miércoles, 25 de mayo de 2016

LA VIDA SIGUE

Día agotador, señal de que algo está cambiando, pero siempre abierta a los imprevistos. Estos últimos vendrán aunque espero  que el periodo entre uno y otro sea más amplio que los que he sufrido.
Pero bueno, vayamos a lo positivo. He ido de un sitio a otro, he cogido varios autobuses. Me he dado cuenta con claridad de mis limitáciones físicas, de mi falta de coordinación y de la dificultad de movimiento , pero a medida que andaba y movía me resultaba menos trabajoso. Creo que si sigo así iré mejorando.. O no.
Hoy no me he parado mucho en mis reflexiones, no quiero perder ese tiempo de meditación, porque es de ahí donde he sacado la fuerza o mejor desde donde me he reencontrado conmigo misma y he ido depurando mi ser. Es el camino de la calma y de la aceptación. No hay otro.
Hablo a la gente de mi felicidad, de cómo mi vida es otra. Es difícil hacer entender que con un Cancer avanzado se puede ser más feliz que antes, pero ese es el camino, ese es el descubrimiento y es lo que te da fuerza para seguir adelante.
Me estoy reencontrándome con mucha gente, y es curioso, como al final la gente que se va quedando en mi vida es la esencial, de la misma manera que lo hace mi alma. Van desapareciendo las personas nocivas, aquellas que sin saber el porqué me dejaron de lado. Y aparecen personas que me acogen, me dan ánimo y sobretodo luz. Si,  hay un reencuentro también con las personas , las vez de otra manera y aprecias lo que antes era invisible a los ojos. Actuó con lo que soy, y descubres más en el otro. Es un camino maravilloso. Tan incrédula de todo este mundo de introspección y cuando te entregas a el, te salva la vida. La vida siempre entendida por el momento, el instante.
Un día más, maravilloso, caminado veo la gente pasar, cada uno con su existencia, es la vida que sigue, ocurre en cada momento. He ido al hospital y he visto amor de padres con sus hijos, de hijos con sus padres, ha sido hermoso. Donde hay sufrimiento podemos ver muchas cosas, todas las facetas están allí, es un lugar más de nuestra vida. La vida sigue ocurriendo. Y yo sigo viviendo y doy gracias,  y mañana saldrá el sol y esperare seguir creciendo y viviendo en este mundo con sus luces y sus sombras, pero al fin y al cabo ...Vivir

martes, 24 de mayo de 2016

UN DÍA PLENO

Estoy muy cansada, pero que muy cansada, y estoy feliz. Es un cansancio que nace del quehacer diario, trabajar, pasear, leer,  charlar con amigos, y no de esa falta de energía tan ligada al tratamiento.
Ha sido un día, en la que vives constantemente el momento, y pasas al siguiente sin crearte expectativas. Una cosa lleva a la otra y al final el día ha pasado, y has tenido un día normal , feliz y fructífero.
Hoy el tiempo en pasado, presente y futuro, han pasado por mi día, planteándome diferentes acciones y reflexiones. Y es curioso cómo la conclusión es siempre la misma, lo importante es fluir, vivir, ser feliz.
Esta mañana, he estado planificando,  sin presión y con la idea clara de vivir el momento, el viaje a Madrid. Salir de compras, la lista de la Feria del libro, la ropa que me he de llevar. Todo de manera relajada disfrutando no sólo de lo que me espera, sino con la ilusión de hacer esas simples cosas. El futuro se genera disfrutando de los elementos del presente. Así de tal manera, que si se diera el caso de que algo no pudiera suceder, apreciaríamos la ilusión con la que hemos hecho las cosas.
Una conversación con una amiga de proceso, me ha hecho vivir la realidad en la que estamos inmersas. Por mucho que trabajemos nuestro interior y busquemos la serenidad y la paz interior, vivimos unas circunstancias con muchas aristas, y debemos enfrentarnos tarde o temprano con cada una de ellas. A veces aquellas que nos parecen más insustanciales, inciden con fuerza en nuestra vida. No solo el dolor , la enfermedad y el sufrimiento en sí determinan este camino, dejamos atrás muchas cosas, sueños no realizados, esfuerzos que parecen que al final no han tenido recompensa... lo importante es saber  amoldarnos, adaptarnos, caminar siempre construyendo un yo fuerte, asertivo. El resultado es el proceso.
Y por la tarde he tenido un reencuentro con el pasado que ha sido un constante diálogo sobre la felicidad, la importancia de hacer las cosas con ilusión, de dejar atrás los miedos, que la vida es siempre una mirada al precipicio bajo nuestro pies y que por tanto debemos vivir con el único objetivo de ser felices, todo lo demás es superfluo, son aditamentos que configuran nuestra vida pero que no la llenan. Lo importante es la esencia de lo que somos.
Un día más, lleno de gozo, y feliz por andar este camino duro, pero pleno. Mañana saldrá el sol, y la realidad me llevara de nuevo al Hospital, pero todo conforma mi vida, lo bueno y lo malo, la confluencia, no podemos cerrar los ojos, pero es tan maravilloso este camino, de tal manera que antes me llevaba varios días pensando en estas incidencias hospitalarias , y de repente aquí está de nuevo empezando el proceso de pruebas, incertidumbres, dolor...  y yo sin darme cuenta.


lunes, 23 de mayo de 2016

PUESTA EN PRÁCTICA

Hoy ha sido un día normal, sencillo, feliz y fructífero pues he estado preparando las cosas para el viaje del viernes. Mi día ha transcurrido plácidamente, mientras me dedicaba a sacar ropa de verano, lavar la de invierno, tender, guardar...lo típico de estas fechas. Y lo he realizado tranquilamente, sin dolores, sin cansancios, sin pérdida de energía, mi mente dedicada exclusivamente a lo que estaba haciendo y cuando algún pensamiento se desviaba, paraba, respiraba y me decía a mí misma, vuelve al momento. Y rápidamente he vuelto a mi rutina. Es un paso, un logro de cómo vamos amoldando el pensamiento al tiempo, vivimos el instante me repito una y otra vez; y como toda repetición al final se está convirtiendo en un hábito que es una liberación.
Estoy muy feliz, hoy hablando con un amigo de la Universidad me he dado cuenta que este periodo de desierto, ha transformado sustancialmente lo que era. Le comentaba que he ansiado siempre la felicidad y que es ahora cuando estoy viviéndola,  entiendo que la vida, me ha dado la capacidad de transformar la comprensión de mis circunstancias .
Al final del día me he cansado, he tenido dolor, y he notado como la energía iba apagándose como una vela, pero he sido feliz, porque no me he revuelto contra lo que estaba sucediendo sino que he parado y me he dicho - ahora no puedo, lo dejaremos para otro momento que este mejor- . Para una persona que no esté enferma esto puede parecer una tontería, pero cuando se convierte en una constante adaptar tu mente es muy pero que muy difícil. La frustración, la ansiedad, la angustia, la depresión es un camino fácil, solo debes dejarte llevar, debes llorar tu pena y acurrucarte en tu cama sintiendo pena de ti misma. No, yo quiero vivir, quizás no de la misma manera que lo hacía antes, sino con los elementos y las circunstancias actuales... y ahora es mucho más completa.
Un día más, un día normal, lleno de pensamientos positivos, viviendo cada momento, y quizás proyectando posibilidades de futuro sin aferrarme a ellas.  Mañana saldrá el sol, y estaré esperando su  luz, al igual que dentro de mí está brillando una nueva luz. El desierto ha dado paso a un nuevo entendimiento y soy feliz .

