jueves, 31 de marzo de 2016

UN DÍA MÁS

El día empezó con un sol brillante y un hermoso cielo azul con pinceladas de nubes blancas. La tarde se hizo desapacible con un cielo nuboso y un viento frío,  mientras me encaminaba al autobús que me llevaria a las puertas del Hospital Virgen del Rocío para recibir mi correspondiente tratamiento de quimioterapia. Es curioso lo que significa este hospital, cuando el autobús gira en la glorieta anterior al paso bajo el tren, lo primero que aparece es el Hospital de la Mujer, y miro la tercera ventana de la última planta. Allí estuve cuando me realizaron mi mastectomia. Siempre me pregunto quién estará allí ahora pasando por lo mismo que yo. Cuando bajó en la parada , me encuentro con el Hospital de Traumatología, miro a tercera planta, no me acuerdo muy bien la ventana, allí murió mi madre. No me gusta ese hospiatal.  Me dirijo por la pequeña cuesta al Hospital General, entró por aquella reluciente y espaciosa entrada y sigo el cartel Hospital de Día Oncohematologico, en la planta baja. En aquel mismo hospital, en alguna planta por encima de donde me encuentro murió mi padre de un Cancer,  cuando yo tenía sólo tenía 7 años de edad. Y allí estoy, sentada en la sala de espera, esperando que pronuncien mi nombre. En perspectiva ese hospital es para mí más que el lugar donde sigo un tratamiento, es mi pasado, es mi presente y es mi futuro.
Hoy por circunstancias familiares he ido sola, no importa, aunque puede ocasionar situaciones incomodas de carácter  logístico como que se me caiga al suelo la botella de agua. Pero no pasa nada, los familiares de los enfermos rápidamente se levantan para ayudarte.
El personal que trabaja allí, es tan delicado, amable y servicial, te señalan tu sillón, saludas a tu compañeros de sesion, pones tu sabanita en el asiento .Hoy me ha tocado el de color azul, mala suerte, los otros colores son tan impactantes que casi ciegan, mostaza brillante, naranja fosforito. Enfrente me tocó el naranja fosforito y creo que me ha dejado cierto escozor en los ojos. Es mejor tener un color brillante porque así el asiento de enfrente es azul o verde lima. 
El amable enfermero me dice cuando diga tres respira, 1, 2 y 3 - respiro fuerte y me introduce la pequeña aguja en el portal metálico que tengo bajo mi piel sobre mi pecho derecho. Ya está, ahora a meterse líquido en vena. El chico se ha equivocado y me ha puesto el pertuzumab 45 minutos cuando yo ya como alumna adelantada lo soporto en media hora. Lo malo es que tengo que esperar entre este y el trastuzumab, media hora. Esa espera se traduce en ponerme suero, un poco más de líquido siempre viene bien. Cuando ya toca el medicamento, mi vecino va y se quita la aguja y zas aquello empieza a gotear sangre y hierro . La pobre esposa corriendo buscando al enfermero, y el hombre con la aguja en la mano goteando se partía de risa. Aquello supuso que tuve que esperar a que se solucionara , la mujer le reñía, él se reía ....la pobre me dice un día me lo cargo, y el seguía  riendo. En el fondo de los ojos de la mujer vi el cansancio, hartazgo de la vida que llevaba. Cada enfermo es un mundo y su circunstancia. 
Terminado el suceso, cogio  la inyección de trastuzumab y me pincho en el muslo. Es lo más doloroso, ellos lo saben y tardan 5 minutos en empujar el embolo de la inyección. Siempre me dicen que es lo que menos les gusta hacer porque todas sentimos mucho dolor. Yo creo que me voy acostumbrando porque cada vez que voy me duele menos. Termino, me despido de todos, y todos de mi. Hasta la próxima. Cojo mi autobús y a mi casa. Ya está , se termino, hasta dentro de 21 días. Esto es la vida misma ni más ni menos.
Ese es el relato simple y pragmático. Es un día más cualquiera, y mañana saldrá el sol y cada uno seguirá con su vida. 

