miércoles, 22 de junio de 2016

UN TIEMPO DE REFLEXION

 Durante un tiempo voy a dejar de escribir. Aunque he seguido un cambio de vida y de nueva actitud a las circunstancias que rodean mi vida, creo que voy a parar. Este espacio, es una especie de grito silencioso que guarda mi corazón más profundo. El día lo dedico a la atención plena, a trabajr mi mente, a trabajar en mis cosas y a la meditación. Mañana voy a mi sesión de quimio, es la última hasta ver los nuevos resultados. Quiero quedarme en silencio, en el silencio que me da ser solo consciente de mi. Solo yo, sin nada desnuda en mi esencia. Pero al escribir cada noche aunque sea un ejercicio terapéutico saco a relucir cosas que es mejor por ahora dejar dentro, muy dentro. Después me liberaré. Ahora solo necesito el silencio de mi alma y mi espíritu. Mi fortaleza está en mi y eso se que es difícil de perder, pero a veces el alma necesita crea un espacio alejado de todo para escucharse a sí misma.
Mañana mi siguiente sesión. Vivo el ahora. Solo eso. Soy feliz. No soy dueña de mi futuro. Seguiremos reflexionando cuando el espíritu descanse y serene su ánimo más profundo. Sed felices cada día. Un día más, con mucho trabajo, creciendo en la consciencia.

lunes, 20 de junio de 2016

UN TRANQUILO DÍA

Para avanzar necesitas conocer el camino pero,también ser consciente de cómo vas a recorrer ese camino, cuáles son las circunstancias que te envuelven antes de empezar a andar. E incluso si ya has dado los pasos,  es necesario mirar atrás y dentro de uno mismo para asegurarnos que vamos con todo el equipaje. El equipaje es todo y no podemos engañarnos a nosotros mismos, ignorando lo que nos ocurre o envolviéndolo en un velo de "posibilidad". 
Sé cuál es mi equipaje, las posibilidades que pueden venir con el, la carga es dura y quizás aumente el peso, o quizás no. Puede ocurrir que mi camino sea corto. Todo es posible pero debo ser consciente de que mi situación es mala. Otra cosa es que sabiendo esto, cambiemos nuestra actitud ante lo que nos ocurre. La vida para mí es el momento. Soy Consciente de lo que vivo en cada momento. Lo que hay antes o después está, pero eso son hechos colaterales que no deben confundir en ningún momento  el ser . Vive cada minuto como sea el último. Es un dicho que se dice muchas veces pero hasta ahora no he comprendido lo que significa, y lo mejor es que trabajo cada día para vivir en esa filosofía.
Hoy ha sido otro día tranquilo, con dolor, ya forma parte de mi. Pero he dado un paseo, he recibido un libro de regalo, he conversado de cosas que me gusta. Después me he venido abajo, el cuerpo falla cada vez más, pero cuando descanso me recupero y sigo trabajando. Dentro de unos días mi sobrina viene a pasar unos días conmigo y su habitación que no la había terminado todavía, pues ahí estoy pintando una mesa de noche, poniéndole mosquiteras, cuadros, haciéndola bonita y agradable. Cuando me canso leo y medito. Tranquilidad y sosiego. Seguimos adelante y soy feliz en pequeñas dosis.
Un día más tranquilo, caluroso y muy trabajado. Mañana saldrá el sol y seguiremos trabajando y descansando. Poco a poco voy descubriendo aquellas cosas que me gustan y que si se diera el caso de no volver a trabajar pues determinarían mi distracción y naturalmente me ayudarían a permanecer activa. Estoy bien y soy feliz .

domingo, 19 de junio de 2016

UN DÍA MARAVILLOSO

Bueno ayer no hice entrada porque la verdad es que estuve en casa de mi hermana hasta medianoche en la azotea, comiendo y charlando con amigos. Me había pasado toda la mañana en la cama pues la medicación para el dolor me afectó muy negativamente. Después de dormir mis  cuatro horas de siesta ( normal debido a las pastillas), me levanté y decidí, primero dejar la medicación ( vivir atontada no es una opción ) y segundo empezar a restablecer en la medida que pueda mi vida normal.
Por tanto después de una buena noche, esta mañana cogi mi coche después de más de un año sin conducir y me fui con mi sobrina a dar un paseo. Todo fue muy tranquilo, sin nerviosismo, disfrutando del momento, atención plena mientras conducía. Llegué al Parque del Alamillo y a pesar del calor, me di un buen paseo y disfrute tranquilamente. Mi vida era normal, porque siempre es normal. Otra cosa es cómo nosotros la convertimos en diferente. Terminado el paseo volvimos a casa.
Mañana tengo el proyector de buscar en librerías de segunda mano un ejemplar de un libro. Sigue el dolor pero también sigue mi vida.
Cada vez entiendo esto de la atención plena, de ser consciente en cada momento de lo que hacemos. Parece una tontería pero eso no lo solemos hacer . Por eso digo que he visto la luz porque vivo al momento, al instante. En definitiva lo único que hago es vivir. Mi vida ha cambiado y sé que es así por pequeñas cosas que ocurren , o cómo reaccionó ante determinadas cosas cuando antes mi reacción era otra. He cambiado, vivo, me encuentro bien mentalmente . El dolor es sigue pero sólo es un eco de mi existencia, lo escucho , está ahí pero lo veo lejos. Cuando se acerque más tomare medidas mientras ¡Viva la Vida!
Un día mas maravilloso, me he puesto ha prueba y la he pasado. Mañana saldrá el sol y allí estaré, disfrutare con lo que haga no importa lo que sea. Sino sale una cosa saldrá otra, yo solo tengo que Ser y Vivir.