domingo, 22 de mayo de 2016

REFLEXIÓN

Tras la tormenta viene la calma y tras el silencio viene la reflexión, en mi caso. He vivido, o quizás sigo viviendo, una época de tormenta, de miedos, de intranquilidades; pero a su vez, realizó una búsqueda de la serenidad, de la aceptación, de la esencia... busco mi paz interior.
A veces esta montaña de sentimientos antagónicos, del choque traumático de la realidad y el deseo, necesitan de un momento de calma, de silencio. Se apaga el sonido, y escuchas la  voz de tu corazón, aunque tengas miedo. La voz de tu interior es desgarradora, llena de miedo e incertidumbres; es el sonido de un reloj biológico que sigue girando sus manecillas... es simplemente la angustia a lo desconocido. Pero esto no es todo, no es la única voz de mi alma.  Escucho en mi silencio la fuerza de la esperanza de que todo es posible porque nada está hecho y definido; escucho la alegría al contemplar mi interior alejandose de la tristeza profunda; escucho mi crecimiento basado en el desapego de lo material porque ha comprendido lo qué verdaderamente importa en la vida... y es la vida misma. La Vida como acto biológico y como acto espiritual (espiritual, no como concepto religioso, sino como concepto filosófico de lo que soy).
La dualidad cuerpo y mente es sin duda mi batalla, mi partido a ganar. La aceptación es parte del proceso. No entendida como resignación cristiana, pues esta conlleva cierta pasividad. Aceptación entendida como disfrutar del momento en el que vives,  sea el que sea. La vida es inconstante pues vivamos esa incertidumbre al igual que sabemos que envejecemos, que hay momentos tristes y alegres... aceptar la incertidumbre es calmar el espíritu . Al final no esperas, sino que vives el instante, que tantas veces me digo a mí misma.
Hace tiempo que he llegado a aceptar, en cierta manera, que me ha tocado esta enfermedad. Ahora estoy llegando a aceptar, en cierta manera, la incertidumbre a la que me tiene sometida. Pero mi espíritu es libre, sigue formándose, no sólo psicológicamente, sino que amplio mi saber intelectual, cultural, creativo. Tengo tiempo y no puedo parar mi mente. Mi cuerpo me es incierto pero porqué debe mi mente verse sometida al mismo. Al contrario, empiezo a darme cuenta que estoy perdiendo mi estricto racionalismo lógico y fomento mi espíritu. Ese es mi camino. No importa que hay al final del mismo, la grandeza está en este proceso , en el diálogo de crecimiento.
Un día más, creciendo, aprendiendo, buscando la esencia. Mañana saldrá el sol, y allí estaré, sólo buscando su luz y calor.

viernes, 20 de mayo de 2016

SILENCIO

Hoy escribo más tarde, esperando que pasara el día, expectante a que algo ocurriera... y nada. Un día magnífico, con fuerza, más ágil que otras veces, mientras que ayer apenas tenía fuerza .  Es la montaña rusa de mi vida. Seguiremos adelante.
Y en el deseo de que nada cambie, que se mantenga este instante infinito, dejo mis pensamientos en silencio, busco el sueño plácido y anhelo un despertar hermoso.

jueves, 19 de mayo de 2016

REÍR O LLORAR

A veces nada tiene sentido. No sé si llorar o reír. Llega un momento que parece que el Universo está jugando conmigo, que las ruedas del destino se han puesto en mi contra , llego a pensar que tener un espíritu positivo es solamente una falacia, un autoengaño. Si, hoy he vuelto a caer. Mi cuerpo está fallando y progresivamente está sufriendo. Estoy en un remolino de adversidades del que no veo salida, aunque intento con tesón y ahínco ver un resquicio de luz a la que me pueda agarrar.
Hoy hablando con una muy querida amiga, que está pasando también por un duro proceso y envuelta en esta espiral de decaimiento físico, le decía que cuando hablaba con ella no sabía si reír o llorar, porque llevamos mucho tiempo para poder vernos físicamente  y hablar, pero cuando no es una es otra.  Al final, este dolor compartido lleva a la risa ¿incongruente no?. Con alguien que no pasa por situaciones así es imposible hacerle ver qué es este mundo de la enfermedad que incide en todas las facetas de tu vida. Esa persona puede hacer un ejercicio de empatía, puede llenarte de ánimo, puede ayudarte a ver el lado positivo de las cosas, el aliento, el cariño, el amor, cuidarte, quererte... montones de cosas pueden hacer los otros con nosotros.  Pero llegar a la conclusión de que este sin sentido de sufrimiento es para reírse solo lo entiende quien lo padece. Puedes caer en la tentación del "pues yo más" pero eso no lleva a ningún sitio. El dolor compartido y entendido es un alivio, es una luz, cuando llega la oscuridad. Como yo le digo que somos, luciérnagas sin alas.
Hoy ha sido un día duro, mi cuerpo está cada vez más débil, y como la pescadilla que se muerde la cola, si no puedo fortalecer mi cuerpo, la debilidad  aumentará. Pero bueno, es lo que hay, y mañana me levantaré y seguiré intentándolo. Y como me dijo mi sobrina (jugábamos al ajedrez y solo le quedaba el rey y yo tenía varias piezas) cuando le dije ríndete, y me contestó con sus 10 años recién cumplidos  " - yo no me rindo ni muerta-". Si ella no se rinde, pues aquí seguiremos sin rendirnos. Volveré a levantar el castillo de naipes, volveré a levantarme después de la batalla...cuantas cosas habré dicho en este blogs sobre ese ímpetu de lucha constante...pues volveré a decir lo mismo aunque sea repetitiva, cansina, o sea un hartazgo. Si, volveré a levantarme... Es que esto es para reírse!!!
Un día más ( lo escribo y sonrío porque no se si creérmelo o no), difícil como siempre, pero aquí estamos. Mañana saldrá el sol, la luna, me da igual, si hay calor, frío, lluvia, me levantare y seguiré adelante, daré un paseo o me dolerá el dedo gordo del pie, me da igual, seguiré adelante. Mañana será otro día y eso ya es un milagro.