miércoles, 30 de marzo de 2016

EL DÍA DE ANTES


Llevo en mi cuerpo muchas sesiones de quimioterapia, mañana sumaré otra pero sigo sintiéndome igual el día de antes. 
Hoy estoy cansada, he realizado más actividad de la que diariamente hago, he salido a dar un paseo, he almorzado con una amiga , he charlado de todo... en fin un día completo. Tenía la esperanza que llenar el día, hiciera olvidarme que mañana volvía de nuevo al hospital y otra vez empezaba el proceso. 
Llevo dos dias encontrándome bien, con menos dolor, empiezas casi a olvidarte de que estas enferma ...pero zas! mañana otra vez a empezar con la espiral de cansancio, dolor, dificultad de movimiento. Se inicia de nuevo el ciclo.  Si mañana no fuera a mi sesión de quimio, poco a poco, dejaría de tener dolor, estaría más fuerte,  cada vez tendría más facilidad de movimiento, dejaría de ir al hospital y ver tanto dolor y enfermedad que repercute constantemente en tu ánimo, ocurrirían  tantas cosas positivas si mañana no fuera a mi sesión de quimio. Pero si mañana no fuera a mi sesión de quimio, no habría un mañana.
Esta es la realidad del ciclo de quimioterapia, apenas te has recuperado de sus efectos cuando empiezas de nuevo. Es comprensible que a veces cuando los efectos son infernales -yo los he vivido- una se plantee si vale la pena seguir adelante. Sé que otros han pasado por lo mismo y le han dicho al oncólogo ¡Hasta aquí he llegado, se acabo¡. Es muy tentadora esa opción, pero existe el instinto de supervivencia y se sigue adelante y se dice a una misma ya queda menos!. 
En mi caso ya no cabe el queda menos!, sino otra más y así hasta que el cuerpo aguante. No tengo ganas de ir mañana a la quimio, no tengo ganas, no quiero que me pinchen  (llevo un catéter intraepidermico en el pecho ya que mis venas están quemadas), no tengo ganas; no quiero oír el constante pitido de las máquinas de perfusion, no tengo ganas; quiero quedarme en mi casa y olvidarme de que mañana empiezo de nuevo. ¡No tengo ganas de ir a la quimio mañana!
Bueno ya me he quejado, tengo derecho. Mañana iré a mi quimio, saludare a el personal, hablaré con la gente si se da la situación, terminaré el libro de Marianela para el club del libro, pintare algo , y cuando termine volveré a mi casa sabiendo que he cumplido con el principio básico del ser humano la supervivencia, porque la quimioterapia es eso, lo que nos ata a la vida , lo que me da vida física  aunque esté la paradoja que te deja físicamente rota. No importa tengo una vida , que es algo más que  el envoltorio físico. Al día siguiente tendré dolor, estaré cansada e incluso baja de ánimo, pero me pondré a leer , pintare y seguiré charlando. Si la quimioterapia es un asco pero sin ella no estaría aquí así que digo ¡Viva la quimioterapia!
Hoy estoy muy cansada, pero ha sido un día más , y mañana el sol saldrá más deslumbrante,  más hermoso, y recibiré mis dosis periódica de vida.

