces es esa piedra, que llevamos cuesta arriba, y esperamos alcanzar la cumbre con la esperanza de dejar atrás lo vivido. En mi caso, deberé cargar siempre la piedra y subir indefinidamente la inclinada montaña . Hoy mi peso se ha aliviado, quizás siempre llevaré esta carga indefinida pero el peso de la misma no depende de la materia de la piedra, sino de la fuerza de mi mente en seguir subiendo ese camino inclinado.
A diferencia de Sisifo, no me siento castigada, sino sólo señalada por un cruel destino, pero al dudar del destino creo que es lo que me ha tocado vivir, simplemente por el hecho biológico de tener un oncogen activado a diferencia de la mayoría. Mi castigo es el de todos, como seres biológicos sufrimos el avance del tiempo y la acción inevitable de la naturaleza. Como siempre digo desde que nacemos empezamos a morir. La diferencia es la mente, o el espíritu o el alma, mi consciencia de lo que soy. Es la que me permite cambiar la materia de la piedra, transformándola en un material liviano. Seguiremos subiendo la montaña, pero es mi espíritu, el que sale del "castigo " biológico y me permite vivir sin ser Sisifo, solo siendo Olivia. Seguimos adelante . Hemos ganado otra batalla. Esperemos que la siguiente tarde en llegar en mucho tiempo.
Hoy no salió el sol, pero el aferro mi espíritu, y me ha librado de el cruel peso de la amarga espera. Hoy no ha salido el sol  pero me ha dejado libre.
Mañana este o no este mi brillante astro, sé que su luz que da vida sigue dándome más oportunidades. Gracias a la vida que me ha dado tanto...y me sigue dando. Seguimos creciendo, ser frente hacer. ¡Qué bello es vivir¡


miércoles, 6 de julio de 2016

LA ESPERA

"Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción "
Samuel Johnson
Larga ha sido la espera, difícil la frustración constante de la esperanza intermitentemente perdida, angustioso los pensamientos irracionales que preparaban ilusoriamente la escena dantesca de los momentos que me quedaban por vivir. No hay más horror que esperar lo impensable, el miedo atávico a dejar de existir y ser. Irracional pero realidad. Quizás este todo por venir, pero el tiempo aunque no alivia el sufrimiento a lo desconocido, da sosiego al espíritu para calmar el ansía, hacer desaparecer historias inventadas y no vividas, y entender que la vida es lo que es. Y si el destino ha señalado con su dedo mi vida, la aceptación es el único paso. Todo se nos escapa de las manos, apenas controlamos ya nuestra vida, para que perder el tiempo, sea lo que sea, allí estaré , porque nunca he dejado de ser yo.
Si esta enfermedad me ha enseñado la belleza de la Vida, este tiempo de espera ha sido un cúmulo de conocimientos de cómo he vivido este angustioso paso por el desierto. He pasado por todos los estados de ánimos posibles, de la felicidad suprema, a la profundidad del abismo con el pensamiento puesto de si este largo caminar por el desierto valía la pena. Soy consciente que pase lo que pase, todo esto volverá a repetirse. Pero la lección habrá dejado huella, pues los golpes dejan heridas, que a su vez nos recuerdan las batallas que vivimos .
Pensaba empezar a escribir mañana, pasará lo que pasará, pero la esperanza nace hoy. La fuerza que tengo es mía hoy y mañana. El aprender a vivir el ahora, el ser por encima del hacer, ha sido una experiencia maravillosa, y por tanto mañana será solo un Ahora más de mi devenir por esta terrible enfermedad. Amo la vida y quisiera hacer muchas cosas que ya no hago. Viajar , montar en bicicleta, correr, bailar... quisiera muchas cosas, pero todos queremos algo más de lo que tenemos. Soy feliz y tengo miedo, ¿incongruente? . No sólo soy un ser humano que se enfrenta a una situación angustiosa, como ahora mismo, en este instante muchos lo hacen.
Amo la vida por encima de todas las cosas. Como siempre digo la que está hecha de detalles de pequeñas teselas que hacen el maravilloso mosaico de lo que somos, con sus sombra y sus luces. Amo la vida y la seguiré amando, y al amar la lucha es infinita.
Mañana saldrá el sol, y allí estaré esperando su luz, llenando  mi esencia y mi ser de esperanza, de amor, en esta existencia físicamente dolorosa y mentalmente cruel. Pero yo soy Olivia, sé quién soy y no tengo duda de que seguiré luchando por lo que creo, por lo que soy. Mañana saldrá el sol y abrazare su luz . Seguimos adelante . Un abrazo a todos y a todas, soy feliz.