viernes, 17 de junio de 2016

OTRA VEZ EL DOLOR

Hoy ha vuelto el dolor en un punto concreto de la espalda. Es punzante e incisivo por lo que debo volver a tomar esa medicación que me deja en un estado de extasis teresiano. No voy a negar que cierto pensamiento negro y nefasto ha aparecido frecuentemente a medida que veía como se desarrollaba ese dolor. Lo curioso es que ese pensamiento negro sólo me ha producido una leve inquietud de lo que pudiera ser. Decirlo en voz alta es que creo que se ha extendido la metástasis en la columna, o también por la característica del dolor pudiera ser también en el pulmón. Decirlo en voz alta supone que no sea ninguna de las dos cosas ¿Por qué? Porque las dos veces que he tenido problemas con esta enfermedad, cuando fui diagnosticada como con la recidiva, ninguna de la dos veces me pasó por el pensamiento que fuera algo malo. Lo pensaba algunas veces pero lo veía como un cierto ataque de hipocondría. Ahora me creo esos negros pensamientos, pero a diferencia de las otra veces tengo las armas necesarias. Primero que pensar en lo que ocurre ahora sin saber lo que es es perder el tiempo, y segundo que vivo ahora de una manera consciente y por tanto me centro en lo que hago y alejo los pensamientos o , a veces, asumo esos pensamientos como algo mío. El pensar no es la metastasis, por tanto no pasa nada. No tengo miedo porque el miedo es  a algo concreto y ahora son solo ideas.
Un día más, con dolor pero sin perder el tiempo de seguir trabajando y creciendo. Mañana será otro día, maravilloso porque estaré toda drogadita y pasare de todo. El sol será hermoso y andare como medio zombi, pero no pasa nada seguiré siendo feliz ( incluso más)

jueves, 16 de junio de 2016

BUENOS DÍAS MEDIANOCHE

Buenas días, Medianoche.
Vengo a casa.
El día se cansó de mí.
¿Cómo podría yo cansarme de él?
La Luz del Sol era un lugar placentero.
Yo quería quedarme,
pero el Día ya no me quiere.
Así que, ¡buenas noches, Día!
Emily Dickinson
Otra poesía de mi querida poetisa me allana el camino a la entrada de esta noche. Siempre termino con la esperanza del Sol de la Mañana, mis raíces que se hunden en la tierra y expresan siempre el deseo del futuro. Pero durante el día trabajo constantemente el presente, aferrándome al momento mismo en el que estoy y soy, como si no hubiera un mañana. Por eso me encanta esta poesía, expresa lo que siento, la seguridad del Día, la pereza de la Noche " yo quería quedarme pero el Día ya no me quiere". La noche me resulta tediosa, es un espacio vacío, es como un tiempo perdido. No hago nada y como ahora mi mente trabaja incansablemente durante el día buscando solo el sosiego en la meditación , la noche es un paréntesis en el que no soy.
Pero por mucha meditación y trabajo, por mucho deseo de vivir el presente, permanece en mí el deseo más innato del ser humano, que siempre exista el mañana. Así al igual que la poeta digo ¡Buenos días Medianoche!. En el presente ya está el futuro y en la noche ya está mi presente del día siguiente.
Quienes me conozcan pudieran pensar que la enfermedad ya me está afectando al cerebro. Pues estad tranquilos soy cada día más feliz, la paciencia, la calma, aparecen en la medida de cómo van despareciendo la tensión, la irratibilidad, la impaciencia, la soberbia ... soy feliz y además mejoro como persona ¡Bienvenida la locura!
No niego que aparecen leves pensamientos negativos cuando siento determinado dolor que a pesar del tiempo no se calma, pero rápidamente pienso en positivo y también en la medida de que hasta que no estén los resultados no vale la pena perder el tiempo. La vida es maravillosa y hay que vivirla, el sufrimiento me quita tiempo y empequeñece mi mente a la que necesito para todas las cosas en las que estoy metida.
Un día más, creciendo y cambiando. Siempre con ideas en la cabeza, proyectos, pero siempre siendo en cada momento. Mañana volverá el sol, y yo le recibiré alegre porque sigo contemplando su Luz. Buenos días medianoche ya está aquí mi mañana. Otro día más.

miércoles, 15 de junio de 2016

PINTANDO UN MUEBLE

"Pasamos la mayor parte de nuestra vida sumidos en la acción, haciendo cosas y pasando rápidamente de una a otra, o bien haciendo malabarismos para hacer varias cosas diferentes a la vez"
Esta frase me he hecho meditar hoy. Estoy haciendo últimamente muchas cosas a la vez. Quizás eso es buena señal, o una manera de huir de mis pensamientos. No lo sé, tendría otra vez que reflexionar sobre ello. Y de nuevo volvería a hacer más cosas.
Restauro cuadros que colocaré en mi nueva casa, pinto un antiguo mueble, leo libros, preparo mi blog sobre libros, mantengo mi página de Facebook...bueno una cosa tras otra. Cada una diferente y ¿qué saco con ello? Que la mente este entretenida porque sí, no es una opción. Antes podía ser pero ahora he cambiado, mi mente ha cambiado y todo lo que hago debe tener un sentido. No hablo de un sentido más allá de pintar un mueble, porque por mucho que lo intente no hay nada filosófico que pudiera sacar de ello, posiblemente podría buscar la  necesidad del hombre de construir algo que nos ata a nuestras acciones más primitivas. Pero pintar un mueble es sólo eso, pintar un mueble. Y ahí está la cuestión, ese es el cambio que se ha producido en mí. Cuando hago algo me convierto en un ser que hace, que es consciente de la acción misma. Estoy yo y mi objeto, en ese caso mi mueble. Aunque haga múltiples cosas, hago cada una de ellas y me hago consciente del momento en el que estoy realizando esa acción. ¿qué me aporta? Me aporta presente y me da estabilidad. Mi pensamiento se dedica a lo que hago, vivo estrictamente el momento, y al final estoy constantemente unida a mi yo. Si, sé que esto es muy zen, pero es lo que me da la felicidad en dosis, de manera continua, la que me permite seguir adelante, la que sabe que aunque esté enferma estoy viva cada momento. He cambiado y esos negros nubarrones dan paso, como hace el verano, a un cielo azul limpio de nubes negras.
Ahora cuando el paso de los días, la espera de resultados de pruebas, podría hacer más daño a mi espíritu, donde el reloj está marcando mi destino, yo estoy pintando un mueble. Yo no hago cuenta atrás, seguramente algo en mi interior lo haga, pero por ahora mantengo el equilibrio. Sé perfectamente cuándo es el momento de la cita,  que supondrá un antes y un después. Eso lo digo ahora. Durante el día mi yo hace muchas cosas, y se dedica a construir, a equilibrar a crecer. He cambiado y espero que dure ocurra lo que ocurra. Seguimos adelante . 
Un día más, me levante cansada supongo por el cambio de temperatura pero he ido mejorando. Compaginó labores que necesitan más fortaleza física con las que sólo necesito mi mente para llevarlas a cabo. Mientras descanso y medito. Cada día aparecen los beneficios. 
Mañana saldrá el sol, y seguiré pintando mi mueble y mi yo seguirá viviendo en plenitud