martes, 29 de marzo de 2016

HER 2 +

Este término HER2+, no dirá nada a muchísimos enfermos de Cancer y mucho menos aquellos que no están inmersos de alguna manera en esta enfermedad.  No el Her2+, es algo mío y que ha determinado mi situación actual. Es tan importante que no solo determina cómo estoy ahora sino que determina mi futuro.
Bien lo dicen los médicos que el Cancer no es una única enfermedad, sino que son muchísimas, y hay que analizar cada tumor (independientemente del órgano en el que este) para saber el tratamiento específico. Es lo que ocurre con el Cancer de mama, que no hay un solo tipo de Cancer de mama sino diferentes: los hay hormonodependiente ( lo soy), los her 2 + ( lo tengo!!!!), el triple negativo, el inflamatorio...en fin que si nos reunimos varias mujeres con Cancer de mama en las sesiones de quimioterapia, ninguna coincidiría en tener un mismo tratamiento.
El avance en la supervivencia del Cancer de mama ha venido en la investigación y en los nuevos tratamientos específicos a cada tipo (algunos más efectivos que otros). 
El tener el tipo Her 2+ (es un oncogen que en mi caso está activado) implica una reproducción rápida de las células malignas y que por tanto las vuelve muy agresivas y se proliferan mas rápidamente. Hasta que la empresa Roche nos saco el trastuzumab, la supervivencia de las mujeres que tenían este tipo era muy escasa pues se era muy resistente a la quimio. De ahí que este fármaco supuso que el Cancer de mama fuera cada vez más una enfermedad a cronificar. Muchas mujeres dejaron de morir gracias a este medicamento. La superación de este tipo de Cancer que antes suponía la muerte era ahora con el fármaco del 80 al 90%. Esto para mí supuso un alivio la primera vez que me enfrenté a el Cancer. 
Quien me conozca recordará como me llamaba a mí misma "la mujer del 20%". Según las estadísticas cuando una mujer se hace una biopsia, solo el 20% llega a ser maligno ( me apunté ); solo un 20% de los cánceres de mama son her 2 +(también me apunté ). Ahora bien las posibilidades de que se reproduzca el Cancer teniendo este beneficioso tratamiento eran del 20%( y voy yo y me apunto). 
Todo esto lo sé pues la primera vez me empape de todo lo relacionado a mi tipo de Cancer. Estuve pegada a Internet ( uno de mis grandes fallos).  Fui tan exagerada que leí los textos de las ponencias y estudios médicos en inglés. No entendía la mayoría de los términos pero quería entender lo que me ocurría. Mi necesidad de controlar lo incontrolable.
Pero ahora también me digo que soy la mujer del 20% , pues leyendo tanto en aquella época también supe que la supervivencia en mi situación baja del 80 o 90% al ¡20%!. Por tanto ahora también me lo pido!.
Ahora mi quimioterapia consiste en el trastuzumab ( aquel milagroso medicamento que me iba a salvar) y el pertuzumab, que es un mejora del primero ( según dicen una mejora de unos 36 meses de supervivencia, es decir libre de Cancer ) . Pero no importa cuando vuelva ( pero como yo soy la del 20% de supervivencia no va a volver ¡ya me he pedido!) está ya otro medicamento de última generación esperando.
Hoy he dejado de lado como me sentía, que he hecho durante el día, que si leo, que si pinto...hoy es un relato pragmático. Porque el Cancer es al fin y al cabo un proceso biológico que se combate con procedimientos químicos . No hay nada más para los oncólogos. Lo que pasamos, sentimos, sufrimos.... eso lo tenemos que combatir con nuestra propia fortaleza, la ayuda de los que están cerca y la solidaridad entre los que sufrimos esta enfermedad que se extiende más y más .
 Un día más y mañana volverá el sol y el aroma del azahar que llena cada rincón de esta maravillosa ciudad en la que vivo


lunes, 28 de marzo de 2016

MARIPOSAS EN EL ESTOMAGO

Cuando decimos que tenemos " mariposas en el estómago " refiere a ese tenue cosquilleo, que denota cierto nerviosismo que siempre identificamos con la emoción que sentimos cuando alguien nos gusta, " el pellizco del enamoramiento". Pero la realidad es más prosaica, y los millones de neuronas de nuestro cerebro reaccionan con la millones de neuronas que bifurcan a través de la médula hasta nuestros intestinos. Una explosión de sipnasis que aunque la tengamos identificada con el amor implica todas las emociones, y el miedo es una de ellas. Yo esta semana tengo "mariposas en el estómago ".
Las mariposas del estomago te acompañan en todo el proceso de la enfermedad, cuando vas a consulta, cuando te hacen tac, resonancias, análisis... y como está semana me ocurre, cuando tengo sesión de quimioterapia.
Las mariposas del estomago no te dejan ni siquiera cuando crees que has superado este calvario, ¡como se mueven las malditas cuando vas a las revisiones rutinarias! No , los enfermos de Cancer siempre tenemos mariposas en el estómago, como también la mosca detrás de oreja. Son sensaciones complementarias que las vivimos ya como una parte de lo que significa estar enfermo de Cancer o de ser superviviente (consideración que nace de la autoafirmacion constante de que lo somos, aunque la "mosca detrás de la oreja " nos diga lo contrario).
Hoy ya he empezado a tener mis mariposas del estomago, y hasta el jueves a las 6 de la tarde la sensación ira in cresendo. Y aunque ya haya vivido, más de 40 sesiones ( y las que me quedan) nunca desaparecerá esa sensación. Porque aunque racionalice lo que allí ocurrirá, aunque vaya ya como "Pedro por su casa", a esto nunca se acostumbra nadie. Lo positivo de ello, es que ya me conoce el personal sanitario.
Pero ah!!! ingenua de mi, la primera vez que tuve Cancer percibí que el personal tenía una relación más estrecha con determinados enfermos, que entraban y se saludaban unos con otros de manera muy natural. Otros llegábamos, nos "enchufábamos " y nos íbamos hasta la siguiente sesión. Pensaba que eran personas con caracteres más extrovertidos. Supongo que algunos o algunas serían de ese tipo, pero ahora he comprendido que los que tenían esa relación más estrecha es porque tenían un Cancer más avanzado y por tanto el contacto con el personal era más estrecho simplemente porque estaban allí durante largos o indefinidos períodos de tiempo. Bueno de todo se aprende y se saca provecho, y en otro momento hablare de ello, pero la santa Paciencia no es exclusiva de Job. Un día más, hoy he decorado mi cocina con un almendro adhesivo, me ha gustado porque disfruto decorando mi nueva casa. Si, un día más y mañana saldrá el sol y tendré mariposas en el estómago por Amor a la Vida