miércoles, 18 de mayo de 2016

PASEO

Hoy he empezado a fortalecer mi cuerpo. He dado un corto paseo, me he sentido cansada, pero viva. Paseas por las calles y te vas sintiendo parte del paisaje, no eres la espectadora tras la ventana. Formas parte de la vida diaria, de la normalidad de la gente, una figura más, cuya circunstancia no importa a nadie con los que te vas cruzando. Anhelas esa intrascendencia, porque no te sientes diferente, eres una más,; al pasear tus problemas pierden el sentido de grandeza y se convierten en insignificancia, como se mide la Tierra  en la inmensidad del Universo.
Cada persona pretende sobresalir, ser más, marcar la diferencia. Yo solo quiero ser yo, solo deseo ser feliz con lo que soy, perderme en la multitud y no sentirme con este estigma. Una persona normal, con una vida normal, en un mundo normal y rutinario. Mi grandeza está en mi interior, y eso es suficiente. Eso marca mi diferencia, y tiene valor para mí, porque sé que es lo que me permite poder perderme tranquilamente entre la gente mientras paseo, con el único pensamiento que la vida sigue su curso y nada la enturbia...por lo menos en esos momentos, estoy liberada de mi cuerpo.
Cuando llegó empieza una migraña, pero bueno , me río al pensar como esos dolores que he tenido desde jovencita era el dolor más insoportable. Mi umbral del dolor ha cambiado, y recuerdo con nostalgia y lo ingenua que era al pensar trágicamente que sería imposible vivir con tanto dolor. Pues si se puede, y más. Y mientras estaba sentada, con los ojos cerrados, con mi migraña, me dije ¿ y así me dolía antes? Posiblemente igual pero claro ahora es un dolor insignificante ante lo que he sufrido. Todo en la vida es relativo, incluso el dolor.
Un día más, por fin algo ha salido bien. Mañana saldrá el sol y solo espero poder caminar anónimamente entre la gente y pensar que en mi vida solo hay vida. Y también dar gracias a aquellas personas que siempre tienen una palabra de ánimo, me ayudan a saber que no estoy sola, y aunque no estén aquí junto a mí, sus palabras me ayudan a seguir adelante. Son voces lejanas pero que están en mi corazón .

martes, 17 de mayo de 2016

CASTILLO DE NAIPES

Siempre liada con la escalera emocional, subo y bajo incesantemente, sin descanso. ¿Para qué hacer proyectos o tener ilusiones? Para nada. Todo lo que pensaba hacer hoy se ha ido al traste, sencillamente por pequeñas molestias, y por mucho que esté intentando desprenderme de los negativos pensamientos, caigo constantemente en ellos. La frustración no la elimino de mi espíritu y caigo por ello una y otra vez. Y cada día he de levantarme y volver a construir mi castillo de naipes.
Si, un castillo, mi fortaleza no está hecha de mármol, de dura piedra, que puede contra el viento, contra las tormentas, contra los oscuros enemigos que cercan mi ánimo. Es un simple castillo de naipes, que cada día construyó y que cae con una simple brisa, con un simple gesto.
Pero aunque mi castillo este hecho de un material liviano, tengo la fuerza suficiente, primero de llorar la caída, la frustración del trabajo realizado, y al minuto siguiente volver a levantarlo sobre unos cimientos robustos, cargados de fuerza vital, de esperanza, de la innata necesidad de sobrevivir. Y todo en silencio, para qué gritar, no tengo demasiado tiempo para la autocompasion. Hay que seguir adelante. Mañana cuando caiga mi castillo lo volveré a construir en esos mismos cimientos.
Un día más, frustrante, debo aceptar mis limitaciones físicas, tranquilizar mi alma ante los constantes imprevistos, y dejarme llevar por los acontecimientos. Cada día deberé repetirme que esta es mi circunstancias y con ellas debo vivir y sacar lo positivo de lo misma. Siempre hay algo positivo, porque nosotros creamos nuestro destino.
Mañana saldrá el sol, y me levantaré y trabajaré mi cuerpo, mi alma sigue creciendo, y por eso debo ser feliz .

lunes, 16 de mayo de 2016

INTEGRAL

Como siempre digo el cuerpo es un misterio, y nunca sé cómo va a responder. Excepto unos leves temblores por la mañana, el resto del día ha sido tranquilo, al igual que  transcurre mi vida.
Este "misterio" incomprensible de lo que ocurre en el cuerpo y la incertidumbre de qué no sabes lo que te va a venir encima, nunca tiene una respuesta.
Desde que te diagnostican la enfermedad, los oncólogos, exclusivamente dirigen el tratamiento a eliminar la rápida división de las células malignas a través de la quimioterapia, radioterapia y cirugía.  Ese es el único conocimiento que te van a ofrecer. Lo que suceda a tu cuerpo como respuesta a los duros tratamientos será en primer lugar una experiencia a la que no te preparan, y en segundo lugar nadie ayudará a que esos efectos sean más leves. Si la noticia te destruye psicológicamente deberás buscarte tú misma la ayuda; que no comes pues vas al farmacéutico o te informas por internet por aquellos que están pasando por lo mismo. Ese es el punto que quizás les falte todavía a muchos oncólogos que el Cancer no es solo la multiplicación extrema de células mutadas, es mucho más, afectan a cada órgano de tu cuerpo, te afecta psicológicamente y socialmente. Se necesita una oncología integral que nos ayude en este difícil y doloroso camino. Cada sesión es diferente, al igual que los efectos y nos vemos muchas veces sin saber qué hacer. Al final acudes al farmacéutico que te da alguna "pócima" que te alivia o sólo actúa como efecto placebo. Es un camino duro y muchas veces es el enfermo gracias a otros enfermos quien se busca la vida para poder soportar y seguir adelante con el tratamiento.
Vas parcheando tu cuerpo, que una llaga aquí, que un dolor articular allí,  que una debilidad extrema, cansancio... entiendes al final que la quimio es la cura pero para poder llegar a una cura integral debe acompañarse de otros elementos. Y en eso estamos. Yo tengo dos ejes fundamentales ( dejando a los oncólogos la quimio) el refuerzo mental y la alimentación. Y es verdad que a diferencia de la primera vez, y a pesar de que mi cuerpo físico ha sufrido más, me doy cuenta que algo es diferente y tengo la esperanza que compaginarlas todas, me lleve sino a la curación a la cronificacion de la enfermedad. Es el camino y en eso estamos.
Un día más, tranquila, feliz, dibujo, hago manualidades, leo muchísimo, ocupó mi mente. Mañana saldrá el sol y aprovechare para ir un poco más allá y fortalecer mi cuerpo. El tiempo ha cambiado y ya noto las buenas consecuencias. Si estoy feliz, estoy serena y sigo caminando.