martes, 14 de junio de 2016

ARCILLA

He leído esta mañana algo que me ha llevado a reflexionar. Dicen que nuestro pasado es la arcilla sobre la que vamos moldeándonos con el tiempo. Lo curioso es que nuestro presente es la arcilla sobre la que moldeamos nuestro futuro. En definitiva siempre estamos hechos de materia básica, siempre nos estamos construyendo y deconstruyendo. Todo este tiempo de pensamiento, cada vez está produciendo un cambio en mi. Es lento y progresivo. Sé que se siguen sucediendo las montañas rusas y las incertidumbres, pero cada día consigo más control de mi existencia espiritual. La corporal puedo ir trabajándolo, ir modelandola lentamente, pero al final apenas tengo influencia en ella. O eso creo, porque a medida que crezco espiritualmente, cada vez tengo mayor conciencia de que mi cuerpo está intrínsecamente unido y por tanto todo lo que está beneficiando a mi alma, está beneficiando a mi cuerpo.
Aunque intento tranquilizarme constantemente, caigo cada día, especialmente cuando tiene que ver con las incapacidades e imperfecciones físicas. Hoy he trabajado en otra mosquiteras, y he restaurado dos cuadros. Pues eso que antes me resultaba fácil, que las ideas me surgían rápidamente, ha sido un desastre. He medido mal, se me ha derramado la pintura en el suelo y en mi cuerpo ( y era de disolvente). Un desastre, y me he sentido deprimida porque me di cuenta de que ya no soy la que era y por mucho que lo trabaje me sigue constando trabajo. Tengo falta de coordinación, de equilibrio, y me cuesta hacer dos o tres cosas a la vez. Le echaré la culpa a los años, y dejare mi enfermedad para lo imprescindible. Pero, si miro en mi corazón es triste ver cómo se va lentamente la que fui.
Pero bueno en contrapartida, está naciendo una nueva yo. Más fuerte, más capacitada, quizás no para correr un maratón, pero sí para superar lo que venga. Tengo más calma, aunque a veces me salga la fierecilla que he sido, soy un poco más zen ( me acuerdo lo reticente que he sido a todo lo espiritual y espureo). Estoy cambiando, y es un cambio positivo y eso es algo que a pesar de mis imperfecciones físicas debo agradecer porque estoy moldeando una arcilla presente que hará en un futuro un mejor yo. Bueno seguiremos en el presente, así trabajamos la arcilla constantemente. Es lo que importa.
Un día más, caluroso y trabajoso. Me he dado cuenta de que estoy cambiando, se van algunas cosas y aparecen otras nuevas. Es el proceso.
Mañana saldrá el sol, es mi futuro, es mi arcilla modelada del ahora. Mañana seguiremos
trabajándola.

lunes, 13 de junio de 2016

VIDA Y MUERTE

Hoy es una entrada difícil, simplemente porque el tema es complicado en mi situación y en cualquier situación de la vida. Hablo de la muerte. El tema tabú, lo innombrable, lo que está presente en cualquier subconsciente y  sólo se nos hace visible cuando nos toca de cerca,  o algún acontecimiento nos la acerca  y se presenta, así ella con toda su grandeza. 
No sé quién dijo aquello de que morimos desde que nacemos. Es una pura y simple realidad biológica. Lo combatimos con el olvido, el canto del amor a la vida y la esperanza de una inmortalidad futura. Pero nadie va a escapar de la muerte. Algunos pueblos culturalmente la transforman en la cotidianidad de su existencia y la muerte se les vuelve tan real y llena como la vida. Pero nosotros no somos esos pueblos y cambiar esto en un mundo donde prima por encima de todo la vida exprimida hasta el más absoluto gozo, la juventud, la belleza; la muerte se nos presenta vieja, fea y caduca. 
Por tanto nuestra existencia tiene que estar encaminada al presente. El pasado son los múltiples caminos tomados que nos han llevado hasta el ahora;  la experiencia vivida que nos ha llevado a una persona real que vive en el presente. Más allá del ahora mismo no hay nada. El pasado se fue, por muy maravilloso que haya sido; tenemos sus recuerdos, guardamos en nosotros lo que la experiencia nos ha dado, pero ahora y siempre somos el presente no hay nada más. Tendremos añoranza, tendremos sueños pero sólo  vivimos el ahora. Podemos pensar en la inmortalidad como un ancla inmutable, pero todavía no la tenemos, seguimos siendo él ahora. Y es ahora donde somos, caminamos y seguimos viviendo. Comprender esto nos llevará a crecer por lo que somos, a captar la esencia de nosotros y de lo que nos rodea. Da igual el camino en el que estemos, seamos religiosos o no, ahora es cuando nos comunicamos, ahora es cuando crecemos, y ahora es cuando vivimos.
Esta enfermedad me puede dar un dolor de espalda, problemas intestinales, falta de energía, incapacidad para mover el brazo como anteriormente lo hacía, sequedad y molestias  en la boca; pero todo eso ocurre ahora, y es ahora cuando puedo ponerles remedios. No podemos dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Podemos tener intenciones futuras pero no dejarnos llevar, y por tanto trabajar constantemente el presente.
Tener esta enfermedad te da una constante idea de la muerte pero ¿para qué? A esos muchachos y 
muchachas que disfrutaban en Orlando, nada les importaba la muerte, ni la enfermedad, posiblemente sus problemas serían otros que en estas circunstancias podrían parecernos insustanciales, o quizás superables, o no sé, no importa...vivían su vida y su juventud les llenaba de sueños y futuros ahora ya imposibles de cumplirse. Por tanto yo estoy aquí, hoy, leyendo, trabajando y arreglando mi biblioteca, y pienso que estoy viva y me apeno por el sufrimiento de los que ni siquiera han tenido la oportunidad de realizar algún sueño que yo he realizado, ni siquiera llegar a mi edad, ni de vivir una vida, como la mía, que podríamos llamar sencilla e insustancial a los ojos de muchos. Pero es vida y en la vida estoy. 
Hoy es un día más, mi vida sigue. Vivo el ahora y pienso esencialmente en lo que hago cada momento. El mañana vendrá, y estaré ahí esperando, ese es mi sueño, ese es siempre mi futuro. Algo tan pequeño y tan grande a la vez. 