domingo, 27 de marzo de 2016

Hoy he aprendido un nuevo término "la resiliencia" a través de un artículo en el diario EL País. Parece ser que es un término muy en boga dentro del mundo de la autoayuda. Pero cuando lees más sobre ella  descubres lo mucho que contiene esta palabra y lo mucho que me está definiendo en estos momentos de mi vida
El padre de "resiliencia  " es el psiquiatra francés Boris Cyrulnik, que la define como " el arte de navegar en los torrente". Que hermosa expresión sobre mi quehacer diario. Con el tiempo llega a redefinirla como la de "retomar un nuevo desarrollo tras un trauma psíquico o físico ". Navegar y retomar  la vida. Es lo que me digo y hago a diario. Navego sobre mares de pensamientos negativos, sobre el dolor constante, el sufrimiento, la apatía, la cobardía... pero constantemente retomo mi existencia como una dura lección , como un valor, como experiencia. No he de negar cierta vanidad y orgullo en la felicitación de aquellos que ven en mi un ejemplo en esta lucha. Pero tampoco puedo dejar de decir que he tenido y sigo teniendo a mi lado a personas que aún sufriendo y pasándolo mal me ayudan con su aliento, su fuerza y su estímulo a seguir adelante cada día. La definiría como la solidaridad del dolor, pero cuya finalidad es la esperanza, la motivación , la de impulsar constantemente la fuerza interior que nos ayude a seguir arraigados a esta maldita vida, pero al fin y al cabo vida es.
Hoy también me siento feliz, me he reencontrado con alguien de mi pasado. Es curioso como las personas pasan por nuestras vidas y aunque el tiempo haga mella en nuestra memoria, cada persona deja una marca que a veces es indeleble al transcurrir de los años. La distancia, el tiempo, el rumbo de la vida llega a separarnos de estas personas, pero sabemos que en determinado momento fueron fundamentales y dejaron su huella.
La situación personal en la que me encuentro también conlleva el rescate del pasado. Aunque una viva el día a día, empieza a hacer recuento de lo vivido. Me cuesta trabajo, a veces no quieres recordar porque inevitablemente te comparas con lo que eras, o vienen a tu mente hechos que han estado bien escondidos en lo más profundo del subconsciente, pero también reconforta porque lo vivido es lo que soy. Y faltando a la modestia cada día me veo mejor, más fuerte, más segura de mí, aceptando mi presente y mi pasado (no hay biografía sin heridas). Hoy ha sido un día feliz, y me encanta la frase del maestro de la resiliencia que dice " la artesanía de la felicidad se tricota día a día " . En fin seguiré tejiendo día a día.
 Un día más esperando el amanecer de mañana

sábado, 26 de marzo de 2016

Han sonado las campanas de la Iglesia frente a mi casa. Hoy son especiales, llaman a la celebración de la Resurrección. Cristo estaba muerto y ha resucitado. Quien me conoce sabe que no soy religiosa, pero me interesa lo que implica esta celebración. 
Implica Esperanza. Y para aquellos que sufrimos de tan terrible enfermedad, la esperanza es un consuelo, no basado en la fe, sino en la realidad. La realidad de los avances médicos que hacen de esta enfermedad, no una enfermedad fundamentada en la muerte, sino fundamentada en la vida porque cada vez son mayores las probabilidades de salir de ella. Esperanza de lo que hoy es sufrimiento, mañana es sabiduría, porque el dolor enseña a apreciar lo que verdaderamente tiene valor en la vida. Esperanza, porque sabemos que después de unos días malos vendrán días mejores. 
Si, las campanas han llamado a celebrar la resurrección en medio de una conversación entre dos personas que amamos la vida, que somos luchadoras. Caeremos y nos levantaremos, sufriremos y nos reiremos. Las campanas han tocado para celebrar la Esperanza , nuestra esperanza, algo que es nuestro y que nadie nos podrá arrebatar, porque por encima de todo amamos la vida. Hoy es una dia más para ti y para mí; y te lo digo vendrán muchos más y yo estaré ahí para cuando me necesites. Un día más 