domingo, 15 de mayo de 2016

PENSAR

Hoy han empezado los efectos de la quimio. Es verdad que son síntomas digamos que leves ( medido en función de otras quimio que producen efectos más adversos), es como tener gripe pero sin fiebre, todo acompañado de un cansancio extremo.   Sí, ahora  me doy cuenta que al contrario de lo que pensaba, de que esto iría a menos a fuerza de soportarlo una y otra vez, ha ido a más. Acostumbrarme lo hago y más o menos sé cuándo van a actuar en mi cuerpo, pero también estoy siendo consciente que la acumulación va creando sus estragos. Aunque tengo la esperanza que con ejercicio y voluntad pueda sobrellevarlo.
Como el cuerpo no puede, pues trabaja mi mente. Hoy he estado trabajando en una página de Facebook ( hacer clic sobre la fotografía de la biblioteca) sobre mis gustos especialmente la lectura, aunque al final ha abarcado todos los palos que me ilusionan y entretienen mi vida, mi espíritu. Dejo la enfermedad para ser yo.
La mente es ahora mi fortaleza, pues ella más que mi cuerpo, puede volar, soñar, hacer y construir. Mi mente sigue creciendo, ensanchándose con el conocimiento. Mi mente es mi bastión. Mi mente crea y piensa, mi mente ayuda a los otros, el cuerpo sólo es el habitáculo.
Con lo racional que era, con esa mente cuadrada, cerrada a todo aquello que no nos venga venido por los sentidos. El cerebro como órgano físico era el único motor de la existencia. Quizás esto sea la única verdad que permanece inmutable en mí, pero ahora entiendo mi cerebro como el continente y contenido de mi yo. Y es ese yo el que es más transcendente que mi cerebro físico.
¿Quién soy ahora? Pues ni yo conozco ya a la que era. No he cambiado la personalidad permanece pero he adquirido sabiduría, no sólo el saber cultural, sino más importante el saber de la vida. Y eso sólo sentada en mi sillón mirando tras la ventana como pasa la vida "tan callando " como decía el poeta, pero viviéndola intensamente .
Un día más, doloroso, pero esto es así. Mañana saldrá el sol, y acogeré su luz y calor, y seguiré viviendo la vida y cultivando mi mente.

sábado, 14 de mayo de 2016

PACIENCIA

Podría señalar varias herramientas necesarias para ser un buen enfermo de Cancer o de cualquier otra enfermedad crónica, pero sin duda alguna la más importante es la PACIENCIA.
Naturalmente algunos o alguna van incorporados con la misma pero otros, como en mi caso, hemos tenido que ir construyéndola durante todo este periplo.
Desde el año 2012 que comencé con el primer tratamiento, me di cuenta  que algo que debía ir incorporando a mi vida es que todo transcurre a un ritmo y a un tiempo que no nos pertenece y que por tanto hay que dejarse llevar, fluir. Muy pero que muy difícil.
El primer contacto que tienes es que tienes una hora determinada para la consulta, pero eso es falso, ni siquiera es un tiempo aproximado. Te dan una hora y allí llegas y esperas. Primero medía hora te parece fatal, cuando pasa una hora te pones nerviosa, llegas a dos y piensas que se han olvidado de ti... y en algún momento cuando estas desesperada y piensas que eso será un hecho puntual, escuchas tu nombre.
Pero eso ocurre el primer día de consulta, después vendrán las pruebas, que además de no saber nunca que puede ocurrir, la espera es insufrible porque todo el mundo sabe, que cuando entras la amabilidad del personal da paso siempre a algún tipo de dolor en cualquier parte de tu cuerpo, en función de las características de las pruebas que te han mandado.
En un primer momento, piensas que todo después cogera su ritmo, pero nada todo puede ir a peor. Y así ha sido todos estos años. ¿Cómo te enfrentas a estas situaciones? Pues adquiriendo el don de la paciencia. Primero té lo repites cuando vas de camino - sabes cuando entras pero no cuando sales-. Después te llevas, un libro. No es suficiente. Lo compaginas con charlas con otros pacientes, paseo, lectura. Últimamente me llevo mis cuadernos de dibujo naturalmente junto al libro.
Pero lo que me ha ayudado es concienciarme de que esa es mi situación, y que una espera larga no es motivo de disgusto. Que ocurrirán múltiples incidencias que alargan continuamente mi estancia en el hospital, pero siempre lo he recibido estoicamente, sencillamente porque no puedo perder mi tiempo en un enfado sin sentido, y el disgusto lleva a la intranquilidad y eso no sirve de nada. Las cosas son como son. Lo que ocurre fuera no puedo controlarlo, debo fluir en el espacio y en el tiempo, y preocuparme exclusivamente de mi serenidad interior. Paciencia y serenidad van intrínsecamente unidas. Cuanto más serenidad adquiero más paciencia construyó en mi, porque lo externo cada vez me afecta menos. A veces preocuparnos por cosas que están fuera de nuestro control es una perdida de tiempo y sobretodo inciden muy negativamente en el espíritu que debe estar 100% encaminado a la lucha contra el desánimo, la batalla contra el dolor y en la aceptación de mis circunstancias.
He aprendido a tener paciencia, y es algo que sirve más allá de mis actividades hospitalarias. La paciencia es un don, y aveces cuando sin darme cuanta me impaciento por algo, como hoy esperando dos libros de Amazon que al final no llegaron, me digo bueno y qué, llegará el lunes o cuando sea allí estaré, mientras seguiré leyendo otros libros tengo muchos.  Ha sido una actuación rápida ante un sentimiento de intranquilidad  que emergía. Hay que trabajar constantemente la mente, y cuanto más lo haces más rápido consigues la finalidad que pretendes.
Un día más, tranquilo, ahora están empezando los efectos de la quimio. Pues ya está, pasarán y volveremos a la normalidad. La vida sigue, simplemente es paciencia.
Mañana saldrá el sol, esperare pacientemente su luz y calor, y seguiré siendo feliz porque cada día me construyó a mí misma, o mejor dicho me encuentro con la esencia de lo que soy. Un maravilloso camino.