domingo, 12 de junio de 2016

DOMINGO

Es un día apático. Se junta el calor y el domingo. El domingo es un día que siempre crea cierta melancolía, sea en verano o en invierno. Por la mañana o por la tarde , las calles más vacías, menos ajetreo de gente. Todos se mueven con parsimonia como si quisieran alargar el momento, aunque por dentro pensaran los tristes que son los domingos, los cortos que se nos hacen. Todo se hace lentamente para que no termine. Quizás sea el día más incongruente de la semana. Desde siempre se nos enseña que es un día de alegría, de vestir bien, de comer lo que no se come el resto de la semana. Pero en el fondo el domingo nos molesta, nos recuerda lo que siempre viene después. Yo me encuentro en un constante domingo, siempre me da esa melancolía, de algo que ha de venir pero nunca viene. La espera de la rutina, que no la encuentro. Incongruente no, bueno como todo lo que me ocurre. Lo sabio es vivir con esa incongruencia, y como todo ser humano es algo que sabemos hacer muy bien.
Es bueno que no tenga mucho que contar, quizás, esa quietud en todo lo que me ocurre sea un camino más dulce a todo lo que me espera. Quizás la ignorancia también sea una bendición. Estoy leyendo un libro maravilloso " Tu no eres como las otras madres" , más que leer lo estoy bebiendo. No tiene nada que ver con mi vida pero de toda lectura siempre saco una reflexión . La protagonista es una mujer que vivió en los locos años 20, exprimiendo la vida, todo era vivir, casi sin pensar. Disfrutaba del momento, del amor, de la pasión, vivía para vivir. Es una historial real contada por la propia hija, y nos hace ver como su madre siendo judía, fue totalmente inconsciente a la llegada de Hitler al poder, no lo quería ver,  o lo vio pero le era más importante vivir como lo estaba haciendo hasta ese momento. Para la experiencia de vida que tenía, algo como aquello que sucedía en su Alemania natal no tenía por qué tocarle o le era indiferente. Todavía me queda por leer, pero me hace pensar en esa irreflexion de la vida. Y me pregunto si ¿soy irreflexiva al no pensar y ser , totalmente ignorante a lo que estar por venir o no, en mi vida? No lo sé. Seguiré viviendo, como el personaje. Sabiendo en la época que vivió no creo que el destino que le espera sea muy halagüeño. Pero en mi caso, no estoy siendo irreflexiva,  se  lo que ocurre, pero debo vivir. Los acontecimientos si han de venir vendrán y se tomarán las decisiones que sean pertinentes. Ahora solo queda pues vivir dentro de mis posibilidades y mis herramientas. Ellas me permiten ser felices, porque como siempre digo la felicidad no es un concepto absoluto  sino que es la suma de las pequeñas felicidades de cada día
Un día más, caluroso. Mañana saldrá el sol, e intentaré ir rompiendo la monotonía de los último dias , supeditados  al dolor. Ahora estoy libre y debo dejarme ir. Solo pienso en pasarlo bien y disfrutar.
Vivir, lo que ocurra ahora, es lo que importa, lo de mañana , por ahora, no es de mi incumbencia.

sábado, 11 de junio de 2016

CALMA

Día tranquilo, relajado, fresco... he disfrutado de la mañana. Ha venido una amiga, hemos comido, me he echado una siesta y he seguido leyendo mis libros. La calma ha inundado mi alma, nada me ha importunado, ni siquiera esa imposibilidad de hacer determinados movimientos, la falta de coordinación, la poca agilidad de mis manos. Ha pasado todo tranquilamente, nada me ha alterado. Me he sentido mejor físicamente. Estoy contenta. Y la voz interna está en silencio. No hay nada más. Eso es lo que llena todo, no ocurre nada, para mí sucede todo. La incongruencia de esta montaña rusa. El coche está parado ni sube ni baja, solo hay calma, y espero que no sea como el dicho de que la calma precede a la tormenta.
Por eso, hoy ha sido un día más, lleno de nada, maravilloso y rico en mi yo , porque todo lo consigo tranquilizando y meditando, aceptando y transformándome. Mañana saldrá de nuevo el sol, y mi alma seguirá esperando su calma.