viernes, 25 de marzo de 2016

Después de la tormenta viene la calma. Un día difícil, trae un día tranquilo, disfrutando, el tiempo se ha pasado rápidamente, estoy agotada pero feliz. ¿Cuántas veces he pasado de un estado de ánimo a otro? Innumerables, es lo que tiene estar enfermo. Hay que saber vivir con ello, porque ningún día es igual, ni siquiera en el mismo día, y los sentimientos, el dolor, el cansancio, la alegría... Todos los estados de ánimos conviven. Pero es verdad que te acostumbras, y aunque estés en un día que crees que no puedes seguir adelante, que estas lleno de impotencia ante lo que sucede, que quieres llorar, a veces te quieres morir... pero sabes en el fondo que ese estado de ánimo pronto desaparecerá y vendrán los días buenos. Esto es parte de tu enfermedad.
Pero con esta montaña rusa de sentimientos , de estados de ánimos, se puede convivir. Solo hay que saber que después de la tormenta siempre viene la calma, y hay que decirse constantemente que todo pasa, que vendrán momentos mejores. Así vamos a vivir pero somos fuertes, hemos pasado mucho ( o pasaremos mucho), pero la fortaleza del ser humano es inmensa. El afán de supervivencia está por encima de todo. Somo supervivientes y eso nos hace fuerte. Un día más y sigo aquí, la tormenta ha dado paso a u cielo azul deslumbrante y hermoso.

jueves, 24 de marzo de 2016

Hoy es un día que por una simple noticia tu mundo mental que crees tener tan bien controlado, va y te lo revuelve todo. Aparece el miedo, las preguntas que no llevan a ninguna parte... simplemente por una noticia.
Desde que empecé con esta enfermedad, cuando te enteras que alguien muere de Cancer se revuelve tu existencia. Incluso en la época que creí haber superado esta enfermedad, cuando me enteraba de este tipo de noticias, me entraba una inquietud interior, una desazón. Intentabas racionalizar con que si era muy viejo, que seria un tipo determinado de Cancer, pero el miedo estaba. Lo comentaba con mi compañera, que había pasado un año antes por mí misma situación, y le pasaba lo mismo. Había una mezcla de miedo, de dolor, como si fuera alguien cercano. En el fondo estaba la pregunta por qué él o ella y no yo; y también la sensación de alivio de haber sobrevivido.
Desde que tengo esta enfermedad y en la situación actual en la que está es curioso cómo me impactan las personas que mueren de Cancer, cuando cada día vemos más y más muertes inútiles y sin sentido . Estas segundas me impactan con rabia pero las veo lejanas aunque me produzcan un inmenso dolor. Pero las primeras más que dolor me producen miedo, pavor, como el presagio de un nefasto futuro.
En mi situación actual, eso es lo que sentido con la muerte de Cruiff. Hace meses le descubrieron la enfermedad, y el contaba que el Cancer no iba a poder con el, que lucharía. Su nivel económico le permitía tener una asistencia sanitaria de primer orden. De nada ha servido. Y aunque he quitado las noticias rápidamente, se han quedado ahí clavadas en mi mente, alterando el equilibrio que tan difícilmente sostengo diariamente. 
Si, hoy es un mal día. Hoy tengo miedo, porque sabes que en el fondo esta enfermedad es maliciosa, cruel, engaña, se esconde y vuelve a atacar. Hoy es un mal día porque tengo miedo, y mientras escribo mis ojos dejan escapar suavemente por mis mejillas lágrimas de impotencia, de pánico, de miedo al dolor, al sufrimiento....en definitiva a la muerte.
Si, hoy es un mal día. Mañana será otro dia, y voy a racionalizar que quizás, estaba en un estado muy avanzado, que había atacado a órganos esenciales. Si racionalizare eso, y pensare que mis metastasis están controladas, que las del hueso han "cicatrizado", que tengo un tratamiento de última generación y que si fallara, ya hay otro más eficaz para mí tipo de Cancer. Si hoy es un mal día , pero bueno mañana será otro día, veré entrar a mi Macarena en su Basilica por la tele y entonces también diré otro año más. Bueno quizás no sea hoy un mal día, sino sólo un día diferente. Un día más, y el sol mañana volverá a salir.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Es curioso, me levanto y me acuesto sin saber qué día es. El tesón que pongo en vivir al día , de no pensar en nada más que lo que hago al momento me ha hecho perder el sentido del tiempo. En cierta manera es una liberalización, solo estoy sujeta a los periodos de tratamiento. Lo importante es llenar esos periodos intermedios. He conocido a personas, que se llevan todo el tiempo pensando en la siguiente sesión, pero eso les va carcomiendo por dentro porque no dejan espacio a lo que verdaderamente eres. Un tratamiento como el mío que es indefinido, si cada día solo pensara en el siguiente, sé que al final me llegaría a rendir. A la vez tampoco es cuestión de ir y ponerte planes y planes que por una razón u otra no puedas cumplir y te llenaría de frustración.Por ahora he encontrado el equilibrio, me levanto y según las fuerzas o cómo me sienta ese día determino cuál será mi actividad diaria. Te libera de obligaciones y te sientes libre de hacer lo que quieras. Lo malo es que quiero hacer tantas cosas....en fin. Hoy me he encontrado físicamente más fuerte, eso es bueno, he disfrutado del día aunque esencialmente no haya hecho nada, y bueno un día más . Una vida sencilla de que me puedo quejar si ahí afuera hay tanto sufrimiento!!!!