viernes, 13 de mayo de 2016

DUALIDAD

A veces tengo la sensación de lo que escribo, viene dado por un desequilibrio emocional o una bipolaridad debido a esos cambios constantes en mi ánimo. Naturalmente no es así. Hoy hablando con una amiga que también está pasando este camino de superación y de encuentro con una misma, descubro que le pasa lo mismo. Un día estás bien, o quizás en un determinado momento del día y de repente por cualquier circunstancia te vienes abajo. Lo importante es lo que hacemos después. ¿Qué hacemos con ese momento de bajón? Ese es nuestro camino, y nos reímos de que es un camino sin fin, caer y levantarse, caer y levantarse, pero lo importante es ir creciendo en el Yo . En nuestras circunstancias separar cuerpo del alma. Ambos están ligados íntimamente. Para algunos lo físico desaparecerá y el alma será eterna, para otros, lo físico se transformará y dejaremos de existir y solo permaneceremos en el recuerdo. Pero lo que importa en vida es esa dualidad, como conviven una y otra. Y en nuestro caso como el yo debe convivir y encaminar un cuerpo que sufre.
Ese es el camino, saber que somos cuerpo, que es un cuerpo doliente, pero por encima de todo saber que es nuestro yo el que administra la dualidad, que es capaz de superar y restablecer constantemente el equilibrio entre los dos. El yo, el alma, el espíritu, da igual el nombre que le demos es lo que construyó y hago crecer, porque me permite contextualizar mi sufrimiento, eso sí una y otra vez; porque quien no sabe lo que es esto no entiende este subir y bajar, este caer y levantar esta lucha extenuante, que te da la sensación que es un" día de la marmota" indefinido.
Mi fortaleza es mi espíritu, y por el lucho cada día para que siga adelante, para que no se deje vencer por los infortunios continuos. Mi fortaleza es mi espíritu y estoy orgullosa de este conocimiento. Sólo debo seguir trabajando segundo a segundo. El destino no me incumbe, el futuro no me pertenece. Mi alma es mía.
Un día más, el sol sale siempre entre las negras nubes, y si no lo ven mis ojos, mi alma lo contempla. Mañana volverá a salir, y seguiré buscándolo en el cielo, llenándome de calor, expandiendo mi espíritu para que cada día sea más grande y poderoso. Mi alma y mi alma amiga seguiremos caminando.

jueves, 12 de mayo de 2016

UNA MÁS

Es lo que hay, seguir adelante, y para ello toca una nueva sesión de quimioterapia. El día ha sido lluvioso, podría haber tendido a la melancolía, pero como voy fortaleciendo mi espíritu y liberándome de miedos, ansiedades y angustias, el día ha pasado rápidamente sin darme cuenta qué hoy era el día.
Me fui temprano, hoy he ido sola, no me importa, eso ayuda muchas veces a normalizar una situación anormal. La compañía en estas situaciones es importante y ayuda a pasar el tiempo, a no sentirte sola,  pero a veces esa continuidad y ese acompañamiento siempre dan a la situación una halo de excepcionalidad, de un hecho fuera de lo común, pero con ciertas connotaciones negativas. Nadie puede estar solo en un hospital, porque el hospital de por sí es un sitio que denota sufrimiento, dolor, mortalidad. Bueno excepto el maternal que siempre es señal de vida, pero ¿no sentimos un hondo sentimiento al pasar por el hospital infantil? Yo paso muchas veces y siempre tengo ese hormigueo de pesadumbre, de pensar en el dolor en unos seres tan indefensos.
Hoy tuve un pequeño conflicto, junto a los sillones siempre hay una silla para el acompañante. Cuando voy sola lo utilizo para poner mi mochila y coger con facilidad mis libros o dibujos. Mi incapacidad para girar el tronco a la izquierda hace que tenga dificultades en coger las cosas cuando estoy en determinada posición. Y estar enchufado por el pecho a un gotero es una de ellas. La silla la tenía un acompañante que estaba junto a mí. Solo se permite un acompañante por paciente. En ese caso eran dos. Pedí educadamente mi silla que me correspondía, y cuando se dieron cuenta que era para poner mis cosas empezaron a criticarme. Yo como ya no me callo les contesté educadamente. Es verdad que al pasar el tiempo ellas misma se dieron cuenta de lo que me ocurría, y como también percibieron por el contacto cercano que tenía con el personal de enfermería que era ya toda una veterana y quizás pues presintieron que mi situación era muy diferente a la de ellos. Por cierto sentido de culpabilidad acabaron entablando conversación conmigo y al final se despidieron muy afectuosamente.
Supongo que nos comportamos en cualquier sitio como somos, pero aquel sitio tarde o temprano te llega a darte cuanta que las realidades que te rodean son situaciones duras y que los comportamientos aunque tienden a ser normales, al final se adaptan y surgen sentimientos de empatía y que allí nadie está por gusto.
El tiempo pasó también rápidamente, termine de leer, estuve charlando, y sin darme cuanta estaban clavándome la aguja en el muslo. Sesion terminada. Volví a mi casa y ya está. Una sesión más que alarga mi vida.
Un día más, una sesión más, una dosis de vida más. El día apenas ha dejado de salir el sol, pero yo lo he sentido en ese transcurrir tranquilo de mi día. Mañana lo esperaré y seguiré viviendo, seguiré cambiando, seguiré liberándome, buscando la paz de mi espíritu. Ese es mi destino.