viernes, 10 de junio de 2016

MEJORANDO

El tiempo incide profundamente en el estado de ánimo de cada persona. Pero sin duda alguna el calor,     se manifiesta de manera más contundente en nuestras acciones y emociones. Por tanto, si queremos romper con la rutina del día, de quedar encerrados en nuestras casas, hasta que llegue el anochecer, debemos aprovechar la mañana. Salir y dar un paseo, tranquilamente, buscando la sombra es el ejercicio necesario para mejorar la musculatura, la fuerza, y por tanto mejorar la estabilidad de la espalda. Eso es lo que quiero, otra cosa es que se lleve a cabo. Intentarlo lo voy a hacer. El verano me viene muy bien a los huesos pero por contrapartida me mantiene en un enclaustramiento obligatorio, a no ser que quiera sufrir otro incidente de los muchos que ya llevo encima. Sé que no me gusta hacer planes pues todos tienden a venirse abajo, pero me lo voy a tomar como pequeños pasos. Este verano me he propuesto dedicarme a fortalecer mi cuerpo. La mente ya la trabajo lo suficiente y creo que es hora de dar mimitos a este cuerpo "mutadito". 
Hoy me he sentido mucho mejor, demasiado pues me he dejado llevar por mi impulso y he seguido trabajando las dichosas mosquiteras que me dejaron muy tocada la espalda. He dejado de tomar la medicación, y he realizado las acciones normales de cada día. Me siento bien y creo que eso es importante. No se lo que ocurrirá en el interior de mi cuerpo pero me siento mentalmente fuerte y aunque tenga cierta debilidad siento mi cuerpo en mejores condiciones que los últimos días. Todo es esperanzador, positivo, y me da ánimos. Los marcadores siguen ahí, fijados en lo profundo del cerebro, aunque como maliciosos duendecillos asoman su cabecilla de vez en cuando diciendo ¡aquí estamo¡. Sé que seguís ahí, pero yo sigo aquí y soy más fuerte y más grande que vosotros. Así que hasta mañana porque hoy habéis aparecido dos veces y apenas os he echado cuenta.
Un día más, me siento mejor, vuelvo a coger el rumbo ¿hasta cuándo ? No importa, lo importante es seguir siempre adelante, crecer, desprenderse en la medida de lo posible de los pensamientos irracionales y crearnos emociones positivas y alentadoras. Mañana seguiré aquí, intentando poner en práctica lo anteriormente dicho. Seguimos adelante, creciendo, despojándonos de hojas muertas y dejando crecer en nuestras ramas nuevas flores llenas de belleza, esperanza e ilusión.

jueves, 9 de junio de 2016

CRECIENDO

La medicación ha hecho sus efectos, y hoy ha disminuido considerablemente el dolor. Eso me ha alegrado porque el alivio por la medicación implica que es consecuencia de las lesiones que ya tengo, por un mal movimiento, un sobresfuerzo , o lo que sea pero aleja la sombra de una recaída en esa zona.  Alejamos las creencias irracionales y creamos pensamientos positivos que a su vez dan paso a emociones fuertes y alejadas de negatividad y pesimismo.
Esta mañana aun con esfuerzo, y mareada ( no sé si por el dolor en la zona cervical o por el cóctel de medicamentos) me di un paseíllo antes de que apretara el sol. Gracias a mi buena compañera que se acercó a acompañarme en su tiempo de desayuno, aproveché para romper la tendencia de esta enfermedad a mirarse a sí misma constantemente. Hay que luchar contra eso. Mirar hacia afuera.
El verano es una época peligrosa, el día es caluroso, sales menos, estás más tiempo en casa y por tanto el esfuerzo mental debe ser mayor. Naturalmente el primer paso es entrenerse, encontrar uno o varios hobbys. La mente debe estar trabajando y cuando pare solo debe ser para hacer una reflexión del día, viendo lo bueno que nos ha pasado. Incluso cuando el día hay sido duro debemos pensar que nada ocurre eternamente, que ningún día es igual que otro. Siempre hay un mañana y seguro que es diferente al de hoy.
El esfuerzo cotidiano de crear pensamientos positivos cada vez da sus frutos más rápidamente. El tema de los marcadores está ahí, no se olvida, pero no está marcando mi día. Su presencia es más escasa, y eso es algo que me alegra. Me deja vivir, soñar, hacer planes, aunque siempre permanece en un segundo plano, pero eso es natural. Lo importante es que ese segundo plano no  maneje mi existencia.
Cada día soy más consciente, que a falta de poder mejorar físicamente mi cuerpo, he mejorado mi mente. Eso conlleva un crecimiento como persona. Se dice que a una determinada edad es difícil cambiar. Pues no, se puede cambiar a cualquier edad y en cualquier momento. Solo hay que querer y trabajar. He dejado muchas cosas atrás, y mi salud no es la única. He dejado muchos sentimientos negativos, envidias, celos, vivo más tranquila, ... quizás porque el valor que le das a las cosas es el justo y necesario. Hasta lo material se vuelve en un muy segundo plano. Es curioso cómo una enfermedad que muta las células modifica también tu forma de pensar.
Un día más, menos dolor y seguimos adelante. Mañana saldrá el sol, y su calor ( pero en su justa medida) llenarán de nuevo mi corazón, que sigue palpitando y viviendo. Dejaremos las preocupaciones, nos dejaremos fluir, seguiremos creciendo. "Mañana puede ser un gran día plantéatelo así...."

miércoles, 8 de junio de 2016

DROGADA

Me he llevado todo el día acostada, excepto el tiempo de ir al médico. El dolor de espalda me ha impedido dormir en toda la noche, por lo que he iniciado un tratamiento anteriormente prescrito por la doctora cuando se me diagnosticó la metastasis en la columna. El doctor me ha dicho que posiblemente el dolor venga a consecuencia de las lesiones que tengo en las vértebras dorsales, que aunque estén cicatrizadas pues provocan espasmos musculares. Bueno a lo que voy, que estoy bien drogada, tomando mi derivado de morfina, paracetamol y relajante muscular por un tubo. Tengo una cogorza pero sin beber ni un sorbito de vino. ¿Cómo me siento? Pues estupendamente relajada, tengo mi cama rodeada de libros que no leo porque me duermo y la tele que la escucho sin interés.
Esta tarde me veo muy mejorada, y creo que mañana podré dar una vueltita. No sé si será porque están haciendo su efecto o porque estoy bien drogada, lo importante es que me permite hasta hacer planes.
Hoy no han aparecido los temidos pensamientos, y por tanto las emociones se han limitado a los efectos de la medicación, es decir un día totalmente relajado. Aunque sea por las drogas me lo merezco, jajaja.
Un día más, relajado y drogado. Se avecina una noche calurosa pero nada he de temer porque dormiré como un tronco. Mañana será otro día, lo que venga vendrá, nada importa. Vivir el momento es lo importante.