martes, 22 de marzo de 2016

MARTES SANTO

Hoy es un día muy especial. El martes santo sale la Hermandad de El Cerro para hacer su estación de penitencia a la Catedral. Yo no soy religiosa pero esta salida especialmente la Virgen de los Dolores me retrotrae a muchas vivencias pasadas. Me trae mi niñez y como disfrutábamos cuando llegaba la vela en septiembre engalanando las calles. Me trae recuerdos alegres pero también tristes porque desde aquellos tiempos hay muchas personas con las que disfrute de todo aquello que ya no están conmigo. Por eso cuando vuelvo a ver a la Virgen de los Dolores se me encoge el alma, como si aquellos que se fueron encogieran mi corazón con las mecidas de su paso.
No voy a negar que  allí contemplando mi barrio en todo su esplendor he tenido el funesto pensamiento, aunque fuera en un fugaz segundo, de cuánto tiempo tendría la oportunidad de seguir disfrutando de esos entrañables momentos que se repiten cada año.
Pero creo que en vista de todo lo que ha sucedido hoy, desde aquellos que ya no pueden ver su Virgen ni su barrio en un día como hoy, o de aquellos que han tenido una muerte cruel mientras hacían las cosas cotidianas de la vida por un acto terrorista sin sentido, la posibilidad de contar el tiempo de mi existencia o quizás visualizar un futurible final es un sinsentido. La muerte no tiene día ni hora. Cada día soy más consciente de que la vida es solo un segundo. Sigo viviendo. Ha sido un día más, un día especial.

lunes, 21 de marzo de 2016

Un día más, es curioso la canción que más me gusta de Los Miserables es esa One day more, quizás ese sea el lema de mi vida, sin saberlo. En general sonaría como rutina, como de una existencia anodina. Que nunca pasa nada con las expectativas de que quizás mañana sea diferente a hoy.
Pero para mi Un Día Más tiene una fuerza infinita. La fuerza de la vida, de que se está ahí, de que se sueña, se piensa, se llora, se sufre, se ama. Un día más es muchas cosas porque desde que abrimos los ojos estamos ; y yo soy importante para mí y para los que me quieren. Y eso es una alegría, y eso es lo que hace cada día un milagro.
Hoy he hablado con alguien que está pasando un momento difícil y le queda camino, pero debe recordar que si mira a su alrededor no sólo va a ver sufrimiento sino verá caras de amor que son su fortaleza y que la vida es diaria no es una apuesta de futuro, es vivir con las pequeñas cosas que nos rodean y que no valoramos en su justa medida. Un Día Más, si y por eso estoy feliz.
Hoy he realizado este dibujo se lo dedico a la persona que he conocido hoy, que le doy muchas fuerzas !!!