miércoles, 11 de mayo de 2016

SUPERACIÓN

Ayer fue un día difícil. Estaba agotada, dolorida y frustrada, y no llegaba a entender el por qué de las circunstancias que constantemente ocurrían en mi vida y que terminaban en sufrimiento.
El descanso hace milagros, y muchas horas de espera en el hospital, sufriendo dolores  continuos , me hizo pensar que el sufrimiento es algo que es controlable, el dolor es controlable en cierta medida, pero ¿ y las circunstancias y los hechos que acarrean el sufrimiento y el dolor? . En la larga espera dolorosa tuve la suerte de tener en mi mano un libro que me ayuda mucho "El aprendizaje de la serenidad ", que tuvo a muy bien regalarme mi querida amiga. No sé cuál de los dos me ha ayudado más en esta lucha y superación el libro o ella, que es ya una alumna aventajada en est carrera.
No no podemos cambiar lo hechos, ni las circunstancias. No puedo cambiar tener Cancer, no puedo cambiar que sucedan hechos fortuitos...no puedo cambiar las circunstancias pero si cambiar la manera de verlas, de contemplarlas, de ver la manera de sacarle provecho.
Cualquiera pensaría que nada se puede sacar de provecho es una enfermedad como el Cancer, pero lo estoy haciendo ahora mismo, aunque no lo parezca. La misma reflexión de que mi Cancer puede convertirse en algo positivo es ya un logro un cambio, porque dejo de regodearme en el dolor y la tragedia, y busco la manera de superarlas. Hoy estoy mejor, me he desprendido de la angustia, me he desprendido del miedo al futuro y aunque no me he desprendido del dolor , sino que ha aumentado, he de decir que el dolor es dolor pero no es sufrimiento.
El acontecimiento de ayer me lleva a que posiblemente deba cambiar ciertos hábitos, y eso me va a venir bien, es un hecho positivo que a pesar del dolor valerme por mí misma es un logro y todo un aprendizaje. Y posiblemente ayude a fortalecerme físicamente, por lo que el dolor disminuirá.
Cada vez me doy más cuenta de todo lo que me enseña esta enfermedad, voy a dejar de llamarla maldita,msolo es una enfermedad. Yo sigo creciendo, sigo luchando y me voy liberando.
Un día más, mucha lluvia y dolor, pero lo mejor es que aunque no haya podido contemplar el sol, el sol ha alumbrado mi alma y me ha dado un poco más de fortaleza y la sapiencia de salir de las tormentas . Mañana saldrá el sol, y allí estaré para contemplarlo a través de las nubes

martes, 10 de mayo de 2016

HOY ES ESE DÍA

Hoy es el día que te preguntas ¿por qué a mí?. Si ayer tenía proyectos, hoy se han ido todos por el agujero del desagüe, e incluso piensas el porqué no voy yo tras ellos. Hoy tengo miedo de mi futuro, tengo miedo de lo que está por llegar, pues a pesar de todo el trabajo que realizó para liberar mi mente de problemas, dejarlo libre y vacio para lo momentáneo, hoy es el día que te das de bruces con la realidad. La realidad es que estas enferma, que quien te cuida tiene un percance y te sientes incapaz, inútil física y mentalmente para poder soportarlo. Es el día que te llenas de pesimismo, que lloras por tus miserias, por las injusticias cometidas por el universo contra ti. Si así me siento, porque por muy luchadora que sea hay una verdad inmutable, que estoy débil, dolorida, y soy incapaz de vivir sola...y tengo la sensación que al final el universo va a ser magnánimo con un sufrimiento futuro de soledad e incapacidades físicas y me va a llevar al final de este dolor. El verdadero final, el que está esperándome tras cada esquina de pensamiento. Hoy he sentido que mi karma ante lo sufrido no sería una vida llena de salud y riqueza, sino que mi karma ante tanto sufrimiento y dolor es el final de mi existencia. Hoy he pensado que esa sería una buena recompensa.
No es un día más, hoy es ese día que eres consciente de cómo es tu vida, de cómo se sostiene tu existencia. Mañana no saldrá el sol, porque yo tengo sobre mí la negra nube que susurra mi nombre, y hoy le digo bienvenida a mi casa.

lunes, 9 de mayo de 2016

PARADA Y LLUVIA

He dejado el diario algo parado durante estos dos dias. No es por nada en particular, sino que estaba cansada, y no me venía ninguna idea o sentimiento. Quizás esté llegando al Nirvana..jajaj. Simplemente era cansancio, falta de energía. No de apatía o desgana, sino que había estado ocupada mi mente durante todo el día, y no tenía ganas de ponerme a reflexionar que había supuesto ese día en relación a mi enfermedad.
Si lo pienso bien, es algo bueno. La enfermedad condiciona mi vida pero no mis pensamientos. He estado enfrascada en ideas para algunos dibujos, en conversaciones con amigos y en lecturas. Ahora estoy en una lectura muy especial que está haciéndome reflexionar mucho sobre mi vida, pero hasta que termine no haré ninguna valoración.
Esta semana es "la semana". Cada vez pierdo más la sensación de que estoy entre períodos, y es solo el tiempo pasando hasta que llega el momento. Estoy esperanzada que con el tiempo, el tiempo solo sea eso la vida transcurriendo y la quimio sea una actividad como otra cualquiera. Eso es más difícil pero creo y tengo la esperanza de que lo conseguiré . Al fin y al cabo esta no es una lucha de una sola batalla, son muchas batallas, unas más grandes y otros son pequeñas, de instantes. Pero son batallas que se han de ganar constantemente. Esta semana es la semana, pero tengo algunos proyectos más allá de la quimio. Esta el reencuentro con viejos amigos de la Universidad, esta hacer una visita a mi amiga de toda la vida y de camino contemplar el mar, que para mí es siempre una fuente de paz y de humildad; y después está el viaje a Madrid. Me he embarcado en esa aventura antes de la sesión del 2 de junio, pues ahí me harán pruebas y quizás tenga menos control de mi tiempo..es decir que estaré toda liada de médicos y hospital. Ir a Madrid la llamo mi aventura, me voy a medir físicamente a mí misma ( ahora lo veo muy negro porque toda esta racha de enfermedades me ha dejado tocada), pero sea lo que sea vendré destrozadita. Quiero ir a la Feria del libro con mi listado que ya he elaborado, veré a un compañero de la Universidad, iré a un musical con una "hermana" de batalla y charlaremos de nuestras luchas y como las vamos ganando...iré a conocer sitios cercanos que nunca he tenido ocasión de ir ( he sido más viajante de tierras extranjeras)... en fin lo cuento y me cansó. Pero nada es un desafío que me tengo que preparar y esta maldita lluvia no me está dejando.
Bueno al final, es la semana pero apenas la he nombrado he ido más allá del día, he hablado de proyectos. Otra batalla ganada!
El día está triste y lluvioso, sé que el sol está tras esas negras nubes, pero necesito que salga que me tengo que poner en forma para mi viaje. Los días pasan y yo soy más fuerte, soy más libre y pase lo que pase lucharé hasta el último aliento