martes, 7 de junio de 2016

UN DÍA CALUROSO

Estoy sentada en la terraza intentando sentir un poco de fresco que alivie esta tarde tan calurosa. Acabo de terminar de leer, y he decido escribir la entrada de hoy. He sentido cierta pereza, no por el hecho de escribir sino porque la reflexión iba a ser tan repetitiva como muchas de las que he hecho anteriormente.
El día ha transcurrido muy lentamente, como si se dejara llevar por la intensidad del calor. Otra vez, siguiendo siempre el tesón con el que he realizado algunas cosas ( otras las he dejado ir ), me he enfrascado con la mosquiteras. He vuelto a recortar los ángulos y aunque han salido algo descuadrado he podido colocarla en la ventana. A esta enfermedad se le dice que es un bicho, pero tengo una fobia extrema a uno de ellos que me es imposible siquiera escribir su nombre. Y con este calor y la luz de las farolas empiezan a incrementarse cada día. Esta noche dormiré más tranquila.
El esfuerzo me ha pasado factura aumentando el dolor dorsal en la espalda. He tomado calmantes, manta eléctrica ( junto al sopor que hacía ) , una ducha caliente con presión fuerte del agua y nada. Ahí sigue. 
Racionalizó que es una contractura , pero bien sabe quién sufre de esta enfermedad, que tendemos a buscar cualquier molestia en su origen. Por tanto, y teniendo en cuenta que sufro de metastasis en las dorsales, lo sumo a el asunto de los marcadores, y sale la ecuación perfecta de que se ha diseminado  por otras vértebras  de la columna. Es una tontería, pero son cosas que se piensan, simplemente porque pueden ser verdad. De tal manera que una persona sin esta enfermedad con un dolor de cabeza pensar que tiene un tumor cerebral es de hipocondríacos, en mi caso lo que pienso es una posibilidad tan  valida como quien tiene una diabetes y siente un mareo puede pensar que en una subida o bajada de azúcar. El trabajo consiste en decirme constantemente que ha sido una contractura producida por el peso de la maleta en el viaje, unido a la quimioterapia que produce dolores musculares y óseos, pueden ser por múltiples causas. Por ejemplo dedicarme a hacer mosquiteras para las ventanas.
 Naturalmente a medida que pasa el día y el dolor no se va, este ejercicio mental de hablar conmigo mismo no dándole importancia a dicho dolor, es casi constante. También podría decirme que el calor ablanda el cerebro y solo hago elucubraciones sin sentido. Me quedaré con esta última opción. Bien se sabe que el calor nos vuelve apáticos, abatidos, sin fuerza... que se puede esperar de los pensamientos que surgen en estas condiciones ¡pura basura¡.
Un día más, caluroso, trabajoso, doloroso e irracionalmente pensativo. Mañana saldrá el sol, y solo espero que me de su luz, creo que la esperanza del calor la dejaré para días más frescos. Mañana seguiré pensando en todo lo que hago, los pequeños proyectos, las lecturas interesantes, y reflexionaré como cambiar estos pensamientos negativos que surgen. Debemos ir siempre trabajando la mente, desprenderse de lo negativo. El crecimiento nunca termina. 

lunes, 6 de junio de 2016

IRASCIBLE

Hoy es un día raro. A medida que ha avanzado el día,  he sentido en mi interior una intranquilidad, que me ha llevado a estar irascible, ofuscada e irritable. A su vez cada vez que he tenido estos sentimientos he intentado encausarlos a través de la respiración profunda, de una lectura atenta, y de laboriosidad compulsiva. De nada ha servido. Cada vez que respiraba intentando meditar me venían a la mente problemas rutinarios. Si pasaba a leer un libro, tras leer diez veces el mismo párrafo he pensado que era mejor dejarlo. Y entonces decido hacer unas mosquiteras para las ventanas. Si así, a lo grande. Corto madera, hago los ángulos, grapo las correspondientes maderas y al final no caben en la ventana. Por lo tanto me enfado, me siento agotada por el esfuerzo, y rápidamente pienso que estoy perdiendo la habilidad para lo que anteriormente se me daba con facilidad. Frustración . Y ¿por qué?
Es verdad que a veces me han venido los pensamientos sobre los malditos marcadores. Es curioso cómo la imaginación nos lleva a las zonas más oscura, y aparecen negros pensamientos de forma sibilina, suavemente; aparecen mientras haces la cama, te atas los zapatos, te miras en el espejo, te agarran siempre de imprevisto.  Son como flashes de situaciones que no existen pero aparecen claramente en tu mente con gran realismo. Rapidamente, los elimino de mi mente, es algo que he perfeccionado ahora, fruto del trabajo diario. Pero, es curioso cómo trabaja la mente y el subconsciente, no se rinden y se transforman en sentimientos hacia cosa triviales. Te enfadas por una factura, te frustras por una sencilla herida, te enfadas por cualquier cosa . Simplemente es él subconsciente que esconde en lo más profundo de mí, lo que verdaderamente siento. No exteriorizó los miedos, están bien escondidos, solo saco a relucir su sombras funestas. Es un simple análisis freudiano.
Es por ello que siempre digo que el trabajo es duro y constante, cada día debes ir quitándote capas, cargas, esa ira que nace del subsconciente, las ansiedades, las angustias . Hacer consciente todo esto me sirve para seguir trabajando en mi misma, esa constante búsqueda de la esencia. Sé que todo es muy Zen pero es el único camino para tranquilizar el espíritu, vivir al día y con aceptación . Seguiremos trabajando.
Un día más, difícil, y a todo lo anterior sumarle los efectos de la quimio, que producen molestias musculares y dolores en la espalda, aunque he de decir que cada vez siento menos sus efectos ( quizás fruto de ese trabajo interior). Mañana saldrá el sol, fuerte y vigoroso, espero que su calor calme mi ira, me de serenidad y sosiego ; y haga de mi subconsciente un consciente asertivo.