domingo, 20 de marzo de 2016

Según la ONU hoy es el Día Internacional de la Felicidad. Con la palabra felicidad se nos llena la boca y el alma, pero es una palabra que al fin y al cabo nos trae frustración. Como si la felicidad solo pudiera tenerse en su totalidad sin medias tintas.
Cuando esperas en consulta y estas sentada en el sillón de la quimio se podría una preguntar si hay felicidad en esos lugares. Cada uno de los que estamos allí tenemos una concepción diferente de lo que es la felicidad porque esta enfermedad te transforma, cambia tu modo de ver las cosas, de sentir y por lo tanto de ser feliz.
Hay mucho sufrimiento, más del que uno pueda imaginar, y bien lo sabe quién está pasando por esto. Pero yo creo que hay lugar para la felicidad. He tenido la oportunidad de conocer a muchos enfermos y familiares de enfermos, y mientras esperamos o estamos "enchufados" hablamos, comentamos, leemos, dormimos... pero es curioso nunca he visto llorar. Todo el mundo que termina se despide con una sonrisa o media sonrisa y diciendo hasta la próxima. El dolor es íntimo , supongo que hay cierto pudor de estar enfermo. Se que algunos intentan llevar su vida de una manera lo más normal posible, llorando y riendo cuando corresponda aún sabiendo que el dolor está ahí. Pero el dolor no es ausencia de felicidad es solo dolor. He de reconocer que es mi punto flojo, que baja mi ánimo, pero bueno por ahora siempre ahí un amanecer.
Hoy he tenido mi dosis de felicidad, he visto algunas cofradías ( siempre me traen recueros de mi pasado, viéndolas por la calle momentos felices), he diseñado una ilustración , y estoy descansada y tengo mi espíritu tranquilo. ¿No es acaso eso la felicidad? Un día más, es lo importante.

sábado, 19 de marzo de 2016

Tengo tantas cosas en la mente que debo hacer y me creo una intranquilidad por pensar que no me va a dar tiempo a hacerlas. Las quiero hacer ya, como si no existiera el mañana.
Estoy dibujando bastante creando figuras esencialmente con tinta china y acuarela. He empezado un sketchbook sobre viajes. Es algo imaginativo, porque será una mezcla de los viajes que he realizado y de aquellos sitios que no podré visitar. Estoy ilusionada con este proyecto , se basará prácticamente en información de internet y los dibujos los haré de fotografías. Todo en Moleskine. La imaginación me va a llevar aquellos sitios a los que siempre he querido ir.
Me he apuntado a un club de lectura, el de este mes es Marianela de Benito Pérez Galdos. Tan amante de la literatura clásica pero he de reconocer que he sido poco patriótica en ese tema. A la vez estaré leyendo a la última premio Nobel, Slvelana Aliexevish, leí su libro sobre Chernobil y me encanto aunque es duro y a veces me hizo llorar, y ahora estoy con El fin del homo sovieticus. Un poco de eclectisismo en la lectura viene bien.
Hoy me siento mejor, cierto dolor pero soportable. Tengo que moverme más si quiero trabajar. Sé que  me darán la invalidez absoluta pero quiero intentar trabajar aunque sea unos años (no me gusta hablar de años de futuros lejanos) bueno cierto tiempo y probarme a mí misma. Estoy enferma pero la enfermedad no puede ser el centro de la existencia. Siempre va conmigo pero no soy yo. Aunque es verdad que la jodia mucha veces trastoca mis planes. Es más mala persona!!!!! Bueno un día más , está nublado pero sigue el sol en el horizonte.


viernes, 18 de marzo de 2016

Hoy ha sido un día raro. El cambio en la quimio me ha afectado más de lo que pensaba. Todo es tan cansino. Pero bueno, ha pasado un día más, no todos son tranquilos y sosegados, hoy a cundido la intranquilidad. He intentado dibujar un poco pero estaba poco inspirado. El dibujo ha sido mi tabla de salvación pero sé que no siempre se está capacitada para dejarte llevar por le dibujo. Te quedas atrapada.
Quizás también es un día raro empieza Semana Santa y haga lo que haga no será nada más que otra semana. Estoy cansada mañana quizás aparezca el sol ( aunque sé que va a llover ) . Un día más y sigo bien.

jueves, 17 de marzo de 2016

Otro día llega a su final. Quizás no he realizado gran cosa, pero sí que he tenido un pensamiento más positivo teniendo en cuenta que la última quimioterapia me ha afectado más psíquicamente que físicamente y esto último en relación a las anteriores si ha habido un gran cambio.
Parece que una se acostumbra al dolor, pero por más que pases por el es imposible, y más cuando una cree que está mejorando. Es duro pensar que esta quimio la tendré indefinidamente pero hoy he cambiado y si quiero volver a trabajar y poner cotidianidad en mi vida, debo tener la predisposición que puedo hacerlo que puedo superar los dolores y molestias, que ahí fuera hay algo más que médicos, dolor y enfermedad. Esa es mi realidad pero no es lo que me hace cada día seguir adelante. Un día más eso es lo importante.