viernes, 6 de mayo de 2016

EGOÍSMO

"Cae el sol
canta el viento
sigue viviendo"
Haiku I
El día ha pasado tranquilo, sin nuevas expectativas, sólo mirando tras la ventana la intermitente lluvia. La vida pasa por delante, parece que la miro y no formo parte de ella. Una mera espectadora sin parecer formar parte de la misma. Pero nada sabemos de lo que pasa por la mente de la gente que he contemplado tras los cristales, guarecidos fuertemente a sus paraguas, miramos pero no observamos. La enfermedad puede volverte egoísta, y se cae fácilmente en el egocentrismo haciendo que todo gire sobre una misma, como si se pasara por la mayor desgracia y se mira al mundo con la condescendencia de que has llegado a un nivel superior, y que aunque estés anímicamente en lo más profundo del abismo, miras las vida desde lo más alto concibiéndola en toda su extensión .Te crees más sabia.
Suelo caer en la autocomplacencia de mi enfermedad, es natural, te levantas y te acuestas con ella, y en mi caso determina mis acciones en periodos. Por lo que la lucha no se encamina exclusivamente a la supervivencia, a la superación del dolor, es la lucha para que la enfermedad no venza a tu nuevo yo. Si algo de provecho se saca de todo este padecimiento es que aprecias la vida, te desprendes de prejuicios, de cargas estériles , te vas quedando con lo esencial de lo que eres, el difícil equilibrio es pensar que eres enfermedad. La enfermedad es la oportunidad que se te brinda de encontrar el valor de lo que te rodea, de aprender a encontrar lo esencial, en uno mismo y en los otros. Saber que no solo sufres tu sino los que te quieren y hay que superar el egoísmo porque el Cancer no sólo me ha llegado a mi, ha llegado a mi familia y también ha trastocado sus vidas. A veces te das cuenta que todo gira alrededor tuyo, y eso tengo que superarlo, porque ésta es mi vida y los demás deben vivir la suya. El Cancer es ese no invitado que llega a tu casa y se convierte en parte de la familia. Está allí y debes aceptarlo. La enfermedad no me afecta a mí sino a los que me quieren. A veces esta dura lucha no te deja parar y comprender que el dolor no es sólo mío sino de los que están a mi lado. Quizás no lleguen a entender lo que supone sufrir esta enfermedad, pero sufren de una manera dura y cruel. El enfermo es egoísta pero para superar el sufrimiento debemos no solo trabajar en nosotros mismos, sino ayudar a lo que nos ayudan a que sepan que somos felices y seguimos adelante, y que luchamos no solo por nosotros mismos sino para aliviar su sufrimiento.

jueves, 5 de mayo de 2016

DOLOR Y VIDA

" El dolor tiene un Elemento de vacio;
no puede recordar
cuándo empezó -o si había
un tiempo en el que no existió -"
Estoy descubriendo en la poesía una expresión hermosa de lo que siento. La poetisa, con su alma trágica, plasma sin saberlo mi yo más profundo. Pero al fin y al cabo hombre y mujeres sentimos igual, lo que ocurre es que nuestros sentimientos humanos están descompasados en el tiempo, porque nacen en el ritmo de las vivencias propias de cada uno.
El alma dolorida del poeta, dibuja en bellas palabras unas vivencias de dolor, inseguridad, de pérdida, de miedo a la muerte... ellas sufría , y aunque mi experiencia es diferente transmite más de lo que mi alma , mi más profundo yo pudiera expresar.
Al igual que ella, el Dolor es constante quizás tanto que forma parte de lo que soy, pero su alma trágica le lleva a senderos tenebrosos, y yo busco la luz. Es verdad que a veces no recuerdo si existió en mi vida un momento en el que no hubiera dolor, pero quizás es una constante del ser humano. Es pura verdad que desde que nacemos vamos muriendo lentamente, al fin y al cabo nuestro cuerpo es finito. De ahí de sacarle el mayor provecho a la vida. Si morimos cada día, debemos multiplicar la vida cada segundo, exprimirla y vivir. No vale la pena mirar atrás en estos momentos y arrepentirse de lo que se ha dejado de hacer o de aquello que se hizo y no fue bien. En mi caso solo vale el presente y cierta ensoñacion de un futuro liviano. Pero se que si algo he aprendido es que vivir es el reto de nuestra existencia, y hay que tirarse al abismo, simplemente porque el abismo siempre está en nuestros pies.
Vivir con dolor es parte de mi, pero también, soy una persona luchadora, creativa, empatica, inteligente, humilde ( aunque no lo parezca ahora), tengo imaginación, una alma artística, responsable, familiar...en fin, también tengo cosas malas, pero ya con el dolor y la enfermedad valen por ello. Hoy quizás he visto un poco de que el tratamiento ya va incidiendo en mi vida más de lo que me gustaría, y la vuelta al trabajo se haga más difícil. Pero no me rendiré, y seguiré luchando para poder recomponer en cierta manera mi vida, aunque el dolor sea mi fiel acompañante.
Un día más, el dolor disminuye, y aunque he estado cansada hoy he podido volver a dibujar. Empiezo a hacer proyectos, y eso es buena señal aunque los haga desde el sillón. Soñar no cansa. Mañana saldrá el sol e intentaré  poco a poco, volver a poner mi cuerpo en marcha. No se un tiempo en donde el dolor no existía, pero siempre existe el sol, que calienta y alienta mi espíritu.

miércoles, 4 de mayo de 2016

LA VIDA

"Vivir es tan asombroso que apenas deja espacio para otras ocupaciones" decía la poetisa. Supongo que su alma atormentada le hizo dar valor a la vida frente a los tiempos oscuros en los que a veces vivía. Apenas hay ocupaciones en mi vida cotidiana, no hay grandes proyectos, no hay hechos relevantes, levantarse, leer, pintar , dormir y a veces salir cuando la salud lo permite.  Pero tengo conciencia de que estoy viviendo. A diferencia de otras épocas donde me dejaba llevar por sueños imposibles, por perspectivas de futuro que nunca se cumplieron, la vida parecía no ser vida si no tenía un sentido total y completo de la existencia. La vida al igual que la felicidad si no tiene el sentido de totalidad y extremo nos parece vacía, vidas llenas de triste destino, vidas vacías por sueños incumplidos.
Mi vida es eso vida es el sentido estricto de la palabra. Es vivir, despertar, comer, hablar, llorar, sufrir, reír, amar ... la vida es vida y lo demás bienvenido sea, pero siempre es supletorio. La vida es mi fin , es por lo que me levanto por la mañana, es por la que sufro por los negros pensamientos, es por la que sufro dolor y hastío por mi falta de salud. La vida es vida, y por eso lucho.
El cansancio sigue, el dolor igual, pero mi mente está tranquila, relajada, vivo en paz por ahora, y eso  me hace feliz un día más.
Un día más, cansada, supongo que el cambio de tiempo y la lluvia que se avecina inciden en mi cuerpo. No ha pasado nada, solo el tiempo sigilosamente , al igual que mi calmada mente ha vivido el día. Mañana, saldrá el sol, tras la lluvia de mayo, y aquí estaré viviendo, siendo feliz, y esperando. Siempre espero....el nuevo día, la nueva vida.