domingo, 5 de junio de 2016

HOJAS MUERTAS

Hace una tarde calurosa, estoy recostada en mi sillón  sintiendo un liguero aire que refresca la inminente migraña que aparecerá dentro de poco. Siempre he teñido migraña, desde los 14 años más o menos. He tenido una convivencia difícil, pero he podido realizar todo lo que he querido con ella. Al compararla con mi enfermedad actual debo decir que es agradecida, pues siempre avisa a través de sus luminosos haz de luces el correspondiente y terrible dolor de cabeza. Antes aquello me parecía insufrible, ahora es tan relativo el dolor. Hasta el dolor tiene su medida en función de lo padecido. Sonrío al pensar en todo aquello.
Hoy he salido a comer con un amigo de mis días de Universidad, nos hemos reencontrado y es gratificante compartir experiencias. Experiencias basadas en el crecimiento como persona, por lo que somos, no vale en nosotros lo típico de estos encuentros la medida de logros profesionales  del estatus  conseguido.
En contrapartida, con esta enfermedad, he dejado muchas hojas muertas por el camino. Antes de todo esto tenía unos amigos, con los que viajaba, salía , hablábamos, lo pasábamos bien preparando el siguiente viaje, la siguiente salida. Durante mi primer encuentro con el Cancer , estuvieron a mi lado, pero al final cada uno siguió su camino, es lo natural. En esta dura recaída, todos han desaparecido, alguna ha tenido una llamada, otras ni eso. No hay ninguna presencia, ninguna llamada. Pero en contrapartida han surgido amistades de siempre, ánimos de amigos lejanos, de otro tiempo, y amigos de ahora. No necesito una presencia continua, sólo me basta una llamada de ánimo, un café de entretenimiento... es verdad esa frase tan manida de que en los momentos difíciles descubres verdaderamente quienes son tus amigos. Yo lo he descubierto y agradezco ese conocimiento.
Pero lo importante es no juzgar, ni guardar rencor. Ahora no hay nada, lo pase bien en aquellos momentos, fui feliz, viaje, me reí ... pero eso es el pasado. Son hojas muertas, y están allí junto a todo lo que me voy desprendiendo, dejando en mi únicamente lo esencial de lo que soy. No podemos seguir adelante si seguimos llevando mochilas prescindibles, el peso debe ser liviano, para seguir caminando, luchando y creciendo.
Soy feliz por todo eso, porque es una enfermedad que me está enseñando a ser mejor persona, y aunque constantemente me lleve a un remolino de sensaciones contrapuestas y funestos miedos, cada día aprendo que estoy por encima de ella.
Un día más, ha sido un día feliz y profundo, de lo que me gustan (aunque nunca hago asco a un día de diversión desenfrenada), pero es un día en el que se te revelan muchas cosas, y eso es maravilloso.
Mañana saldrá el sol, potente, radiante, caluroso y estaré ahí para sentirlo y contemplar la esplendorosa luz del verano sabiendo que la vida es un don hecho de sencillez y de pequeños detalles. Bueno ya han terminado los haz luminosos con sus variadas formas que dan paso al dolor. El cuerpo a veces es incomprensible. Pero aquí estoy intentando conocerlo, y eso es lo importante.

sábado, 4 de junio de 2016

SALUD

"El Agua se aprende por la Sed
La Tierra por los océanos entrelazados
El Extasis por la Agonía
La Paz se revela por la Batalla
El Amor, por el recuerdos de los que se fueron
Los Pájaros por la Nieve" E. D
La poetisa nos releva lo obvio del conocimiento humano. Aprendemos de la vida por la carencia, por la necesidad; la sabiduría nace del conocimiento de un contrario, de lo que nos falta, de lo que ansiamos porque ya lo hemos vivido. Cuando cae la incesante lluvia añoramos el cálido sol, y en el tórrido y seco verano deseamos el frescor húmedo de la lluvia. De tal manera que el Hombre nunca se haya satisfecho, siempre está anhelando lo que no tiene, y al tenerlo añora la sensación que le daba su carencia.
En la enfermedad añoras la salud. Así de fácil. Añoras un tiempo en el que eras diferente, deseabas más porque tenias menos, dinero, trabajo, prestigio, ... siempre se desea algo. Ahora es diferente, solo deseas salud, con el resto de tu vida estás conforme. Tienes una familia que te quiere, amigos que están junto a ti, vives cómodamente ... aprecias lo que verdaderamente tiene de valor la vida, lo que siempre ha sido importante ¿qué más se puede desear? Salud.
Pero si no hay Salud, no debemos quedarnos parados, quietos y callados,  esperándola, porque no llegará.  Debemos encontrar otro tipo de salud, que no sea carencia de enfermedad. Cada día trabajo para curar mi alma, aceptar, no dejarme llevar, liberar la mente de los efectos nocivos de la frustración y el desengaño. Eso es salud. Quizás añore un cuerpo fuerte, que no se canse, ; quizás añore levantarme un día sin dolor, pero cuando me levanto y me siento animada, fuerte que puedo con esto, me alegro y entonces tengo una enfermedad en mi cuerpo pero no en mi alma. De cualquier lectura aprendo, de cualquier dibujo disfrutó, y del amor de los que me quieren me reconforta. Eso es salud. Siempre repito que es un trabajo constante y duro, pero tiene más satisfacciones que muchas de las cosas anteriormente conseguidas. La Vida es un logro constante, un trabajo infinito, la vida es apreciar lo que se tiene. Yo aprecio la vida, lo que tengo, y lo que carezco lo construyó, por eso la mente es ilimitada.
Un día más, tranquilamente disfrutando de la lectura, haciendo leves planes para entretener mi mente y que no salga a recorrer tenebrosos caminos que no llevan a ninguna parte. Mañana saldrá el sol, mi sol, el que espero cada día que me dé fuerza mental para seguir trabajando y enriqueciendo mi vida, esa vida que tanto amo, esa vida que vivo.