Presentacion

Hoy comienzo una nueva aventura, embarcarme en este de mundo de tener un blog y llevarlo adelante. No sé cómo se hace y menos podría decir que no sé el porque me he embarcado en ello teniendo en cuenta lo poco amiga que soy de las redes sociales.
En marzo de 2012 me  diagnosticaron un carcinoma de mama. En aquel momento supuso un choque, pero mirándolo en perspectiva lo asumí rápidamente ; y no tenía tanto miedo a lo que suponía el tener un Cancer  que el desconocimiento  del proceso por el qué iba a pasar. Desde el primer momento, incluso cuando estaba en las pruebas médicas anteriores al diagnóstico, cuando venían pensamientos negativos de la posibilidad de tener Cancer  ( que se confirmaría posteriormente) estaba segura de que iba a salir de él.
Pase por un procedimiento largo y doloroso. En primer lugar la quimioterapia, después la extirpación  del tumor ( aunque no hubo extirpación de ganglios linfáticos me realizaron una mastectomia) y por último radioterapia. Todo esto acompañado de terapia hormonal, el famoso tamoxifeno, y el herceptin . Empecé mi primera sesión de quimioterapia el 12 de abril de 2012, mi última sesión de herceptin fue el 12 de julio de 2013.
Empece a trabajar cuando me faltaban dos sesiones para finalizar el tratamiento. Puedo decir que fue psicológicamente uno de los momentos más duros. Se juntaron muchas cosas, un nuevo lugar de trabajo, una nueva situación  física que se me hacía muy difícil asimilar, y ciertos problemas en el llamado plano social.
Lentamente me fui adaptando, quizás no en gran medida pero si en parte a la nueva situación en la me encontraba. Pintar, leer, el mundo de las miniaturas y de las casa de muñecas fueron una gran vía de escape. A pesar de todo se que en el fondo lo vivido me había creado una depresión que escondía para mí y se que para los más cercanos a mi.
En febrero de 2015 empecé a tener problemas de ciatica, por la falta de ejecicio físico, y más tarde tuve una gran torticolis que prácticamente me tenía paralizada. Dos veces fui a urgencias, tratamiento con tramadol, radiografías. Nada de nada salía, solo dolor. Espere una resonancia magnética por dos meses. El resultado coincidió con la revisión semestral con la oncóloga y allí a última hora me dio la noticia: aparecía metastasis en la vertebral dorsal 1. Rápidamente se puso en marcha el mecanismo protocolario tac, gammagrafia ósea, analíticas… Resultado: metastasis en dorsal 1, esternón, y trocante mayor izquierdo y pequeño nódulo en el pulmón Cancer de mama en estadio IV.  En ese momento tuve la clara y dura conciencia de que esta enfermedad, el Cancer , estaba en mi caso unida a la muerte.
La palabra muerte me rondó una y otra vez. Respecto al tratamiento como lo había vivido antes no tenía ahora dudas y desconocimiento, se por lo que iba a pasar porque ya había pasado por todo ello solo hacía dos años, pero era ahora cuando verdaderamente le daba contexto y valor a decir tengo Cancer , era como decir ¿cuánto tiempo quedaba?.
Fui al psicólogo, lo que no hice la otra vez, pero a diferencia de la dejadez con la que actúe la primera vez, ahora sí que  fui consciente de que yo misma tenía que coger el toro por los cuernos. Cambie y puedo decir que rápidamente ( dejando de lado aquellos días en los que el terrible calor del verano y la quimio semanal me dejaba destrozada), mi mente se fue transformando poco a poco en un proceso de aceptación. Aceptando que nada sabemos de cuando es la hora de irnos, de morir.. Aceptando que me había tocado de nuevo la enfermedad y ahora de una manera más agresiva y letal. Aceptando que la muerte está ahí pero no de una manera específica diferente al de una persona sana. Solo era dueña de cada instante, y es ahí donde tenía que estar.
Como seres humanos soñar forma parte esencial de lo que somos, pero soñar no sólo se refiere al futuro, también el soñar es el presente de cada día. Porque cada día que pasa en mi vida es un sueño realizado.
Este blog es para mi, aunque esconde en el fondo dejar impresa cierta inmortalidad de mi vida cotidiana. Al fin y al cabo soy la cotidianidad de mi vida , en eso vivo y es ahí donde busco mi tranquilidad . Es mi día a día .