martes, 3 de mayo de 2016

ESPERANZA ES ESA COSA CON PLUMAS

"La esperanza es esa cosa con plumas
que se posa sobre el alma
y canta la melodía muda
que no cesa -jamás-"
Emily Dickinson
Que bellas palabras, para expresar la delicadeza de la esperanza. Un sentimiento tan leve, tan frágil, que parece que sólo está posado en tu alma, que casi no te pertenece, como si hubiera caído del cielo momentáneamente y que cualquier movimiento, cualquier hecho, vivencia, sentimiento...cualquier cosa influye en la fragilidad del material que lo sustenta, y vienen los negros pensamientos, las nubes negras. Y esa pluma cae.
Pero es su fragilidad, la que permite que a pesar de las tormentas, de las inseguridades, de los miedos,  del dolor y la desesperación, permanezca en nuestra alma a pesar de lo liviano que parezca. Pues bien frágil es la esperanza en una situación tan dura como es tener esta maldita enfermedad, su permanencia en el alma, es un ejercicio diario de equilibrio, una lucha para que esa delicada pluma que inyecta mi espíritu de supervivencia siga cantando aunque sea en silencio.
La esperanza para la poetisa tenía una melodía muda, pero yo constantemente la siento latir, cantar en mi interior, aunque a veces sea yo quien cierre mis oídos para no escuchar su hermosa canción. Es verdad que a veces nos regodeamos en el dolor, en sentir pena de nosotros mismos, de clamar la injusticia cometida ...pero esa frágil pluma, canta constantemente, y grita en mi alma, fuerte muy fuerte :  sobrevive, lucha, siempre hay un mañana.
Un día más, de reencuentro que las personas que te quieren desde siempre, con las que has vivido miles de experiencia. Un día más de perdón y reconciliación. Un día más de esperanza. Mañana saldrá el sol, y seguirá cantando en mi alma la liviana pluma de la esperanza.

lunes, 2 de mayo de 2016

DÍA DE MAYO

El día para mí ya está finalizado. Haciendo un recuento del mismo, he salido de la rutina tediosa y dolorosa de los últimos días. He salido al centro con mi hermana y mi sobrina, hemos paseado, he visto a la gente tranquila disfrutando de un sol que iba calentando cada vez más. Ha sido todo tan tranquila, pasear y contemplar, son momentos felices y bellos. Aún a pesar de que persiste el dolor, la apreciación de lo que me rodea por encima de lo que me pasa, me hace disfrutar de cada momento. Soy libre y feliz. Sentarte en una terraza a tomar una cervecita, ver a la gente  reír, charlar, familias enteras dando paseos por la Feria del libro. Es bellísimo el instante continuo de contemplar lo que me rodea con la tranquilidad de la mente y la ausencia de mis circunstancias. La felicidad concreta  y la bella estampa de la vida sencilla una mañana de mayo. He de captar estos sentimientos y pensar que aunque vengan tormentas siempre son excepcionales, la serenidad, la calma, y la elevación de mi espíritu es mi verdadera meta y hoy es un día de esos. Estoy feliz.
Un día más, esperando el caluroso sol de mañana, con un encuentro muy deseado, amistades de las de siempre, que siguen ahí en los duros momentos a pesar de la distancia. Y digo como la canción " gracias a la vida que me ha dado tanto"...y hoy es uno de esos días solo hecho de sencillez, paz y serenidad ¿necesita algo más el ser humano que ser feliz con lo sencillo de nuestra vida?

domingo, 1 de mayo de 2016

TODO PASA Y DE TODO SE APRENDE

Por fin, el dolor va disminuyendo , e inversamente proporcional sube mi ánimo. Esto es así y será, el dolor es mi gran handicap, sin el podría comerme el mundo. Bueno por lo menos podría mantener una armonía mente/cuerpo. Hoy es uno de esos días en los que la esperanza ocupa más el tiempo que la apatía que me produce el dolor físico.
Plasmar mis inquietudes generalmente negativas por este medio, sólo se suscribe al momento en el que las hago. Mi día es anodino, pero de una cotidianidad alejada en su mayoría de malos y lúgubres pensamientos. Trabajó en mis dibujos, leo, conversó por teléfono con familiares y amigos, el tiempo pasa y mi mente sigue liberada. No niego las sombras negras, pero las dejo para el momento de escribirlas  aquí, hago el resumen, de lo sentido en lo más profundo. Lo escribo y me duermo. Un simple ejercicio de terapia, que me está ayudando mucho en este camino de liberación, de cambio interno, de quitarme prejuicios, culpabilidades, miedos...buscar la esencia. Este es un gran desafío , y creo que cada vez que pasó por estas etapas duras de decaimiento y ansiedades, hay algo que es diferente. Es la manera en la que rápidamente cojo el rumbo de mi vida, y me lleno de una esperanza, y aunque me niego a hacer proyectos de futuro aparecen esporádicamente, como si todo ya estuviera solucionado y el futuro fuera un abanico que cada vez se abre más a sueños, intenciones y deseos. Eso es esperanza.
Un día más, voy saliendo del bache y no sé qué ocurrirá mañana, pero seguro que el sol estará esperando que abra los ojos y contemple su luz, una nueva luz porque cada día, cada bache, me hace más fuerte, dejo atrás mis hojas muertas y mi árbol, mi yo, sigue creciendo liberándose de sus lastras, y seguirá soplando el viento, vendrán tormentas, y yo seguiré ahí, fortaleciendo mi espíritu, emprendiendo mi lucha. Mañana saldrá el sol y yo volveré a contemplar su luz y recibiré su calor y seguiré viviendo, feliz .