viernes, 3 de junio de 2016

EL DÍA PASÓ EN SILENCIO

Hoy ha sido un día normal. Me he levantado, he dado un paseo y de vuelta a mi casa e intentar entretenerme. Hoy he buscado tener un día normal, y a veces lo he conseguido y otra no. Pero esa es mi vida, la incertidumbre es la marca de la casa. Me han venido de manera intermitente negros pensamientos, pero rápidamente he tranquilizado mi espíritu, he serenado mi alma, y los nubarrones han dado paso a la luz.
Esta tarde estoy muy cansada, el viaje, el tratamiento de ayer y la noticia de los marcadores, me han dejado agotada y dolorida. Aunque mi mente siga libre está atada a este cuerpo que amo porque es lo que también soy, pero me agota su fragilidad. Apenas he tenido pensamientos, he buscado la nada. Mañana será otro día y buscaré el ser y la vida.
Un día más, al fin y al cabo es lo único importante. Mañana será otro día, dejemos paso a la noche, busquemos el silencio, calmemos el alma y descansemos en la esperanza.

jueves, 2 de junio de 2016

SOY RESILIENTE

Hoy he sufrido un duro golpe. Quizás el hecho de haber vivido en esa burbuja alejada de mi realidad diaria, de recordar esa otra vida posible, sentirme normal...nunca nada es igual siempre es un nuevo día. Hoy allí sola recibiendo la noticia de que los marcadores tumorales por primera vez desde que tengo Cancer han subido, han roto ese equilibrio tan duramente trabajado. Me he roto, porque quizás todavía estaba en la burbuja y seguía allí viviendo mi vida normal, olvidando que todo mi existencia es una montaña rusa, un castillo de naipes , una carrera de obstáculos. Me he roto, y la soledad mientras arreglaba los papeles de las múltiples pruebas a las que me voy a someter, el cambio de animo de la doctora al decirle mi interés de volver al trabajo ( hace poco me animó a volver ), el perderme en esos pasillos, mientras mi mente corría velozmente por las sentimientos más oscuros del espíritu, mis ojos nublados por los negros pensamientos... si, me rompí y estaba sola. No pude y caí en el dolor más profundo.
Pero cuando salí afuera del hospital, no me quería dejar llevar por la angustia. Llame y recibí consuelo. Deje de sentirme sola, y poco a poco reconsidere toda la situación. Racionalice a la vez que contextualizaba el momento. Me dije poco a poco, de qué sirve crear e imaginar situaciones inexistentes y quizás improbables. Y si fueran probables por qué he de perder ese tiempo con dolor y sufrimiento, debo vivir el momento que tengo.
Soy autoconsciente de mi fortaleza de espíritu, y me dije que ese dolor momentáneo daría paso a una aceptación, de que todo el trabajo de introspección y crecimiento interior daría sus frutos. Y con ello también vendría un crecimiento mayor. Esta es mi vida y seguiremos adelante. La aceptación y la capacidad de ver en lo que me ocurre algo positivo es el trabajo que realizó. Hoy quizás sus frutos no estén claros, pero poco a poco mi alma se ha ido tranquilizando, me he dado cuenta que no puedo perder el tiempo con vanos y funestos pensamientos. Estoy aquí y ahora y eso es lo importante. Hoy ha sido un día duro pero me he dado cuenta de todo lo que he crecido como persona. Que seguiré luchando, viviendo esta vida, no tengo otra. Es lo que hay y debo aceptarlo con serenidad, aprender de lo que vivo, y sobretodo vivir el momento. No hay nada más .
Un día más, más duro que otros, pero bueno, aquí estamos luchando y sobretodo viviendo. Mañana saldrá el sol de un nuevo día, y estaré recibiendo su luz , seguiré creciendo, viviendo, amando, riendo, llorando...todo me es dado y me pertenece pues esta es mi vida. Soy resiliente, eso me hace ser una persona diferente , quizás mis marcadores cambien, pero yo soy mejor que ellos.

miércoles, 1 de junio de 2016

LA VIDA SIEMPRE SIGUE

"No es que morir nos duela tanto.
Es vivir lo que más nos duele"
ED
Mi tiempo se paró. Viví otra vida. Olvidé lo que soy. Ahora vuelvo, esa es la Vida.
Dicen que vivimos en una burbuja, que estamos inmersas en una espiral de dolor, sufrimiento, médicos, depresiones, ánimos...una larga lista de sentimientos contradictorios. La cotidianidad de la vida no es velada por la realidad de una lucha contra unas fuerzas de las que no tenemos control. Solo vivimos dejándonos ir, somos como hojas que lleva la corriente del río.
Pero es dura la lucha de ir contracorriente, sortear las obstáculos y vivir libremente. Durante unos días, he roto la monotonía, he salido del cascarón  y me he encontrado con el mundo. Al final lo que descubres que esos momentos extraordinarios, esa vida que es tan normal para la mayoría es mi burbuja temporal.
Mi vida ya no es una burbuja, el proceso de aceptación determina construir un nuevo camino de existencia, mis días de subidas y bajadas, de hospitales, pinchazos y cansancios, es mi cotidianidad. Y sabéis la acepto. He tenido mi tiempo alejado de mi espiral interminable de lucha contra la enfermedad, he disfrutado de espectáculos, comidas y reencuentros con amigos, salir de paseo,  hablar... y cuando todo ha terminado tranquilamente he preparado mis documentos sanitarios para pasar un día bien completo mañana en el hospital. Todo vuelve a la normalidad. Sigue el proceso de transformación interna y es en estos cambios bruscos de existencia cotidiana cuando te das cuentas que se está produciendo ese cambio interior. El proceso está resultando.
He disfrutado de cada momento, pero siempre soy consciente de que mi vida es otra, es una vida de construcción de que haga lo que haga ya estoy por encima de frustraciones. Todo ha sido gratificante pero también es gratificante volver mañana a una lucha que mantiene mi vida. Debo acoger lo bueno y lo malo, porque la vida es eso. Y disfrutar de lo que haga día a día. Tanto lo que hice los días anteriores, como lo que hago ahora y lo que haré mañana.
Mañana tengo consulta y quimio, nada es controlable. Tanto en lo extraordinario como en lo ordinario hay que dejarse llevar por el río de la vida. Sentir el frescor del agua y la brisa del viento, y disfrutar de la belleza del paisaje que recorremos.
Un día más, mañana seguirá el proceso, mirare el sol y diré que sigo aquí, que puedo hacer muchas cosas, otras no pero qué importa. Importa vivir, y eso es difícil; y eso es un reto. ; y eso me hace feliz.